El cuarteto las D´Aida cumple 65 años

NOSTALGIA MUSICAL

El cuarteto las D´Aida cumple 65 años

El cuarteto las D´Aida, creado en 1952, cumplió 65 años y lo recordamos como un verdadero recuerdo musical. El declamador y repertorista Luis Carbonell aseguraba que musicalmente fue el mejor cuarteto creado en Cuba (Elena Burke, Omara Portuondo, y su hermana Haydée y Moraima Secada). Dos de esas integrantes del cuarteto: Elena Burke y Omara Portuondo se cuentan entre las dos mejores cantantes de Cuba.

La historia del cuarteto lo cuenta la propia Aida Diestro “En el año 1952, Omara iba acompañada con su hermana Haydée con Elena Burke que venía acompañada de la vedette Vilma Valle. Ese encuentro fue en el cine Radiocentro, L y 23 (actual Yara). Todas ellas tenían una cita para entrevistarse con el director de televisión Amaury Pérez (padre) que dirigía el Show del mediodía. Entonces, Elena le sugiere a Omara hacer un cuarteto, con tres mujeres y la voz masculina de Adalberto del Río que había estado en el cuarteto de Orlando de la Rosa. Elena me propuso como directora”.

Pero, Aida, una repertorista de experiencia y luz larga, después de probar sus voces, consideró que el cuarteto sería más novedoso con cuatro mujeres. Aida tenía la tesis de que un cuarteto con tres voces femeninas y una masculina resultaba muy difícil en las armonizaciones. Lo acostumbrado eran tres voces masculinas con una femenina. Por tanto, decidieron utilizar cuatro voces femeninas. Aida sugirió, para completar la nómina a Moraida Secada (llamada La Negra), de la orquesta de Las Anacaonas para el cuarteto. Y finalmente las nombró Las D´ Aida.

Haciendo corta la historia, el cuarteto femenino realizó los ensayos en la vieja casa de Aida en Luyanó, el concepto claro de Aida era: “Cantar con intención, decir con profundidad, analizar y estudiar las letras de las canciones para imprimirle toda la dramaturgia que exige la composición musical. Pero, sobre todo: la sinceridad, autenticidad, sin eso: nada”.

El estreno se efectuó –después de un mes de creado– el 16 de agosto de 1952, en el programa Carrusel de las sorpresas.

Para ese estreno debieron conseguir con mucho trabajo el vestuario, Elena siempre tan hacendosa sacó con Omara dos vestidos viejos del cuarteto de Orlando de la Rosa. Con los refajos de adentro de seda-espejo, se conformaron los otros dos vestidos.

En el estreno en televisión cantaron el son Mamey colorao (Peruchín) y el bolero Cosas del alma (Pepé Delgado). En el momento de salir en vivo, Aida exclamó: “Muchachitas ¡ mucha salsa!”.

En otros espacios seleccionaron obras antológicas como Ya no me quieres (María Grever), Candilejas (Chaplin), Que jelengue (J.A. Méndez), Profecía (Guzmán), otros autores: José Antonio Méndez, Portillo de la Luz, Eliseo Grenet, Ernesto Lecuona, Armando Oréfiche, Osvaldo Farrés, Julio Gutiérrez, Rafael Hernández.

Después del éxito, pasaron al Show del mediodía conducido por Amaury Pérez de la TV, estuvieron en el cabaret La campana (marca de una ginebra famosa. Allí visitaba frecuentemente Benny Moré), doblaban en el Club 21. El gran salto lo hacen en los fastuosos cabaret Montmartre, Sans Soucí, Tropicana (1955), Parisién, Comodoro, Rojo del Capri, Caribe del Habana Libre. Del cabaret a Nueva York en el programa televisivo de Steve Allen Show (1957 y 1960).         

Se presentaron varios meses en el cabaret Fontanebleau de Miami, en 1961 estuvieron en el Aquarelle Tropicale de La Florida. Visitaron el cabaret Afro de México, donde enfrentaron un temblor de tierra. Venezuela y, en otros momentos: Puerto Rico, Argentina y países de Europa, desde 1959.

En 1957 grabaron el disco Una noche en Sans Soucí, con la orquesta del gran orquestador Chico O´Farrill y lograron un disco con Lucho Gatica. Formaron parte de la producción Ritmos de Cuba, estuvieron en la Expo 70 de Japón, en la que asistieron Juan Formell con Los Van Van, en su primera viaje al exterior. En 1984 fueron invitadas del cabaret Tropicana. Fueron a Granada y Angola.

El centro de reunión de Las D´Aida (café con leche por medio) era en el bar Celeste (Infanta y Humboldt, donde casi siempre estaba la gorda Freddy, cantante sin igual. Las chicas de las D´Aida siempre se decían unas a otras apodos: A Elena le decían Tania y a Omara, Troika.

Después de estas cuatro integrantes, pasaron por el cuarteto: Leonora Rega, Teresa García Caturla, Teté (1963), Xiomara Valdés, Caridad Castillo, Lilita Peñalver, Marisela, Alicia, Carmen Lastra, Alina Arias.

Concepto de Aida Diestro

Aida (la gorda de oro) no aceptaba que, fuera de las cuatro cantantes del cuarteto, nadie estuviera presente en los ensayos. El cuarteto resultó un taller, una escuela, una “universidad de la música”, según escribió Cristóbal Díaz Ayala. En el montaje de voces, experimentaban diversas canciones, géneros y estilos nuevos de acorde a los tiempos. Siempre buscaron la cubanía y, para ello aprovechaban el mestizaje de sus integrantes. Todas las voces del cuarteto hacían solos en los espectáculos, costumbre que después aprovechó Meme Solís quien estuvo un tiempo sustituyendo a Aida.

Ya después de 1963, con la fiebre del ritmo mozambique de Pello el Afrokán, cantaron la Guajira Guantanamera (Joseíto Fernández), de Félix Reina dejaron un tema que caminó toda América Latina: El Niche o “aja bibí (grabado con la Aragón), y hasta algunos temas como Campo alegre de los Fórmula V, del pop español y Michel de Los Beatles.

De Japón regresaron con una idea más revolucionaria del espectáculo. En 1971 incorporan un grupo afrocubano con tambores batás, en 1974 Aida fallece, con solo 49 años, el cuarteto siguió con la dirección de Teté García Caturla y se disuelve en 1999. Después hicieron nuevos intentos, pero ya aquello no dio más.

Omara dijo sobre Aida: “Era musical de la cabeza a los pies, un extraordinario sentido de la armonía. Tenía inteligencia para saber valorar a las voces”.

Aida, al final de todo lo que hablamos

Viste, se te fue la vida entre las manos.

Aida, por detrás del humo, la sonrisa

A pesar de tanta prisa.

Aida, se te fue la luna del paisaje

Aida, pero tú cantaste todo el viaje

Aida, repartiendo siempre la armonía

Aida te recuerdo linda, linda, linda.

(Canción de Marta Valdés grabada por Elena Burke).