Un sabio en El bazar de la vida

Un sabio en El bazar de la vida

Etiquetas: 
Escritores, Rogelio Martínez Furé
  • El bazar… de junio elogió la obra Martínez Furé, quien ha contribuido en el fomento de la cultura nacional.
    El bazar… de junio elogió la obra Martínez Furé, quien ha contribuido en el fomento de la cultura nacional.

Rogelio Martínez Furé, ese sabio cubano de origen matancero, Premio Nacional de Literatura fue motivo de merecido elogio  en el último miércoles de este junio 2017 en el espacio El bazar de la vida creado por Nisia Agüero en la UNEAC para dar fe de la obra y la existencia de tantas y tantos que han dado su aliento al fomento de la cultura nacional.

La sala Caracol acogió a un nutrido grupo de fieles que a pesar del tórrido calor y las amenazas de lluvia acudieron a rendir tributo a este hombre que, como señalaron numerosos testimonios, en acto de convincente sabiduría, ha sabido durante sus ochenta años de vida, próximos a cumplir en el cercano 28 de agosto, sobrepasar cualquier circunstancia adversa gracias a la comprensión de las complejidades contradictorias de los individuos y la sociedad que integran por muy loables que sean las aspiraciones.

Su búsqueda constante de conocimientos, sus investigaciones profundas en el legado de las culturas africanas, su sentido de la diversidad, alimentado desde la infancia en el barrio Yurumí de su amada ciudad de Matanzas, que le vio nacer, volvieron a manifestarse en sus palabras de agradecimiento por este encuentro en el cual la poeta Premio Nacional de Literatura Nancy Morejón fue la presentadora, además, amiga y colega de empeños desde los “revolucionadores” años 60.

El documental Rogelio Martínez Furé, griot cubano mostrado, como aspecto central de la reunión, resultó una valiosa prueba testimonial de la extensa obra y de la huella que esta ha dejado en creadores cubanos fundamentales desde la fundación del Conjunto Folclórico Nacional con el propósito de exponer el carácter civilizatorio de las manifestaciones culturales legadas por África, en el teatro, la poesía y las investigaciones.

Los numerosos libros publicados, la labor docente, sus ensayos, traducciones que le han hecho merecedor del Doctorado Honoris causa de la Universidad de las Artes (ISA), la medalla Alejo Carpentier, la Orden Félix Varela, entre otros muchos reconocimientos fueron objeto de atención y prueba del aprecio y respeto ganado por Martínez Furé, quien nunca se dejó vencer por incomprensiones, desacuerdos, medidas equivocadas fruto de la ignorancia, él ha utilizado la laboriosidad como virtud salvadora en cualquier contratiempo.

Como colofón del emotivo homenaje, los asistentes pudieron adquirir los libros A la sombra de un imbondeiro, antología de poetas angolanos, de Rogelio Martínez Furé y Rogelio Martínez Furé ¿juglar o griot? de Nancy Morejón publicados por Colección Sur, de la UNEAC.

Consagró el Bazar de la vida de Nisia Agüero, esa imprescindible mujer de la promoción de la cultura nacional, el principio martiano de la utilidad de la virtud en un hombre que al borde de los 80 años, a pesar de las dificultades visuales que lo aquejan, sigue siendo veedor hondo en la riqueza de la cubanía amasada desde el cimarronaje de los negros africanos en los campos de Cuba, brote de rebeldía que constituye una de los ingredientes esenciales de la identidad de la nación.