La ciencia en función del trabajo comunitario

La ciencia en función del trabajo comunitario

Etiquetas: 
Escritores, trabajo comunitario, sala Villena
  • Invitación del libro. La ciencia en función del trabajo comunitario.
    Invitación del libro. La ciencia en función del trabajo comunitario.

El libro aborda todo lo relacionado en el trabajo comunitario, pero al mismo tiempo demuestra que todos, de una manera u otra, aun sin saberlo, vivimos y requerimos del trabajo comunitario, y además cuenta con Prólogo del doctor Luis Álvarez, reconocido por su amplia trayectoria como ensayista y autor de varios títulos.

Así, el autor continúa perfilando por nuevos derroteros su escalada de textos a propósito de su experiencia de más de treinta años de labor profesional teórica y práctica en distintas problemáticas de las culturas. Ya en Hacia una antropología urbana en Cuba (Colección La Fuente Viva # 32, Fundación Fernando Ortiz, 2009), brindaba una herramienta científica imprescindible para armar al lector del instrumental que le permita enrumbar eficazmente o al menos entender, los resortes de mejor convivencia y desarrollo de las comunidades urbanas, cuya utilidad había de extenderse a otros tipos de comunidades (no solo según residencia) siempre casuísticamente, además de sus esenciales relaciones raigales en diacronía y sincronía con la vasta y compleja tipología de comunidades que estas líneas analizan; ahora revierte y amplía el abanico al aportar una minuciosa metodología para la conceptuación e identificación de comunidades, de culturas comunitarias y de trabajos comunitarios que clasifica sin absolutizar según su más amplia diversidad con sus disímiles complejidades y necesidades a resolver desde ellas mismas mediante el método comparativo de estudios de caso (otra novedad) para su mayor alcance.

Las identidades y problemáticas en torno a las llamadas tribus urbanas, los diferentes deambulantes, las formas y contextos de violencia, las fronteras entre lo doméstico y lo familiar y sus lazos con el resto de cada comunidad, los espacios y los patrimonios comunitarios (fuente inagotable al patrimonio nacional y de la Humanidad), son algunos de los tópicos sobre los que este volumen invita a polemizar, lejos de imponer nuevos dogmas.

Se desmitifican y borran así las distancias entre el elitismo endilgado a las ciencias, y el populismo con que se han maltratado y vulgarizado las culturas comunitarias, en su interacción con cada cultura popular y el resto social, nacional y foránea, con los diversos tipos de instituciones, de familias, individuos, etnias (más complejas y no menos necesarias de estudiar que los colores de piel), los más variados grupos sociales, y se mueve en la tensa cuerda entre la marginación y la marginalidad, los nexos entre cultura, educación y comunicación comunitarias, la dinámica con los extracomunitarios; profundiza en la impronta que aportan el espacio y el tiempo, el sentimiento y el sentido de pertenencia, las poblaciones flotantes con una propuesta para su comprensión y trascendencias, las migraciones externas e internas, el turismo, sus símbolos.

Devela y ofrece al mundo, parte de la riquísima experiencia cubana en el trabajo comunitario y algunos de sus hitos, cataloga al habanero actual en su amplia tipología, pormenoriza en el papel de las artes, la religiosidad y todo el resto del sistema que define la cultura (incluida la seudo-cultura o kitsch con sus anti-valores), los medios de difusión masiva, la promoción y la animación, la imagen, la identidad, el sistema de ecosistemas comunitarios en cada contexto y la premura de aplicar la ciencia y la abusada metodología de investigación de interés universal, renovada y fortalecida ahora en estos novedosos estudios de comunidades, al dejar atrás los pragmatismos seudo-científicos de estrecho academicismo. Es ante todo, vocación de amor que apuesta por la más armoniosa y feliz convivencia entre todos sin exclusión posible, y de cada sujeto a crecerse en, desde y hacia cada comunidad, con todos y cada uno de los restantes seres del entorno ambiental en que vivimos y con los que nos relacionamos e interactuamos de una u otra forma (aún sin darnos cuenta), en mayor o menor grado, por todos y para todos, única opción para la sobrevivencia del planeta. La presentación del texto estará a cargo del doctor Rafael Acosta de Arriba, Investigador Titular del Instituto Cubano de Investigación Cultural Juan Marinello, este martes 17, a las 4:00 p.m. en la sala Villena de la UNEAC.