Los 50 años del disco Sargent Pippers

NOSTALGIA MUSICAL

Los 50 años del disco Sargent Pippers

  • Portada del disco. Foto tomada de Cubadebate
    Portada del disco. Foto tomada de Cubadebate

El Parque John Lennon fue el escenario para la celebración del aniversario 50 de la obra clásica-popular de Los Beatles The Sargent Pippers (El sargento Pimienta). La velada se presento este jueves 1 de junio, en el Parque John Lennon de 17 y 6, en El Vedado, La Habana. Participaron en el encuentro algunas de los cantantes y bandas pop de la ciudad: X Alfonso, Los Kent, Vieja Escuela, La Colmenita, La Flota y otros invitados.    

La grabación del 8º. Disco de Los Beatles Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band, se grabaron en menos de seis meses, lo iniciaron en el estudio EMI, el 24 de noviembre de 1966. Fue después de haber sacado a la luz el disco Revolver.  

Los Beatles insistieron en que todo en el Sgt. Pepper´s tenía que ser diferente. Instalaron micrófonos dentro de las campanas de los instrumentos de metal, y los auriculares se convirtieron en micrófonos unidos a los violines. Utilizaron gigantes osciladores primitivos para variar la velocidad del sonido de los instrumentos y la voz, cortaron cintas cortadas en pedazos y pegadas de nuevo aleatoriamente y al revés». Algunas partes de «A Day in the Life» requirieron una orquesta de cuarenta personas. Cerca de 700 horas de tiempo de estudio se dedicaron a las sesiones. Primero se produjo el sencillo independiente de doble lado A «Strawberry Fields Forever»/«Penny Lane» en febrero de 1967; el Sgt. Pepper le siguió en junio. La complejidad de las grabaciones musicales, creadas usando sólo tecnología de grabación a cuatro pistas, asombró a artistas contemporáneos que buscaban superar a The Beatles, según dijo el especialista musical Emerick.

En 13 canciones llevaron al límite el concepto del rock, agregando orquestaciones, instrumentos hindúes, sonidos de animales: gallos, caballos, turbas persiguiendo una zorra, ruidos de diapasón. Rock, music hall, baladas. En los temas emplearon arpas, clavicordios, órganos, batería, sonidos de feria y la voz nasal de Lennon.

El Sgt. Peppers recibió la aclamación de la crítica. En 2003, la revista Rolling Stone lo situó como el mejor álbum de todos los tiempos, y es ampliamente considerado como una obra maestra. Jonathan Gould lo describe como «una obra rica, continua y desbordante de genialidad colaborativa, cuya audaz ambición y sorprendente originalidad hacen que se amplíe notablemente sus posibilidades, aumentando así las expectativas de lo que puede ser la experiencia de escuchar la música popular en una grabación. Sobre la base de esta percepción, el Sgt. Pepper devino en el catalizador de una explosión de gran entusiasmo por parte de las masas para con el formato de álbum de rock, que iba a revolucionar tanto la estética como la economía de la industria discográfica que sobrepasaría las anteriores explosiones pop provocadas por el fenómeno de Elvis en 1956 y el fenómeno de la Beatlemanía en 1963».

El álbum destacaba tanto por su música, como por su concepto. La portada, diseñada por el artista pop Peter Blake incluyó una fotografía de los cuatro Beatles vestidos como sargentos delante de un collage de rostros célebres. El vestuario de los músicos fue creado por el diseñador mexicano Manuel Cuevas. Entre los rostros célebres se encontraban Marilyn Monroe, Marlon Brando, Edgar Allan Poe, Aleister Crowley, Bob Dylan, Oscar Wilde, Karl Marx, D.H. Lawrence y hasta Shirley Temple.

La experiencia dejó atónitos, quizás un poco confundidos y asombrados a los amantes y contrincantes de Los Beatles. A partir de entonces se cambiaron muchos conceptos sobre Los Beatles. El trovador Carlos Varela dijo en una de sus canciones que “los hijos descubrieron que sus padres también escuchaban a Los Beatles”. Y el Nobel Gabriel García Márquez escribió: “Fue el duro aprendizaje de una relación ditntinta los padres y los hijos, el principio de un nuevo diálogo entre ellos que había parecido imposible durante siglos”.

¿QUÉ TUVIERON QUE VER LOS BEATLES CON CUBA?

Durante gran tiempo muchos decían  que la música pop electrónica de Los Beatles se había concebido en un laboratorio.

Craso error, los “sabios” de la música ignoraban que el pop es una técnica, un concepto musical que se gestó desde 1895 entre los campistas jóvenes de la enseñanza media (Secundaria Básica) en Berlín-Steglitz. Esos chicos se pusieron de acuerdo para hacer incursiones al campo, adoptaron el nombre de bachantes o pachantes. Llevaban sus propias guitarras, mandolinas y flautas de pan (recorders). La práctica se convierte en una plaga nacional, en una moda juvenil. Tenían la tesis de que era mejor cantar las canciones que escucharlas en discos.

Se encargaron de buscar piezas musicales bien sencillas, simples, nítidas, comprensibles sin más. Tomaban fragmentos clásicos, pero fácil de tocar. Algunos compositores comenzaron a fabricar temas a la medida (un sombrero que les sirviera a todos). Muchos años después aparece el alemán Paul Hindemith el compositor más joven y distinguido de su época. Tocaba la viola, el piano y la percusión en restaurantes, tabernas, cafés y teatros para poder pagarse los estudios en el Conservatorio de Fráncfort, manteniéndose a base de tocar en bandas de música.

Ese ambiente musical que se trasmitió por toda Europa, como en un solo pueblo (las modas se riegan como la pólvora), fue la que asumieron Los Beatles, músicos aficionados, como casi toda la cohorte de músicos jóvenes estudiantes del pop español.

Esa técnica, ese concepto: sencillo, simple, nítido, de pocos acordes, fue lo que influyó a casi todo el mundo en la música popular moderna de los 60. Juan Formell en Los Van Van y los trovadores aficionados Silvio Rodríguez, Pablo Milanés, junto a sus acólitos, emplearon esa técnica de pocos acordes. Según declaraciones del director del Grupo de Experimentación Sonora del ICAIC (GESI),  Leo Brouwer, ellos también aprovecharon el sistema de “trabajo colectivo” (de grabaciones y composiciones), impuesto por Los Beatles en sus grabaciones en estudio.

“¿Quién puede sentirse libre de la huella de Los Beatles? -reconoció Silvio Rodríguez-. Nadie. Es un fenómeno de este tiempo y lo que emana de nosotros se parece a este tiempo y no a otro. “Como negar una música tan viva, tan actual? ¡Es imposible! Yo creo que del rock hay que tomar los elementos que son válidos y se debe tener una visión crítica de esta música como de cualquier otra. Pero el fenómeno rock, es un  fenómeno del mundo moderno y no se puede negar”. (Entrevista de Nirma Acosta Santana, Juventud Rebelde, 11 de agosto de 1989)

DÍA INTERNACIONAL DEL POP

Por cierto, este 5 de octubre se conmemora el aniversario 55 del Día de la Música Pop, En esa fecha de 1962, se grabó el primer éxito de Los Beatles Love me do, a partir de entonces, se inició la más grande revolución musical ecuménica, desde los tiempos de La Camerata Florentina.

(Camerata Bardi, en italiano: Camerata Fiorentina o Camerata de' Bardi) fue un grupo de humanistas, músicos, poetas e intelectuales de Florencia de finales del renacimiento que estaban unidos bajo el patrocinio del conde Giovanni de' Bardi para discutir y guiar las tendencias en las artes, especialmente en la música y el drama. Se reunieron principalmente entre cerca de 1573. De todas las revoluciones en la historia de la música, ésta fue quizás la más cuidadosamente premeditada: es uno de los pocos ejemplos en música, antes del siglo XX.

La música pop fue una verdadera civilización musical, una encrucijada de géneros musicales entre los cuales no faltaron los timbres cubanos y caribeños.