A dos manos

A dos manos

  • A dos manos ha sido publicado por la Colección Sur Editores. Foto: Héctor Navarro
    A dos manos ha sido publicado por la Colección Sur Editores. Foto: Héctor Navarro

A dos manos, es el título del poemario de los poetas Lina de Feria y Jesús Lara Sotelo, publicado por la Colección Sur Editores (Colección Poesía), para alimentar el intelecto y acariciar el espíritu de los amantes de ese género literario, cultivado por José Martí, poeta mayor de la patria grande latinoamericana Lina de Feria y Lara Sotelo son dos bardos de diferentes generaciones, que —por mutuo acuerdo— decidieron unir su creación lírica para dar a conocer lo mejor de su producción intelectual y espiritual en el campo de la poesía.

Son dos voces que —en apariencia, solo en apariencia— no tienen puntos de tangencia, porque ella es una de las figuras «clave» de la literatura cubana contemporánea, y él, más conocido por su desempeño en una manifestación artística donde la poesía no se escribe precisamente con palabras, sino se plasma en el lienzo o se talla en el mármol. No obstante, el poeta y artista de la plástica ha publicado varios títulos, tanto en la mayor isla de las Antillas como fuera de nuestras fronteras geográfico-culturales.

¿A qué responde, pues, esa comunión de intereses poéticos? Las respuestas pueden ser tan disímiles como las lecturas que cada cual puede hacer de los poemas incluidos en ese volumen único e irrepetible, pero a este escribidor (con la anuencia del escritor y periodista literario Ciro Bianchi Ross), se le ocurre pensar que, tanto Lina de Feria como Lara Sotelo, están conscientes de que la poesía —al decir martiano— «brota del alma», al igual que el agua cristalina corre por los ríos subterráneos del espíritu humano.

Según mi parecer, esa es la verdadera razón, pero no la única, de que esos dos vates hayan decidido compartir con el lector (y con la crítica especializada, por supuesto) alegrías y tristezas, éxitos y fracasos, vivencias traumáticas, experiencias agradables o no, concepciones filosófico-antropogénicas, que —al fusionarse dinámicamente— configuran la leyenda artístico-profesional y personal que han escrito, y expresado —con una forma muy peculiar de decir— a través de la poesía.

De acuerdo con esa línea de pensamiento, el poeta y escritor Alberto Marrero estima que « […] una serena convivencia frente al dolor y la soledad [convertidas] en versos de una hondura poco frecuente en [los] tiempos [que corren]» desempeñaran la función de detonantes para que se produjera esa afinidad poética, que llevara a los autores a emprender —con éxito— dicha aventura editorial.

Por otra parte, también pudo haber influido «[…] una mirada rebelde hacia la desidia existencial y un [acucioso] sentimiento insobornable por la salvación del [homo hapiens] en un mundo que se autodestruye y que merece otro destino [mucho más coherente con la esencia humana de quienes vivimos, amamos, soñamos y creamos en el planeta tierra]».

Por último, solo me resta incitar a los lectores y a los colegas que ejercen la crítica literaria a sumergirse en las apacibles o turbulentas aguas en que fluyen y refluyen los poemas en que se estructura A dos manos, y que —procedentes de las regiones más intrincadas de la psiquis y el espíritu humanos— Lina de Feria y Jesús Lara Sotelo ponen a la disposición de unos y otros.