Un camino hacia la renovación

Trova sin Traba

Un camino hacia la renovación

  • Trova sin Traba en el Hurón Azul. Foto del autor
    Trova sin Traba en el Hurón Azul. Foto del autor

Trova sin Traba, es el nombre de un espacio habitual dedicado a promover los valores artísticos de la trova. Dicho encuentro tuvo como protagonista a Andrés Pedroso, director de la agrupación musical Manguaré en el Hurón Azul de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba. En esta ocasión fueron invitados: David Galarraga (Trovador), Leo Rey (Solista) y el Septeto Matamoros.

Trova sin Traba, rinde honor una vez más al nombre del espacio. Esto se expresa en su capacidad para respetar y nutrirse de la tradición cultural acumulada. Muchas veces hemos escuchado en actividades culturales y en los medios de difusión masiva ideas tales como: “La trova es una actitud ante la vida”, esto es cierto, sin embargo además de ser una actitud ante el medio circundante, entiéndase la actitud desde sus tres componentes afectivo, cognitivo y conductual, es una postura ética, estética y política. Lo anterior significa que cuando hacemos cultura llevamos de modo paralelo a esta acción la actividad política. En este punto nos cabe la menor duda de que este espacio habitual realizado en el Hurón Azul, promociona lo más significativo de la cultura cubana.

Para aspirar a transformar la realidad inmediata, es imprescindible percibir lo que nos rodea de modo diferente. Justamente esto es lo que tiene presente, Andrés Pedroso y el equipo técnico, quienes con su labor cotidiana ayudan a que la peña se mantenga en el tiempo. Entonces podemos afirmar de que al resaltar los valores artísticos de una cultura determinada, nos estamos implicando en la construcción de un proyecto de nación.

El dominio técnico en la interpretación de los diferentes instrumentos musicales, el desplazamiento sobre el escenario y el respeto a las normas fundamentales del canto.

Entonces, Trova sin Traba sin lugar a dudas ha captado la necesidad de que la creación artística responda a una sensibilidad de la época que nos ha tocado vivir.