La música dedicada a José Martí ANIVERSARIO 165 DE SU NACIMIENTO

NOSTALGIA MUSICAL

La música dedicada a José Martí ANIVERSARIO 165 DE SU NACIMIENTO

  • La figura de Martí ha sido también inspiración para la creación plástica. Foto tomada de Cubadebate.
    La figura de Martí ha sido también inspiración para la creación plástica. Foto tomada de Cubadebate.

Para los interesados en la música dedicada a José Martí, la Revista de la Biblioteca Nacional de Cuba, dedicó un capítulo muy útil sobre la bibliografía musical martiana, realizada por el investigador Emilio Cueto. El material de 22 páginas es un estudio amplísimo dedicado a las numerosas composiciones musicales que evocan o mencionan al apóstol cubano.

En el siglo XIX, justo en 1891, el compositor Benito O´Hallarans o Halloran, tabaquero cubano de Tampa, pidió a José Julián unos versos para ponerles música. El poeta los compuso allí mismo, le nombró El proscrito  y los cantó la joven María Granados (María Josefa) de la provincia cubana de Artemisa. No debe confundir este nombre con la niña de Guatemala (María García Granados): El proscrito, cantada por los cubanos de la Florida, llegó a ser conocida como La canción del Delegado.

“Cuando proscrito en extranjero suelo / La dulce paria de mi amor soñé / Su luz buscaba en el azul del cielo / Y allí su nombre refulgente hallé. /Perpetuo soñador que no consigo / El bien ansiado que entre sueños vi. / Siempre dulce esperanza va con migo / Y allí estará en mi tumba junto a mí.”

En 1905 se escribió el Himno a Martí, para dos pianos del compositor Hubert de Blanck. El trovador Alberto Villalón compuso Clave a Martí, en 1936 Ernesto Lecuona escribe La rosa blanca. Mientras, entre 1968-1979 cuatro colosos de la trova dedicaron discos a Martí: Teresita Fernández (1968), Pablo Milanés (1973), Amaury Pérez (1977) y Sara González (1979).

En 1980 Beatriz Corona publica varios Trípticos con obras martianas. Huberto Llamas coordina un espectáculo con setenta raperos, grupos musicales y danzarios que mostraron textos de Martí y Nicolás Guillen.

José María Vitier preparó un concierto con textos martianos en la obra Salmo de las Américas. El 26 de enero del 2003 (con motivo del 150 aniversario del poeta), en el teatro Amadeo Roldán con la Orquesta Sinfónica Nacional.

Por medio de la investigación del también coleccionista Emilio Cueto supe de algunos trabajos en la diáspora dedicados a Martí:

Arsenio Rodríguez, uno de los arquitectos del son habanero y el mambo, escribe en la Babel de Acero, en Nueva York, una composición llamada Adórenla como Martí. El tresero dice en su letra: “Solo falta pedirle a Dios / un poco de paz y un poco de amor / y recordar los patriotas / que murieron en los campos / para darnos con su sangre / Democracia y libertad”.

Clarísima alusión a la situación  política a la situación política que se atravesaba en Cuba en 1957. El compositor de Güira de Macurijes, además de un genial músico, demostró su veta de poeta de la que me habla muchas veces el músico Chucho Valdés.

Mike Porcel ofrece, en el 2003, un recital en el Instituto Cervantes de Nueva York, donde interpretó sus canciones martianas, el 17 de mayo del 2007. Ya desde la década de 1970 había musicalizado con mucha modernidad para su tiempo, poemas de Martí.

Roberto Poveda (hermano de Donato) fue el anfitrión de Guateke Cubano, una celebración musical para festejar el natalicio  del apóstol, en donde cantan David Oquendo y Habana Tres, entre otros.

Están los que le cantan a Martí y los que musicalizaron su obra, en esa larga lista se encuentran Gaspar Agüero, María Álvarez Ríos, Olga de Blanck, Francisco Formell (padre del director de Los Van Van), Sindo Garay, Harold Gramatges, Nilo Rodríguez, Nesa del Rosario, Los Sabandeños, Roberto Sánchez, Esperanza Valdés, Rafael de la Vega, además de los ya mencionados.

Cientos de compositores de otros países  de unos veinte países: Thiago de Mello, Sergio Endrigo, Paca Quintero, Baldomero Bermejo, Allen Torres Feliciano Pérez y una larga lista.

Cancioneros, partituras, grabaciones, poemas musicalizados en grandes cantidades fueron dedicadas al maestro. Ya en el siglo XX se registran canciones inspiradas en Martí. La primera data de 1891 y es la única en ese siglo que musicaliza los versos del apóstol.

El dúo Buena Fe  en su canción Todo el mundo cuenta, hace un eco de la obra “Con todos  y para el bien de todos “martiano:

“Cómo te me haces padre, maestro y asere; / sangre de los pobres, hermano en deberes. / Cómo fue tu tiempo tan ancho de arriba abajo, / sin ordenador, internet, ni un carajo. / Por eso creo en ti, / y no en los misereres, / que primer te nombran, / y al final te temen.”

“Las fronteras son ansias sin coraje / que conste de una vez aquí: / Cuando las alas se vuelven herrajes / es hora de volver a hacer el viaje / a la semilla de José Martí” (Silvio Rodríguez, trovador cubano)

Para terminar hay que mencionar a la Guajira Guantanamera con textos de los Versos Sencillos de José Martí, añadidos por el músico Julián Orbón. Después llevados por el compositor Héctor Angulo a Nueva York y tomados por Pete Seeger para su grabación en 1963, que la hace internacional y versionada por cientos en el mundo..