La poesía de Ismael González Castañer ¿Cultura, coloquialismo o marginalidad? (Parte I)

La poesía de Ismael González Castañer ¿Cultura, coloquialismo o marginalidad? (Parte I)

Etiquetas: 
: Escritores
  • En las manos del autor, su libro Mercados Verdaderos, (Ediciones UNION, 1997), título que mereció el Premio David. Foto: Archivo UNEAC
    En las manos del autor, su libro Mercados Verdaderos, (Ediciones UNION, 1997), título que mereció el Premio David. Foto: Archivo UNEAC

La poesía de Ismael González Castañer (La Habana, 1961) inaugura una nueva época en relación al ascenso de elementos del habla popular al lenguaje poético con una gran carga de metaforización, ambiguedad y elipsis que ha venido a sumarse al cambio de norma ocurrido en la poesía cubana en la década de 1990. El siguiente trabajo profundiza en una variedad de aspectos relacionados con este tema.

Unos poemas que ya están levantados conforman el cimiento. Unos, vuelven nuevamente original el traspaso de una norma. Ismael González Castañer con la publicación de su primer libro Mercados Verdaderos, (Ediciones UNION, 1997) Premio David, viene a cumplir el rótulo aquel de la voluntad de la suerte o la suerte de la voluntad.

Muy distendida la víspera editorial para el autor, no ha evitado —pese a algunos epígonos secretos que le han nacido— la conmoción de la familia poética insular.

El poeta integra el sentido común en una sensibilidad inusual, al tiempo que recurre desde la ingenuidad. Recurre en “la mirada de la memoria” y en “la concienzuda inconsistencia”.

Sabiamente coloca el azar de bruces contra los sistemas. Va de la mirada ingenua a la contemplación forzosa, y de ahí al hierático desdén. En el sustento cifradas frutaciones. Y tu orgullo es tu orgullo porque no es importante. Humilde y objetivo está el desdén. 

¿Pueden fundirse ironía e ingenuidad ? Ismael al recorrer el tramo de lo irónico a lo impersonal consolida el pensamiento por el hecho, y sólo al describir cifra la sensibilidad.

Con cinismo pisar el descalabro. Con tino degustarlo. Con paciencia intuirlo. “La tibieza del gesto impenitente del escriba apura su obsesión contra los aires”.

Descabezar con lo común libertades ególatras, ponzoñas económicas. En prisma congelado se contempla al mezquino. Al traspasar el libro nos hallamos allí, en los espacios del intercambio puro. Ismael al zigzaguear se acomoda a un estigma, a un punto fijo: lo que atrae le distiende.

En la urdimbre textual resaltan las elipsis y los agenciamientos, la dosis de entramados ajenos y la sabia ubicación de su identidad.

¿Experimento?

Escritura inusual.

Ismael va a nutrir la metáfora a otros lares, a veces, seduce hasta en los títulos.

La escritura se fecunda de una metáfora coloquial sabiamente hilvanada que sitúa allí donde rompa el sistema. En ciertos casos aparece la anarquía sintáctica: el poeta adjetiva sustantivando, crea adverbios con sustantivos, resemantiza palabras o las inventa, dotándolas de cierto halo imprescindible. En varios casos el desgarramiento se troquela con humor.

“El poema… se afirma en el borde de sí mismo; se llama y busca incesantemente para poder mantenerse suspendido entre su “ya —no — más” y su “todavía”. El poeta como sustrato ético no cataliza el bien. Es un inquisidor que se contesta. No conecta su cuerpo con la aureola.

Percibe vallas en el entramado social: la filosofía popular es igual al juicio, el juicio a la costumbre, la costumbre a la aspiración y esta se limita al submundo económico. Así se convierte en metáfora el traspié, el giro oblicuo en la ciudad, la celada. El discurso no atraviesa la metafísica. La alcanza.

Sólo el arco del signo mediatiza al argot. La abstracción se posee por inmersión a fondo  —elíptica—  en lo concreto. El artífice en la fijeza del juicio se debate:

El mercader que (se) es barajando el engaño muerde el fardo económico. El mercader que mata o intenta matar al artesano.

El citadino que sale a degustar sin franjas. A degustar —incluso la cierta compañía—. No a apropiarse de nada.

En fin, la trascendencia dentro del tránsito económico.

Ismael entreteje el refrán, un nuevo refrán por poesía. Y dice: “Yo soy la imagen de la imagen. Yo invierto. Yo reboto hacia mí —conciencia de los estados dobles—. Creaba porque juego, y en eso creo así sin protegerme.”

Inusual es también en estas páginas la conciencia del eros. El amor cobra su parte en las emanaciones —algo que pasa y va de viento a una atmósfera— El amor es una iluminación.

Quien escribe estas líneas recomienda, amén de todo el libro, dos poemas rotundos: “El de las amigas “, por alcanzar singularidad al conectarse a la tradición, y “Régimen de Asturias”, donde la escritura además de ser fuerte y pertinaz es de sello escobareano.

El poeta en su función de ciudadano, el ciudadano en su función de poeta se aplica a su verdad, le oprime sus aristas mezquinas —predecir lo real es enquistarse—   / traspasar una franja ‘aunque uno inconscientemente se ha dejado controlar’ /

Confesiones del libro. Por lo pronto se dice sí a la contaminación. El citadino a salvo traspasa merodeando con todo. Se salva al discernir.

Siempre pensé estudiar y organizar algo sobre La Misión,[1] el segundo poemario del autor, pero hubo dos incidentes, dos comentarios que me llevaron a leerlo de inmediato: un lector, por cierto, poeta, me decía: Ismael bien pudo escribir los dos libros y agruparlos bajo el nombre de Mercados Verdaderos. Creo que se repite. Otro lector, también del gremio y algo mayor que nosotros, apuntaba: hay demasiada experimentación en esa literatura, demasiado rompimiento.

Examino el texto pórtico donde asistimos a una señal de teatralización: “A la Persona del discurso (no al autor) le encomiendan ser feliz, pero nadie le advierte ¡lo tremendo! que será.” [2] El autor se entiende y se desentiende con duda. ¿Es inevitable la intromisión sin elan del autor? La nota de contracubierta, “inspirada” seguramente en este pórtico, delata demasiado el contenido del libro y le quita intensidad y misterio a este enunciado bien concebido, pruebas del papel activo que el editor y otros afines involucrados deben jugar en el éxito de la propuesta literaria.

Por lo pronto, después de haber estudiado sus dos libros: Mercados Verdaderos (Ediciones UNIÓN, 1997) y el que aquí se comenta: La misión (Editorial Letras Cubanas, 2005) hay dos elementos que en mi opinión se amplifican: recurrir a la concienzuda inconsistencia, hincar —extraer— el hondo pensamiento del momento más trivial que nos recorre, y el hecho de que la abstracción se posee por inmersión  —elíptica— en lo concreto. Creo que, contrario a otros escritores, el discurso se ha vuelto más compacto o quizá más metafórico. Ha pronunciado el gesto experimental del primer cuaderno sin temor y con logros. Y vamos a uno de los centros dimanadores de la poesía de Ismael: al asunto de la ruptura del sistema que muchas veces se materializa mediante la elipsis. Nos entrega sucesos de base común clandestina, fragmentos de sabiduría popular que enhebra con tensión distendida o tensión hedonista. El fluir de los extremos ampara la propuesta de este libro: detención, punto muerto, parálisis ocasionan todos los intentos. Una amiga crítica ha calificado al autor de delirante. Y lo es en todo sentido. Con posibilidad de ascenso en cuanto a lo literario se refiere. Es una psiquis que va por el delirio, el encanto. Se perfila el delirio, y uno que trashuma a ética. El escritor es él en esos momentos de abstracción, magia, suspensión:

Entonces, a la vista de todos, por un instante, el Puente

Incalculado, hermoso, que no podía ser...

[...]

No estaba precisamente apoyado en el agua y el

extremo superior se perdía un tanto entre las nubes;

 pero los más cercanos habían comenzado ya el ascenso

—la valiente ascensión— sin que pareciera haber peligro. (p. 17) [3]

 

Conceptuar el delirio o testificarlo y hacerlo a partir de los axiomas cotidianos. Así logra el escamoteo de lo que particulariza o fija el significado sobre el significante. Me seduce en este libro lo que dice por cómo lo logra, y hacia ahí se encamina mi develamiento. La originalidad del mismo debe no poco a sus metáforas, recursos principales en el imaginario ismaeliano, que son en su mayoría táctiles, tangibles, hechos o momentos de la vida que el poeta escoge, aísla, trascendentaliza. Tropos con acciones reales directas que pueden ser, que son cargados de simbolismo:

 

« No pudisteis leer en las sombras»,

concluía una Voz

                            colocada por encima;

una

           que no necesita moral...

 

Es verdad – respondí / pero puse primero

La maleta de tela

                             a mojarse con lluvia,

polvorearla después, cepillar...[4]

 

El poeta logra la opacidad por metáforas que se conectan por debajo con el cuerpo del poema, de ahí el  ¿aparente? contraste y la íntima complementariedad. El punto justo es la ambigüedad, parece decirnos el escritor. Allí  donde la mente se detiene entre varias incertidumbres (Djuna Barnes). Verbigracia: el poeta avanza mediante imágenes. Existen también en el libro las metáforas totalizadoras con las que gusta a veces terminar un poema:

Y si  vuelvo o me detengo en algo parecido a un Cenit

recuerdo

                     cómo pensé en Ella conmigo clavando

                                            «con el envés del hacha»

 las estacas de un Camp un campamento. [5]

Al quedar el texto con tales tropos en una especie de tensión–distensión, el lector arma su tejido por debajo y conecta esta especie de medallón de una acción potencial —y cotidiana— con el discurso anterior en el que hay al menos tres niveles o rupturas del sistema, construidos con hechos cotidianos muy bien, por decirlo de algún modo, podados y tallados para figurar allí sobre la hoja inquietante de un poema de desamor del autor. Estas metáforas totales también constituyen en sí mismas otra ruptura del sistema. Tales tropos son enunciados como no queriendo decir, con pretendida inocencia esos infinitos que ciegan:

Y entonces, caminando levemente hacia el regreso

están unas listas de la gente sobre el mar

en diversas balsas / barcazas,

y unas muchachas en un barco griego

hasta el Peloponeso. [6]

Notas:

[1] Ismael González Castañer. La misión. Editorial Letras Cubanas, La Habana, 2005.

[2] Ob. Cit., p. 7.

[3] Esto recuerda el absoluto nervaliano: “Estaba en una torre tan profunda del lado de la tierra, y tan alta del lado del cielo, que toda mi existencia debía resumirse en subir y bajar.” Aurelia (El sueño y la vida). México, Editorial Novaro, 1950, p. 140.

[4] “Tres o Cuatro”. El destaque es mío, p. 43.

[5] Poema “Lontananza”, p. 46.

[6] Ver poema “Una parte significativa de la Historia”, p. 61. “Cansado ya del cítrico en las manos me las voy a lavar”. (Metáfora total, final del poema “Reino”) Véase cómo se va del símil a la metáfora total final y también curiosamente a la de corte analógico o alegórico en el poema “Novela”:

 “Llega una canción / y me siento posesor / de unos cuadros blancos:

Y después muy solo como algunos perros. Como algunos

perros   

 a los que por cierto

no le faltan unos huesos / Unos huesos enterrados por doquier”. p. 30.