La poesía y la felicidad

NATURAL DE CAIBARIÉN

La poesía y la felicidad

  • El problema es que el ser humano tiene que vivir su vida lo mejor posible pero ateniéndose a sus posibilidades.
    El problema es que el ser humano tiene que vivir su vida lo mejor posible pero ateniéndose a sus posibilidades.

Aunque tengo dos libros de poemas publicados, y uno de ellos fue mención en el concurso David 73, siempre he dicho que no soy poeta y si básicamente narrador. Y es que no he estudiado a profundidad la creación poética, no pertenezco a escuelas poéticas y soy algo así como un híbrido entre el romanticismo becqueriano y la poesía de Guillén, Félix Pita, Fernández Retamar  y otros que fueron nuestros maestros cuando empezamos. Pero es que hay cosas de la creación que no se pueden abordar con el lenguaje de la narrativa y hay que utilizar obligadamente el lenguaje poético. Y en mi caso también hay otras peculiaridades, como es que aparece en los momentos más insólitos y de la manera más explosiva, decía Samuel Feijoo que el poeta que anduviera con un pedazo de papel y un lápiz en el bolsillo era un estúpido, y tenía razón, el poema se produce por la explosión de un primer verso, y si uno no lo escribe de inmediato lo olvida irremediablemente.

Por otro lado, tengo que escribir la poesía a mano, no sale en la compu, tiene que ser a mano y después es que lo llevo a la máquina.

Ahora mismo he terminado mi tercer libro de poemas que lo he dado a varios colegas para que lo evalúen y me ayuden a perfeccionarlo, y ver luego si lo puedo publicar en Ediciones UNION.

Pero, ¿por qué la felicidad y la poesía?.

He estado pensando en los estados de ánimo que acompañan a la creación poética, y me propongo compartir con mis lectores algunos poemas categóricos, quizás no los mejores, pero si los que más han reflejado mi estado de ánimo en el momento creativo.

A veces las personas se proponen en la vida objetivos que no están a su alcance, que son sueños que nunca van a hacerse realidad, y eso puede ser un ejercicio para desarrollar la fantasía, pero a la vez hace palidecer la realidad, lo que es tan importante en estos tiempos convulsos que vivimos. Hay un refrán norteamericano, que como el realismo del pensamiento concreto que manifiesta la mayoría de ese pueblo, puede ser una verdad grotesca, dura, pero verdad al fin, y es aquel que dice que “si tienes limón haz limonada” Esto es, si solo tienes limón solo puedes hacer limonada, quizás con hielo frapé o también con algunas gotas de ron; pero será limonada. No tienes razón de soñar con jugo de melocotón, o de peras, lo tuyo es limonada, y si la haces bien y con optimismo, la disfrutarás. Pero sobre este tema voy a volver después, vamos ahora a la poesía.

La primera dice:

“La felicidad es un pájaro que habita en árboles sin hojas”

Y evidentemente que detrás de él está la pérdida, el sufrimiento, la desconfianza.

Otra:

“Porque la prisión es sistema infinito

infalible, intocable

perfecto aplicador de las condenas.

Quizás sería más justo

dejarnos escoger

entre el ostracismo y la cicuta”

 

Aquí vemos que aunque tiene un carácter más social criticando lo insensible de las cárceles, se siente detrás cierto desconsuelo, que aunque no se habla del por qué, el lector lo intuye.

“La felicidad habita en el fondo del océano

Pero piénsala, tendrás la sensación, como un fantasma”

 

Hay cierto pesimismo e ironía al calificar la sensación, que puede ser muy agradable, como un fantasma.

“El amor es una cosa sarmentosa

que hace sentir hondos temores.

Por eso aparecen los boleros”

 

Esta muestra el desamor que aparece luego de una relación fallida, situación que solo el bolero te la vuelve a replantear..

“Triunfar es vivir

los perdedores sólo mueren”.

 

Aquí se siente más optimismo, es como decir que el problema no es la vida misma, sino cómo tú la vives, cómo consigues vivirla.

“La verdadera riqueza no está en la abundancia

sino en poder tener lo que se necesita”

Aquí hay un pensamiento político filosófico detrás, alguna vez se han preguntado ¿qué hacen los grandes millonarios con tanto dinero?, ¿es que el dinero les espanta las tristezas, las traiciones, las desconfianzas, las enfermedades o la muerte?, ¿entonces para qué la abundancia?. Dicen que Jesucristo le dijo a Mateo el publicano: “Da todo tu dinero a los pobres, toma tu cruz y sígueme”.  

 

DISCURSO PARA ALDEN KNITHG

¿Para quién Alden

lanzamos nuestros molinos de viento,

para quién nuestros Quijotes, nuestros Sanchos?

¿Para qué público inclemente

lanzamos nuestras vidas

 

Aquí se demuestra desconcierto ante inesperados y desagradables acontecimientos que han ocurrido, dejando esa sensación de situación inexplicable, sorprendente cosa que a veces nos regala lla vida.

CARRERA  LOCA

En cierta carrera loca

de no recordar mis sueños

los sueños cuando me abrazas

los sueños cuando te encuentro.

En cierta carrera loca

que termina en el misterio

que como un juego de luces

hace parecer un juego

cuando siento que te olvido

cuando sé que no te quiero.

En cierta carrera loca

mato todos tus recuerdos.

En esta carrera loca

olvidé decir: lo siento. 

 

El final siempre traumático de una relación amorosa trae como consecuencia una ruptura sentimental y sicológica, es el amor que se ha convertido en odio, en rechazo. Solo las personas sabias saben superar este instinto y mantener una armonía y a veces hasta amistad con la ex pareja.   

 

EL ÚLTIMO CANTO DEL CISNE

El cisne es un animal extraño.

Silencioso entre los que adoran el silencio

mantiene una rutina caprichosa de aire y agua.

Agita fuertemente sus alas

luego zambulle tras la presa

sin que su cuerpo perciba la humedad.

El cisne parece cabizbajo

en permanente pausa

pero su cuello largo

gira contrario a la dirección del viento

venteando tanto el peligro como algún pez desolado.

Sabe armonizar sus alas

con la potencia de la brisa

conoce los avatares del viento

porque escudriña las mareas.

El cisne es un animal silencioso

bello en su porte

frágil en su manera de elevarse

pero es fuerte, muy fuerte

porque avizora cuando y por dónde llegará la muerte.

Y entonces canta.

 

Julio de 2009

La muerte es una obsesión que aparece en toda mi obra, tanto narrativa como poética. Me gusta pensar que está ahí, inevitable, acechante, pero que si la tengo presente nunca me sorprenderá, y sabré asumirla con inteligencia. Quizás esta sea una razón convincente.

SOLEDAD

Nadie ha venido

nadie

ni aún el enemigo
 

La terrible soledad es perfectamente superable si uno logra no deprimirse y tiene amigos que le apoyen y den fuerzas. Se logra vencer, lo digo consciente de que lo he logrado básicamente trabajando.

Ven

abrázame

no estemos tristes

por asuntos faltos de densidad

que no valen una lágrima.

La vida es algo más que circunstancia

y es única.

No la desperdiciemos

que un minuto perdido en el silencio

es un siglo de ausencia.

 

Aquí impera la esperanza, lo último que se pierde al decir del refrán, la esperanza de que todo pueda volver a empezar a pesar de la edad y los achaques, de que logras una nueva compañía, que en el frío de la madrugada sientes de nuevo respirar alguien a tu lado.

Y el problema es que el ser humano tiene que vivir su vida lo mejor posible pero ateniéndose a sus posibilidades. “El hombre es él y su circunstancia” sentencia de Ortega y Gasset, y ello es una verdad como un templo.

Y para terminar este pequeño experimento de diseccionar parte de mis poemas y razonar con ustedes sobre la vida y las posibilidades, quiero presentarles esta narración, original de San Francisco de Asís, que espero los haga reflexionar en torno a la gran enseñanza que el cuentecito nos regala:·

 

SOMOS LO QUE SOMOS
 
Un rey fue hasta su jardín y descubrió que sus  árboles, arbustos y flores se estaban muriendo.

El Roble le dijo que se moría  porque no podía ser tan alto como el Pino.
Volviéndose al Pino, lo halló caído porque no podía dar uvas como la Vid.
Y la Vid se moría porque no podía  florecer como la Rosa.
La Rosa lloraba por no ser fuerte y sólida como el  Roble.
Entonces encontró una planta, un Clavel floreciendo y más fresco que nunca.

El rey le preguntó: ¿Cómo es que creces tan saludable en medio de este jardín mustio y sombrío?

La flor contestó: Quizás sea porque siempre supuse  que cuando me plantaste querías claveles. Si hubieras querido un Roble, lo habrías plantado.

En aquel momento me dije: Intentaré ser Clavel de la mejor manera que pueda y heme aquí el más hermoso y bello clavel de tu jardín.

Somos  esto que somos. Vivimos marchitándonos; en nuestras propias insatisfacciones, en nuestras absurdas comparaciones con los demás.
Si yo fuera, si yo  tuviera, si mi vida fuera...

Siempre conjugando el futuro incierto en vez del  presente concreto, empecinados en no querer ver, que la felicidad es un estado subjetivo y voluntario.

Podemos elegir hoy, estar felices con lo que somos, con lo que tenemos o vivir amargados por lo que no tenemos o no podemos ser.
Sólo podremos florecer el día que aceptemos que somos lo que somos, que somos  únicos y que nadie puede hacer lo que nosotros vinimos a hacer.
Comienza  haciendo lo que es necesario, después lo que es  posible y de repente estarás  haciendo lo imposible.

San Francisco de Asís.