Cines Riviera y Acapulco en la atracción popular

Cines Riviera y Acapulco en la atracción popular

  • Excelsa tradición ha enriquecido a estos dos ejemplos, sobre todo en los Festivales de Cine.
    Excelsa tradición ha enriquecido a estos dos ejemplos, sobre todo en los Festivales de Cine.

Tras el cine Yara, el segundo cine reconocido en el diagnóstico vigente del municipio Plaza de la Revolución fue Riviera por el 6 % y lo visitó el 4,66 % del municipio, del 50 % de sus concejos: el 55.55 % de ellos del vecino concejo Rampa(45,45 % de sus cinéfilos y 31,25 % del concejo, de los que un 40 % no lo visitan; en 2010 agrupó 50 % de quienes lo citaban y todos los que lo visitaban, 15,78 % del concejo); un 22,22 % en el concejo Plaza (16,66 % de sus cinéfilos y 8,7 % del concejo, sin opciones de cine); y con mejor opción de cines cerca, un 11,11 % en el concejo Vedado (7,14 % de sus cinéfilos y 5,26 % del concejo), y otro tanto en Príncipe (6,25 % de su población), sin incluir (para no especular) quienes en el concejo Plaza visitan “los cines de 23”, pues podrían referirse a cualquiera de esos cinco cines; Riviera, a medio kilómetro del Yara “la esquina más céntrica”, se beneficia de esos ecos ramperos que ya existían en 2010 cuando fue el quintocine y 17ma. de las instituciones, lo citaba el 3,48 % y visitaba el 1,74 % del municipio, 50 % de sus concejos.Su tradición se remonta a 1927 como cine atmosférico, en el tránsito de los llamados “cines de barrio” a los grandes “cines nacionales”, como será el Yara desde 1947.

El 40 % de sus visitanteses por sus películas, 20 % por sus espectáculos humorísticos (todos en su concejo sede Rampa), 20 % por las puestas (concejo inmediato Vedado) y otro tanto, “le atrae todo” (el otro concejo aledaño, Príncipe). El 40 % de quienes saben del Riviera es por televisión, 20 % por sus amigos que también lo visitan (todos ellos en el concejo sede Rampa), 20 % por divulgación (concejo Vedado) y otro tanto porque asiste con frecuencia (Príncipe). El 50 % de quienes lo conocen pero no lo visitan (todos en Rampa), es que si no hay nada que les interese, no van; y el otro 50 % por vivir un poco lejos(polémico, por ejemplo: una persona de 62 años que vive a dos cuadras, pero sí visita la Uneac, a similar distancia). Un 33,33 % de las sugerencias piden que sus puestas se actualicen (Vedado); otro tanto, mejorar sus precios (Príncipe) y otro tanto: todo lo tiene bien y nada que mejorar nada (Rampa).

El tercer cine reconocido en 2014 fue el Acapulco, que en 2010 empatado con teatros era el primero de los cines y cuarto, de todas las instituciones(tras Casa de Cultura, cines y Teatro Nacional), por el 15,11 % y lo visitó el 13,37 % del municipio en el 50 % de sus concejos. Ahora solo lo reconocen el 25 % de los concejos, el 6 % y visita el 4 % del municipio: mucho menos que en el 2010. No se incluyó el 11,33 % de cinéfilos que en su concejo sede Colón-Nuevo Vedado solo decían “cine” (aunque fue donde más se citó y visitó en el 2010: 57,69 % de quienes lo citaron y 65,21 % de sus visitantes del municipio, 71,42 % del concejo: refuerza su señorío local) sin individualizarlo, por ser uno de sus tres cines posibles. El 55,55 % de quienes lo reconocen vive en su contiguo concejo Nuevo Vedado-Puentes Grandes (su 35,7 %, y 62,5 % de sus cinéfilos), de quienes el 60 % lo visitan (21,42 % del concejo); y el resto en el otro inmediato concejo Plaza (17,4 % del concejo, de quienes lo visitan su 75 %, esto es, un 13,05 % del concejo). No es de extrañar: surgió como “cine de barrio” pero del Nuevo Vedado, reparto a la sazón con once años de elite floreciente, “museo al aire libre”, único del municipio con condiciones ambientales favorables por una sola vía rápida de comunicación: 26, donde está el cine (justo por ello, más difícil acceso que los otros, solo por pequeño margen menos visitado que el céntrico Riviera), arteria cultural local por definición que prevalece entre los mejores del mundo, excelsa tradición enriquecida con las programaciones que sobre todo en Festivales de Cine, lo han distinguido al menos, ocasionalmente.

El 33,33 % de quienes lo visitan es por sus películas (el 50 % como “propuesta cinematográfica”), todos del aledaño Nuevo Vedado-Puentes Grandes, donde un 16,6 % es por “la oferta” y otro tanto, “la variedad”; y del concejo Plaza, otro 16,6 % por los festivales (puntualizan sobre todo el francés) y otro tanto por los espectáculos y citan La oveja negra (uno de sus atractivos en el 2010 eran sus espectáculos humorísticos). El 50 % de sus visitantes se enteran por televisión, un 33,33 % por radio y otro tanto por la prensa, un 16,66 % por el barrio y otro tanto, “porque sabe y conoce”, todos de Nuevo Vedado-Puentes Grandes; otro 16,66 % por la cartelera del cine, otro tanto porque llama por teléfono y otro tanto, por la atención a cantar en este cine. De quienes lo reconocen pero no lo visitan, el 33,33 % “porque a veces no sabe del movimiento cultural” (concejo Plaza); y en Nuevo Vedado-Puentes Grandes, el 33,33 % por sus precios, otro tanto por sus necesidades económicas, y otro tanto por vivir sola y limitada por la edad (76 años, vive en Rizo, en el alejado Puentes Grandes). Un 22,22 % de quienes lo reconocen (a partes iguales entre ambos concejos) lo ven bien así y no tiene nada que mejorar. Un 11,11 % de quienes lo conocen (7,14 % de Nuevo Vedado-Puentes Grandes y 0,66 % del municipio) le sugieren mejorar la calidad de sus servicios, los precios y las ofertas; otro tanto, mejorar las condiciones del cine; y otro tanto, que hay que mejorar toda Cuba. Y de otros cines reconocidos en este diagnóstico, sabremos en próximos artículos.