Osvaldo Salas, de la imagen al acto

Osvaldo Salas, de la imagen al acto

Etiquetas: 
cine, Radio y Televisión, Osvaldo Salas, UNEAC, sala Villena, documental, fotografía
  • Osvaldo Salas, de la imagen al acto
    Osvaldo Salas, de la imagen al acto

En la tarde del miércoles 14 de octubre fue presentado en la sala Villena de la UNEAC el documental Osvaldo Salas, un ojo que no cesa en honor al insigne fotógrafo, catador de momentos únicos. Gracias a su obra, se ha enriquecido la memoria histórica y visual de la Isla.

Las palabras de presentación estuvieron a cargo de Omar Olazabál Rodríguez, director del departamento de Comunicación e Imagen de la institución y de Miguel Torres, autor del documental en conjunto con la productora Octavio Cortazar de la UNEAC. Torres describió la entrega como “un video-arte (…) No es un documental explicativo, es un documental de motivaciones y emociones”.

Recreado con la buena música de Silvio Rodríguez, la muestra otorga al espectador pasajes de la vida profesional de Salas, quien emprendió el mero ejercicio de la fotografía por pura accidentalidad, cuando en uno de sus trabajos —el de tornero— se lesionó y comenzó la profesión como un hobby, de la cual posteriormente sería todo un triunfador.

En algún momento, Eduardo Galeano dijo que todos estamos hechos de historias, y de historias a base de flash se construye el documental. Su hilo conductor no es el guion, ni las entrevistas, sino que las propias fotografías muestran el lenguaje en el que no hacen falta palabras, pues se entiende con los sentimientos y el corazón. Si hay quienes besan con la mirada, existen otros —como Osvaldo— que flechan al observador con su arte.

Tomas del ballet, fotografías de Fidel, de Alicia, del Che, de Guillén quedan inmortalizadas bajo el lente de su cámara. El sudor de la zafra, el sol de los cañaverales, las apuestas palmas, la Celia nuestra y la mujer, son algunas de las tantas estampas que forman parte de su legado.

Del acto de una simple imagen logra todo un escenario, refleja un contexto, produce y expone emociones, revive momentos, cobran vida los personajes, los objetos y cuenta así, historias.

Su perspectiva es la de un artífice que deja su huella única en cada trabajo, pero más que su paso, muestra señales íntegras de su genialidad, su virtuosismo y como hombre de bien que fue, todos sus saberes entregados a las nuevas generaciones.