Ramón David: “Un guajiro inquieto que canta poesía”

Ramón David: “Un guajiro inquieto que canta poesía”

  • Ramón David tiene el rostro del perfecto juglar: mirada picaresca, sonrisa amplia y permanente, cabello revuelto… y bajo el brazo, una guitarra. Foto tomada del sitio de la AHS
    Ramón David tiene el rostro del perfecto juglar: mirada picaresca, sonrisa amplia y permanente, cabello revuelto… y bajo el brazo, una guitarra. Foto tomada del sitio de la AHS

Ramón David tiene el rostro del perfecto juglar: mirada picaresca, sonrisa amplia y permanente, cabello revuelto… y bajo el brazo, una guitarra.

Ramón David es un joven alegre, orgulloso de su estirpe granmense/santiaguera y de su Maffo querido. Como buen cubano, tiene una respuesta ingeniosa para cada comentario y el chiste apropiado para cada situación.

Ramón David es un trovador que canta con la misma intensidad que vive. La felicidad y la risa parecen ser sus principales herramientas.

Y para suerte de quienes disfrutamos de su talento, impresionan sus letras jaraneras y profundas, la relación con el público y, sobre todo, el respeto con que canta a sus mayores.

Ante la primera interrogante ¿Quién eres?, su respuesta no se hace esperar:

Un guajiro inquieto al que le pican los pies buscando rastros de Sindo y Matamoros. La primera huella aún existente, lo recibí de Oscar Mora Fornaris (Cachao) el trovador más viejo de mi pueblo: Maffo.

¿Háblame de tu relación con Cachao?

Me siento seguro cuando le llevo mis canciones, además a sus noventa años su lenguaje sigue siendo útil y duradero. El hombre sabe qué canción cantar en su momento y cómo interactuar. Uno disfruta mucho de su trabajo. Cada vez que lo escucho me nutro de sus melodías y sigo aprendiendo de su riqueza. Cachao es un trovador auténtico, todavía se presenta en la emisora de nuestro pueblo para regalarnos de esa savia musical que lleva, da gusto ver que aún tiene seguidores en la radio y en la vida. Con Cachao encuentras las raíces de la música cubana.
 

Indudablemente posees un histrionismo que hace más atractivas tus presentaciones ¿Cómo llegas a la música?

Tuve la oportunidad de estudiar teatro en la Escuela de Instructores de Arte(EIA) Pepito Tey donde comencé los primeros acordes de guitarra. Me fugaba de las clases de teatro para tocar con los grupos de música de la escuela. Años más tarde, en la AHS me otorgaron el primer lugar en un taller de poesía; así, graduado de teatro con los versos y las melodías, comienza mi compromiso con la canción.

Y cuando dices la canción, te refieres de manera general a todos los géneros musicales, pero, ¿cómo llegas a la trova?

Mis abuelos siempre tenían la radio en buena sintonía y con el trío Alba (en el que estaba Cachao). Ellos se ponían a cantar, todavía los recuerdo, yo sentado en las piernas de mi abuelo y cantando la primera canción trovadoresca que me aprendí, Juramento, de Miguel Matamoros.

Entonces tus principales referentes se insertan dentro de este gran grupo que es la trova…
Sí. La trova santiaguera, Faustino Oramas, Pablo y Silvio, Serrat, Frank Delgado por solo mencionarte algunos.

Tus canciones, las letras que compones se mueven en las distintas variantes de la música tradicional cubana, ¿cómo es la relación entre esos géneros y los temas que cantas?

Siento la música desde lo tradicional y mediante el changüí, la guaracha, el son, y el danzón abordo los temas sociales, el doble sentido, el amor y el desamor.

Composición e improvisación, háblame de tus dos formas de creación…

La mayoría de las veces pasa con las emociones, pienso que la forma de componer se manifiesta de maneras diversas y con el instrumento (en este caso la guitarra) das rienda suelta a eso que estás sintiendo, en mi caso me llega primero la melodía y después la letra. Disfruto de la forma en que venga, como hay veces que te pones a conversar con el instrumento y eres sorprendido por la musa.
Cuál ha sido, hasta ahora, tu tema preferido, ¿a cuál le pones más corazón en tus presentaciones?

Bueno uno disfruta mucho cuando crea una canción sin embargo hay otras que te marcan por la historia que tiene y la conexión es fuerte, también son las más trabajadas y no por eso las otras canciones dejan de ser importantes, lo que pasa es que poco a poco te llega la madurez de esas emociones y es cuando sientes que la canción la ves lograda y con forma. Carmen es una de mis canciones primarias arraigada con lo tradicional y por otra parte Laberinto puso en frecuencia una etapa de mi vida.

¿Cuáles son tus espacios de presentación habituales? ¿Dónde podemos disfrutar de tu trabajo?

Me he presentado en casi todos los espacios a nivel nacional donde se proyecta la Trova: La casa de la Poesía, Fresa y Chocolate, Tuntún con Ray Fernández, anfiteatro del Almendrares con Frank Delgado. He sido invitado a los conciertos de Oscar Sánchez y Freddy Laffita, además de presentaciones personales en La Casona de Línea y La Casa de la Bombilla Verde.

¿Cómo resulta entonces el diálogo con los interpretes actuales? ¿Cómo te acoge el movimiento de la Trova?

A pesar de no estar evaluado he participado en los eventos más importantes del país como: Romerías de Mayo, Festival de la Canción Política, Trovándote, Longina, Fiesta de la Cubanía, Mangle Rojo, Festival del Caribe, Pepe Sánchez, Al sur de mi mochila, Ítaca, Fiesta Innombrable, Canción al Padre, Orígenes, por solo citar algunos. Y en casos particulares una grata acogida con trovadores que me anteceden como es el caso de Pablo Milanés y los buenos consejos de Pedro Luis Ferrer a quienes agradezco inmensamente.

Para terminar, cuéntame de los proyectos inmediatos, planes futuros…
Más que proyecto, una meta: intentar que me evalúen como músico. Sueño también con grabar un disco, seguir cantando y haciendo mis canciones.

 

Carmen:
Hoy he visto tu sonrisa en el espejo
Carmen tu reflejo
El delirio de la punta de tus senos
Tal vez tu veneno
Hoy he visto a un hombre
Huyendo de tus besos
Escapando de lo horrible
De tu cuerpo
Revolcándose en vergüenzas y silencios
Carmen qué tormento

Se ha perdido la razón de nacer niño
Anda un hombre permutando su egoísmo
Y tus sábanas mojadas
De un licor olor a sombras
Van dejándome en la nada
Ofreciéndome las sobras

Que Carmen tu reflejo
Hay Carmen tus tormentos
El delirio de la punta de tus senos
Tal vez, tal vez, tal vez
Tu veneno
Tal vez, tal vez, tal vez
Te recuerdo

 

Laberinto
Busco una palabra
Para comenzar otro día más
Miro siempre al sur
Y el tiempo se echa a volar

Fueron ciertas tus manos
En el fin de semana
El hijo que guardo
De la tempestad

Busco en la distancia
Un gesto, un retrato
Que me salven
Unas ganas de soñar

Y ahora qué hago sin ti
En qué agua oculto mi voz
A quién le dejo este pez
Que dibujamos los dos
Algo me aleja de ti
Y algo me duele a canción

Y ahora qué hago, qué hago
Cuál laberinto se asoma
Para despertar mañana
Sin el sueño que me toca
Si no me apago me apago
Como la noche en tu boca

Busco una palabra para comenzar
Otro día más
Miro siempre al sur
Y el tiempo se echa a volar

Busco una palabra para comenzar
Otro día más
Un canto de cisne
Un disparo de paz

Un beso me crece
entre los pedazos
Que ha dejado el viento
sobre la ciudad

Busco en el recuerdo
Y en encuentro tu nombre
Grabado en el árbol
De mi soledad.