HACIA LOS 60 AÑOS DE LA UNEAC

El 22 de agosto de 1961, al término del Primer Congreso Nacional de Escritores y Artistas Cubanos, quedó constituida la UNEAC. Al evocar hoy aquel acontecimiento, iniciamos el camino hacia la celebración el año próximo del sexagésimo aniversario de la organización.

En las palabras finales del histórico encuentro, Fidel valoró «la unión tan firme y tan honda, tan espontánea y tan sincera entre los escritores y artistas; unión que ha hecho que, en vez de Asociación, el organismo se llame Unión», lo cual atribuyó al «espíritu de entrega a la causa revolucionaria, la conciencia del valor de la tarea que a cada cual le corresponde, el renunciamiento a pasiones, el renunciamiento a egoísmos, a personalismos y a ambiciones».

Para los creadores que hoy formamos parte de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, no solo cobra plena vigencia esa apreciación del líder histórico de la Revolución, sino también la idea de que «el porvenir es mucho más importante que el presente, y los frutos de ese porvenir serán mucho más importantes que nosotros».

En consecuencia, nuestra labor está encaminada a promover los más altos valores estéticos y éticos en la creación, cumplir los acuerdos adoptados en el último Congreso de la organización, trabajar por el desarrollo y la aplicación coherente de la política cultural de la Revolución y contribuir a que las cubanas y los cubanos de hoy y mañana tengan una vida espiritual plena.

Las numerosas y hermosas iniciativas de artistas y escritores en medio de la pandemia del nuevo coronavirus constituyen pruebas elocuentes del compromiso con el destino de la cultura nacional.

Todo lo que hagamos en lo adelante, como hasta ahora, responderá a la confianza expresada por el Presidente de la República Miguel Díaz-Canel Bermúdez, en la clausura del IX Congreso de la UNEAC, cuando afirmó estar seguro del acompañamiento de la intelectualidad al «empeño de que este archipiélago, que la Revolución puso en el mapa político del mundo, siga siendo reconocido también por su singular modo de pelear cantando, bailando, riendo y venciendo».

 

Secretariado de la UNEAC

La Habana, agosto de 2020