La UNEAC a 55 años de su fundación

A los 55 de la UNEAC

La UNEAC a 55 años de su fundación

Etiquetas: 
Escritores, UNEAC, Nicolás Guillén, cultura cubana, artes plásticas, música, cubana, Radio y Televisión
  • La UNEAC es una institución defensora de la cultura cubana.
    La UNEAC es una institución defensora de la cultura cubana.

“Así hemos de ir andando”. Ese verso del Poeta Nacional Nicolás Guillén (1902-1989), presidente fundador de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), deviene idea rectora o hilo conductor de las actividades organizadas por nuestra institución para celebrar dignamente el aniversario 55 de su creación, en respuesta al discurso Palabras a los intelectuales, pronunciado por Fidel Castro Ruz, en el teatro de la Biblioteca Nacional José Martí.

La UNEAC, como baluarte defensor de la cultura cubana, ha cumplido al pie de la letra los principios éticos e ideo-estéticos que —recogidos en los estatutos que regulan su funcionamiento interno, aprobados en el VIII Congreso— le sirven de base estructural para su trabajo.

Por otra parte, habría que mencionar las cinco asociaciones —con sus correspondientes secciones— en que descansa, históricamente nuestra institución: Escritores, Artes Escénicas, Artes Plásticas, Música y Cine, Radio y Televisión; así como las comisiones que surgieran durante la celebración de tan magno evento:   Arte; Mercado e Industrias Culturales; Cultura y Medios; Cultura, Ciudad y Arquitectura; Educación y Sociedad; Estatutos y Reglamentos; José Antonio Aponte con el fin de combatir la discriminación racial y el racismo; Trabajo Cultural Comunitario; Patrimonio Tangible e Intangible y Cultura, Turismo y Espacios Públicos.

En esta apretada síntesis, no es posible soslayar un aspecto que consideramos crucial: el vínculo que debe existir entre cultura y medios masivos de comunicación, y concretamente, en la necesidad acuciosa de realizar un reajuste de la programación radial y televisiva, donde deben prevalecer las concepciones estético-artísticas a la hora de diseñar qué saldrá al aire por las ondas hertzianas o qué se proyectará en la pequeña pantalla (la telenovela de factura nacional La sal del paraíso, es un ejemplo fehaciente de cuán urgente es llevar a cabo dicho reajuste).

Por lo tanto, es una condición básica indispensable emprender cuanto antes la transformación esencial del universo audiovisual cubano.

La UNEAC promueve la discusión civilizada, ya que incita a la celebración de debates críticos, lo cual enriquece la cultura del debate; asignatura pendiente en nuestra agenda de trabajo. Como ejemplo de ello, podríamos citar los espacios mensuales: Moviendo los caracoles, que auspicia la sección de Crítica e Investigación de la Asociación de Cine, Radio y Televisión, para colocar sobre el tapete los problemas y dificultades actuales que afrontan los medios audiovisuales y la radio; La Bella Cubana, que dirige la musicóloga Alicia Valdés Cantero, la cual que tiene como objetivo visibilizar la presencia femenina en el pentagrama sonoro caribeño; Maka con Furé, espacio conducido por el poeta, escritor y etnólogo, Rogelio Martínez Furé, Premio Nacional de Literatura 2015, para rescatar los valores legados por nuestros ancestros africanos y destacar sus aportes a la cultura insular y Jueves Literario, auspiciado la Asociación de Escritores donde se le rinde un cálido homenaje a ilustres personalidades de las letras cubanas y de mucho más allá de nuestras fronteras geográficas; entre otros espacios que harían demasiado extensa esta reseña.   

En el campo de la plástica, por ejemplo, la Galería Villa Manuela ha servido de sede a muestras pictóricas (personales y colectivas), de la autoría de una cantidad nada despreciable de artistas de la plástica, que residen no solo en La Habana, sino también en el resto del país.

La galería, desde hace algún tiempo, viene desarrollando una estrategia de mercado, dirigida —básicamente— a promover, visualizar y validar la producción intelectual y espiritual de los miembros de la Asociación de Artes Plásticas.

Para festejar tan importante efeméride, la UNEAC formula un llamamiento urgente a los más jóvenes para guiarlos por el camino de la contemporaneidad, de la vanguardia, de la defensa de nuestros valores patrios y de la identidad nacional.

De acuerdo con esa línea de pensamiento, tuvo lugar un proceso de crecimiento en el seno de la organización, donde se le dio prioridad a intelectuales y artistas noveles con una sólida trayectoria artístico-profesional para que se conviertan en los herederos de esta gigantesca obra cultural, que enaltece a la mayor Isla de las Antillas y honra a la Revolución Cubana.