El Guille se nos fue

AYER Y HOY: MIRANDO A CUBA

El Guille se nos fue

  • El escritor Guillermo Rodríguez Rivera
    El escritor Guillermo Rodríguez Rivera

Sí, todos lo supimos.

Que, siempre un patriota, muy joven estuvo entre los que formaron filas contra la feroz tiranía que atormentaba a su país.

Que fue brillantísimo profesor universitario y doctor en ciencias filológicas. En fin, uno de los contados sabios que nos quedaban.

Que se enseñoreó lo mismo de la poesía que de la novela policíaca o el ensayo.

Que, a pesar de no ser músico, brilló como estudioso en torno al fenómeno de la Nueva Trova.

Que se contó entre los fundadores de ese hecho nacional irrepetible, El Caimán Barbudo.

Que, tras el viaje definitivo de Gregorio Ortega, Thelvia Marín, Helio Orovio, Manuel Villar, Ángel Ferrer, Oscar Cuesta, Rafael Taquechel, Leonardo Acosta… la reciente partida nos va dejando en el tórax ese vacío perfecto con el cual siempre han soñado los físicos.

Pero, a pesar de lo convincente  que resulta lo antes dicho sobre el difunto, con tales declaraciones nos quedamos cortos.

Porque, además, Guillermo Rodríguez Rivera encarnó esa figura de nuestra tipología sociológica: el santiaguero, irreversible “chivador cubiche”.

Ahora mismo me lo estoy imaginando, trepado en alguna nube, disparándole a los finados que le circundan esa vertiente deliciosa de nuestro folklore: los cuentos de relajo.

Sí, estoy seguro de que, a partir de ahora, el planeta Tierra será un poco más triste.