Coppelia musical: 50 aniversario

NOSTALGIA MUSICAL

Coppelia musical: 50 aniversario

  • Sin dudas que a la hora de hacer la historia de la ciudad habanera, hay que recordar este lugar tan amable, emblemático y querido, tan ligado a los habaneros y visitantes en estos últimos 50 años. Foto tomada de Trabajadores
    Sin dudas que a la hora de hacer la historia de la ciudad habanera, hay que recordar este lugar tan amable, emblemático y querido, tan ligado a los habaneros y visitantes en estos últimos 50 años. Foto tomada de Trabajadores

A veces tenemos por cultura solamente las bellas artes, pero olvidamos que la cultura también es lo que se come, lo que se conversa, lo que se comparte y lo que se vive. Coppelia es la famosa heladería ya casi un símbolo de la ciudad. Zona cultural y punto de encuentro de familiares, amigos y enamorados.

Se inauguró en agosto de 1966, en más de medio siglo recibió a toda Cuba, los músicos también se reunieron en estas mesas para hacer sus planes. Juan Formell, antes de ir a las presentaciones del cabaret Caribe en el hotel Habana Libre, se encontraba en Coppelia con Juanito Márquez, Carlos Faxas y hasta Elena Burke para ponerse de acuerdo en el disco de canciones que grabaría la diva del feeling. “Esos eran los tiempos en que yo estaba lleno de ilusiones por la música, aunque no sabía a dónde irían a parar mis huesos en la música”.

El poeta Silvio Rodríguez era punto fijo en las noches de Coppelia, “nos reuníamos allí en las mesitas al aire libre (las más cercanas a la calle 23 La Rampa), bajo los árboles y las luces ocasionales de los murales lumínicos del habana Libre, saboreábamos interminables granizados de chocolate biscochado e intercambiábamos poemas, relatos, canciones. Casi siempre eran las mismas caras: Víctor Cassaus, Guillermo Rodríguez Rivera, Wichy Nogueras, el Rojo, Jorge Fuentes. Éramos una suerte de ciclones, descubriendo mediterráneos y echándole el ojo y la garra a cuanto había en el mundo. Un día alguien dijo como en broma: “Caballero: el primero de nosotros que vaya a París tiene que llegarse a la tumba del poeta Vallejo. En marzo de 1979 acudí a la cita en el cementerio de Montparnasse”.

Como era el café Los Parados en la calle Neptuno y Consulado, cita de músicos, en la década de 1950-1960; después lo fue, después de 1966, la zona moderna de Coppelia. Los salseros se daban cita en la heladería, recuerdo a los integrantes del Dan Den, antes de los ensayos de la televisión, llegaban a comer helados. En el gran momento del “boom” de la llamada timba, antes de partir a la batalla y emprender la “larga marcha” hacia el Salón de La Tropical, los bailadores reforzaban comiendo varias ensaladas de helados con tocinillos y dulces.

En Coppelia se firmó una parte del inicio de la película Fresa y chocolate, sobre el cuento de Senel Paz, la película de Tomás Gutiérrez Alea. Esa película lleva la música de Sergio Vitier.

Antes de los bailes gigantes o megaconciertos en La Piragua, los bailadores siempre se daban cita en Coppelia degustaban helados y a bailar.

Para terminar he entrevistado al autor del libro Su majestad el helado, Ediciones Cubanas, escrito por el profesor Jorge Méndez Rodríguez-Arencibia. Existen varios mitos sobre Coppelia, uno de ellos es la cantidad de sabores, siempre se dice la cantidad de 51. Para aclarar de una vez y por todas cuantos sabores llegó a tener la querida heladería consultamos a Jorge: “Consultando la carta de sabores encontramos 24 especialidades y 26 sabores. Un facsímil de esa carta aparece en mi libro”.

También hay que incluir la canción de Frank Delgado que puso el título Hay que salvar a Coppelia grabada por Xiomara Laugart. La canción habla del ambiente social que rodeaba a Coppelia en el momento en que se escribió la composición.

Hay que salvar a Coppelia

Hay que salvar a Coppelia.

Sin dudas que a la hora de hacer la historia de la ciudad habanera, hay que recordar este lugar tan amable, emblemático y querido, tan ligado a los habaneros y visitantes en estos últimos 50 años.