José María Vitier 35 años en el cine

NOSTALGIA MUSICAL

José María Vitier 35 años en el cine

  • José María Vitier es un músico muy valioso, su trabajo recoge un amplio espectro, pues ha escrito música para diferentes medios como televisión, teatro, cine, radio y para muchos instrumentos. Foto tomada de Juventud Rebelde
    José María Vitier es un músico muy valioso, su trabajo recoge un amplio espectro, pues ha escrito música para diferentes medios como televisión, teatro, cine, radio y para muchos instrumentos. Foto tomada de Juventud Rebelde

José María Vitier García-Marruz (La Habana, 7 de enero de 1954) arriba a los 35 años en el cine, también cumple 30 años su emblemático tema del Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano Desde la aldea.

En conferencia de prensa del sello Unicornio, Producciones Abdala, se presentó un DVD, conteniendo un documental, titulado Intimidad sobre la vida de José María Vitier, del realizador José Manuel García Suárez. También contiene el concierto Tarde en La Habana, de José María Vitier, con sus composiciones. Además de ellos se ofreció el disco de piano Ofrenda.

A través del documental Vitier expone que su destino era ser músico, su abuela tocaba piano, su padre interpretaba el violín, y estuvo a punto de convertirse en músico de oficio. Contaba con dos tíos muy buenos en la música, uno de esos tíos era Felipe Dulzaide, maestro y guía de muchos jóvenes músicos. “Mi abuela fue la que aconsejó a mis padres mi vocación musical desde que yo contaba con siete años. En mi casa en Arroyo Arenas en un ambiente musical, intelectual y poético. Encabezado por José Lezama Lima y el poeta Costelo”.

En 1972 José María visitaba mucho el club de jazz Johnny Dream, centro de muchos estudiantes de música. En 1973, cuando se inician Los Irakere, José María conoce a su esposa con la que tiene un hijo.

El pianista habanero confiesa que llegó a tocar en combitos “mal mirados” de la década de 1960, como Los Nomos. Para no perder la costumbre fue iniciador del grupo Síntesis en 1976, “donde aprendí mucho con Carlitos Alfonso y demás integrantes”.

Y ahora que se organizó el 39 Festival del Nuevo Cine Latinoamericano, recordemos el célebre tema llamado Desde la aldea. Según declaraciones de José María la composición “a pesar de no ser una obra grandiosa, nació con suerte (aché), en esta ocasión el compositor “tocó la flauta”, como decimos en los músicos que tienen acierto.

“La música me la pidieron, en 1987, para una serie llamada La frontera del deber, de manera que ahora el tema cumple 30 años. La melodía tiene un fuerte acento andino —reveló José María—, sin embargo, la asocian con Cuba y con el Festival de cine”.

La pieza Desde la aldea, no la utilizan en el Festival de cine hasta 1990. “Anteriormente utilizaron de 1987 a 1990, dos composiciones mías, tituladas Barroso y Rondó. Sin embargo, Desde la aldea existió el intento de sustituirla, pero la siguen pidiendo y no han podido reemplazarla. Ella tiene su misterio. Es una creación que me halaga, tanto por lo que dicen de ella, como por su alcance ya internacional. Esa es la historia oficial del tema del Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano”.

José María Vitier es un músico muy valioso, su trabajo recoge un amplio espectro, pues ha escrito música para diferentes medios como televisión, teatro, cine, radio y para muchos instrumentos. Formó parte del Grupo Síntesis en sus inicios. En 1976 ingresó como pianista y compositor al Grupo Síntesis, a la vez fue profesor de la Escuela Nacional de Arte; en 1979 viaja a Bulgaria para participar, como pianista acompañante de la violinista Rosa María Estrada, en el Festival Bandera por la Paz; en 1983 fundó y dirigió su propio grupo, integrado por José María Vitier, director y pianista; Lázaro González, violín y teclados; Nicolás Sirgado, bajo eléctrico y guitarra y Miguel A. Rodríguez, Eugenio Osorio y Antonio Carreras, percusión.

Algunas de sus composiciones están basadas en canciones populares o en versos de notables poetas. En los dominios del cine escribió la música en los filmes: Polvo rojo y Techo de vidrio, 1982; El corazón sobre la tierra, 1983; En tres y dos, 1985; Un señor muy viejo con unas alas enormes, 1988; Río Negro, 1989; El siglo de las luces, 1992, Mascaró, el cazador americano, 1992; Fresa y chocolate, 1993; El elefante y la bicicleta, 1994; Salón México, 1995; Cosas que dejé en La Habana, En 1994 viaja a España con Pablo Milanés; ese mismo año recibió el premio Pananbí, por la música del filme Fresa y chocolate, en el V Festival de Asunción, Paraguay; este filme fue nominado para el premio Oscar. En 1995 fue jurado del Segundo Concurso Internacional de Piano celebrado en Ciudad Juárez, México.1997. Un paraíso bajo las estrellas, 1999. Fue nominado al Premio Grammy por Salmo de las Américas, como mejor álbum de música clásica 2000, y en el Cubadisco, con Canciones del buen amor, premio en compilación 2002.

Series de televisión:

En silencio ha tenido que ser (en colaboración con Sergio Vitier), 1979; Julito el pescador (en colaboración con Sergio Vitier), Para empezar a vivir, Martí y los niños, 1980; El regreso de David, 1981; Por el mismo camino, 1982; Salida 19, Relatos de Lenin, 1983; La frontera del deber, 1986; Finlay, Juego en defensa propia, 1988; Día y noche, 1989, El siglo de las luces, 1992.

Como compositor, la obra de Vitier se caracteriza por su lirismo, y en ella se nota la influencia del rock, el jazz y la trova, así como una asimilación creadora de la tradición clásica europea. Podría decirse que su música tiene la particularidad de resumir las sonoridades que nos resultan más cercanas y atractivas de los diferentes géneros musicales de que se nutre; se trata, quizás, de una expresión nueva de la música popular cubana.

Para el 2018 Vitier se dedicará a escribir la música de la película El mayor dirigida por Rigoberto López.