Un taller para la participación comunitaria

Momentos significativos de la UNEAC en el 2015

Un taller para la participación comunitaria

Etiquetas: 
VII Taller Regional de Intercambio de Experiencias, participación comunitaria, UNEAC, Dirección de Cultura Comunitaria, Hotel Comodoro
  • 1El trabajo en comisiones arrojó luces sobre la necesidad de construir sociedades equitativas y sostenibles.
    1El trabajo en comisiones arrojó luces sobre la necesidad de construir sociedades equitativas y sostenibles.
  • El moderador Jorge Lino Coloma, miembro de la Dirección de Cultura Comunitaria de la UNEAC, durante las discusiones sobre la gestión de procesos culturales.
    El moderador Jorge Lino Coloma, miembro de la Dirección de Cultura Comunitaria de la UNEAC, durante las discusiones sobre la gestión de procesos culturales.
  • La mesa sobre temas económicos se enfocó en visibilizar cada proyecto comunitario “sin una visión meramente economicista”.
    La mesa sobre temas económicos se enfocó en visibilizar cada proyecto comunitario “sin una visión meramente economicista”.
  • La mesa sobre temas económicos se enfocó en visibilizar cada proyecto comunitario “sin una visión meramente economicista”.
    La mesa sobre temas económicos se enfocó en visibilizar cada proyecto comunitario “sin una visión meramente economicista”.
  • Otro de los retos enunciados fue la necesidad de crear alianzas o fortificar las redes de intercambio cultural.
    Otro de los retos enunciados fue la necesidad de crear alianzas o fortificar las redes de intercambio cultural.

Durante varias jornadas, los participantes del VII Taller Regional de Intercambio de Experiencias que sesionó en el Hotel Comodoro, desde el pasado 5 y hasta el 8 de octubre, ahondaron en los proyectos más disímiles que enriquecen la localidad con iniciativas cada vez más inclusivas y participativas.

Si bien, mucho se debatió para determinar los desafíos que aún quedan por delante y cómo existen vacíos estructurales y de alcance económico que atraviesan los procesos culturales, los asistentes coincidieron en afirmar que esta manera de nuclearse ayuda a una mayor visibilidad de cuánto se ha hecho y falta por hacer en la construcción de sociedades más equitativas y sostenibles.  

Este jueves continuaron los talleres temáticos en sus diferentes comisiones, esta vez, cerrando las propuestas a presentar en la sesión plenaria de la tarde. La No. 1 “Políticas públicas y construcción de identidades”, hizo hincapié en la necesidad de socializar las políticas públicas para el mejoramiento de los mecanismos de control y evaluación de los procesos, fortalecer técnicamente la diversidad de proyectos, crear alianzas o fortificar las redes de intercambio cultural y “repensar las maneras de llegar a la comunidad, de manera tal que no sea epidérmica, sino con la intención de hablar de la equidad de género, y otros temas”.

Una de las ideas que surgió en esta mesa de trabajo fue la posibilidad de crear un observatorio para la cultura, donde se incluyan todas las iniciativas comunitarias del país y a su vez, sirva de memoria patrimonial para futuras generaciones de cubanos y cubanas. El fortalecimiento del papel de las Casas de Cultura y de los instructores de arte como un ente más cercano en las escuelas pudiera encaminar el trabajo comunitario hacia la construcción de individuos más participativos socialmente.

Entre los asistentes a este intercambio se encontraban los intelectuales cubanos Jesús Villafaña, el caricaturista infantil Cecilio Avilés y el Dr. Jesús Guanche, quien abogó por una actualización de las políticas públicas, entre otros. 

Por su parte, “La dimensión económica de los procesos culturales” arrojó otras luces al macrodebate. Aquí, los especialistas explicaron sobre algunas nuevas formas de gestión que ayuden a visibilizar estos proyectos ya consagrados y ver nacer otros también de impacto social. Propusieron “buscar espacios de confrontación, de intercambio, donde no solo se sientan implicados los actores sino todos”.

El pensamiento de avanzada concordó en que la mira económica de los procesos “no puede ser economicista” y por ende, “no se puede mercantilizar la cultura”. Bajo estos dos presupuestos se mostraba un camino: la política cultural necesita de la economía pero desde una visión racional, de conciencia social.   

Otra de las propuestas fue la creación de una página web (administrada por el Ministerio de Cultura) donde se concentre la información más completa de todos los proyectos culturales comunitarios de Cuba. Este sitio online contará con la descripción de los proyectos, foros interactivos, las agendas de encuentros teóricos y “toda información que constantemente se renueve, se actualice”. Como expresara una de las panelistas: “tenemos necesidad permanente de conocernos, de estar informados, de visualizarnos, de tocarnos”. 

También se debatió sobre la ausencia de una figura legal que ampare a los proyectos, por lo que se pidió actuar sobre la Nueva Ley de Asociaciones (CIERIC-UNEAC).

El taller temático moderado por Jorge Lino Coloma, Jefe de área de gestión de proyecto en la Dirección de Cultura Comunitaria de la UNEAC, y las facilitadoras Aimé Placencia e Hilda Juliá, especialistas del CIERIC, propició varias reflexiones sobre “El territorio y la gestión de procesos culturales”. La discusión se centró en tres desafíos fundamentalmente: articular a todos los actores implicados en la gestión cultural de forma horizontal y propiciar esa gestión del conocimiento y su formación, desde un enfoque de equidad y sostenibilidad.

Se identificaron entonces algunas causas que impiden el llegar a esos objetivos, como la falta de una cultura de participación social, la interpretación estrecha del enfoque integracionista de los procesos culturales, el sectorialismo y sus relaciones de dominación donde se es excluyente, elitista, la carencia de plataformas de trabajo para alcanzar metas comunes, la ausencia de una estrategia nacional para mostrar las experiencias obtenidas…

Para 2017 se anuncia el octavo encuentro de experiencias comunitarias, momento de balance y reflexión sobre los avances en materia de cultura comunitaria en toda la región. Por lo pronto, mucho queda por hacer después de los debates suscitados en estos talleres temáticos, los cuales miraron por dentro a nuestras sociedades desde la equidad y sostenibilidad.