Experiencias de un sabor metálico

Experiencias de un sabor metálico

Etiquetas: 
Plásticos, Villa Manuela, arte cubano
  • El sabor, analizando su semántica, convida al acto de evocar.
    El sabor, analizando su semántica, convida al acto de evocar.

El hombre siempre va en busca de nuevas emociones. No en vano hemos llegado a tanto desarrollo. En esta búsqueda se tornan vitales los sentidos, quienes pueden ser los mayores consejeros y también los peores enemigos. ¿Quién convence al esquizofrénico que las voces no son reales? Pero algo es cierto: la experiencia onírica es un placer ineludible. Sentir es una necesidad y el arte un medio donde es saciado tal deseo.

Con el objetivo de experimentar otras sensaciones llega la muestra colectiva de catorce creadores cubanos Sabor Metálico que exhibe la Galería Villa Manuela de la UNEAC durante los meses de octubre y noviembre; de donde es imposible salir sin que los sentidos hayan realizado su función.

El sabor, analizando su semántica, convida al acto de evocar por lo que la memoria juega un rol importante cuando de preferencias se habla. Es inevitable el recuerdo. Por su parte el metal, en su expresión simbólica, evidencia poder, sufrimiento, opresión, dogmas de una sociedad que lleva el peso de la contemporaneidad. Aparentemente libres, pero aun continuamos esclavos de los credos.

Contemplado como material volátil que gracias a la inteligencia del hombre puede tomar otras apariencias y nuevas funciones —según sea la necesidad imperante— la muestra hace referencia también a la percepción humana, desde lo puramenteartístico, cuando se concibe el sabor metálico asociado a la sangre. Aquí intervienen sensaciones de pérdida, dolor y miedo, siendo para cada espectador recuerdos únicos. El sujeto y las circunstancias (en cada obra) son protagonistas de conflictos de género, sociales y políticos, resultados de una sociedad donde la aridez es visible en casi todas las esferas.

El arte ofrece la posibilidad de polemizar cuestiones globales de diversa índole por lo que Sabor Metálico profundiza en los nuevos vicios y tendencias sociales, así como el deterioro de las relaciones culturales. Es necesario repensar todo nuestro entorno. Las respuestas emergen sin ni siquiera haber formulado interrogantes. El primer paso consiste en mirar al interior y tal vez el sabor metálico no emerja como resultado final.