Crece la membrecía de la UNEAC en Ciego de Ávila

Crece la membrecía de la UNEAC en Ciego de Ávila

Etiquetas: 
Escritores, UNEAC Ciego de Ávila, Holguín
  • Los nuevos miembros de la UNEAC avileña en la casa natal de Fidel Castro. Foto del autor
    Los nuevos miembros de la UNEAC avileña en la casa natal de Fidel Castro. Foto del autor

De manera sencilla, cargada de simbolismo y con dosis elevadas de emotividad, les fue entregado los carnets a los nuevos miembros de la UNEAC de Ciego de Ávila, el pasado este mes de agosto. El sitio escogido fue la monumental casa natal de nuestro Fidel Castro, en Birán, Holguín. Las razones se sobran.

El viaje y las circunstancias del mismo no doblegaron las ilusiones de cada artista. Los deseos de estar en ese sitio hermoso iban ganando en nosotros más y más espacio.

Llegamos de madrugada a la casa del comité provincial de la UNEAC en Holguín y allí nos recibió su presidente, Julio Méndez, con una muestra fotográfica dedicada a Fidel y lanzada en convocatoria al pueblo para todo aquel que tuviese una instantánea del líder histórico a Holguín la trajera de inmediato a la sede de la UNEAC.

Con una excelente curaduría, las fotos muestran a un Fidel que desborda las páginas de la Historia y consigue ser el hacedor de Cuba para todos los tiempos.

Cuando llegamos a Birán, ya no nos importó el cansancio del viaje, bajamos del ómnibus como quien baja de una constelación, o del yate Granma. Con el arte en ristre, nuestro arte, seguimos los pasos del director y guía del complejo, Lázaro Castro quien, con carisma y elegancia, nos fue arrastrando por los vericuetos de la historia de aquella finca.

Casi podíamos andar con Fidel niño por esas tierras y ver a sus padres sentados en los sillones de la casa, toda de madera, y hasta escuchar el lamento de los sillones o la algarabía de los muchachos en el cuarto.

Bajo un árbol simbólico y cargado también de historia preparamos la mesita, nuestras banderas y hasta el alma, para hacer en pocos minutos, un acto campestre de justicia y bondad, porque seguimos la máxima martiana de que “honrar, honra”.

Con una fotografía de la ciudad avileña hecha por el artista Humberto del Río, quisimos agradecer la acogida de Lázaro Castro, director y guía de la casa, quien se sintió conmovido por la instantánea y supo agradecer con sencillas palabras, nuestra visita.

Yudeisy Viera Miranda tuvo a cargo las palabras de confirmación y juramento de lealtad a la UNEAC y a la Patria toda, de la nueva membrecía. Juan German Jones, el actor de la compañía Teatro Primero, se extasió al entonar poemas cumbres de nuestra literatura y servir como mecenas de este acto y la presidenta de la AHS en la provincia, Oristela Pérez Betanzos, interpretó a viva voz y sin acompañamiento instrumental, El Necio de Silvio Rodríguez, canción que le arrancara más de una lágrima a los allí presentes, y que de alguna forma identifica a los cubanos y a nuestro líder histórico.

No hubo chance al nerviosismo durante la firma del carnet. Cada uno recibía, en manos de la presidencia, y miembros activos de la organización este documento que los acredita como artistas de una organización de prestigi como lo es la UNEAC.

Ya sembramos la semilla. Esperamos recoger buenos frutos. Todo depende de nuestra propia constancia y de que no melle el sentido de pertenencia. De aquí a un tiempo sabremos si valió la pena este viaje. Por mi parte, aunque no se recoja ningún fruto, cosa que dudo, voto por el sí.