Desde la Vitrina de Valonia

Desde la Vitrina de Valonia

Etiquetas: 
Oficina del Historiador de la Ciudad
  • Cartel promocional de la Semana de la Cultura Belga en Cuba. Foto tomada de Habana Radio
    Cartel promocional de la Semana de la Cultura Belga en Cuba. Foto tomada de Habana Radio

Cada año en la segunda semana de noviembre Bélgica trae hasta nuestra ciudad capital y también a Santiago de Cuba, una variada propuesta cultural con el objetivo de acercar la cultura belga a los cubanos, este 2017 la celebración cumple doce años ininterrumpidos.

En la Vitrina de Valonia  de la Oficina del Historiador de la Ciudad de la Habana se inauguró la exposición de fotografías de artistas belgas de la historieta, obra de la fotógrafa Patricia Methieu y se presentó el libro Krónikas-el inventario imaginario.

El discurso de la exposición de fotografía consiste en personalizar a través del retrato a los aristas que realizan las historietas que han marcado el imaginario de este país europeo  durante décadas se articula con el mes Noviembre Fotográfico auspiciado por la Fototeca de Cuba. Mientras que el libro surge a partir de una iniciativa de la Región Bruselas Capital y es considerada una experiencia triangular de escritura, ilustración e historieta entre creadores de Argel, Bruselas y la Habana., que muestra un inventario imaginario del patrimonio de cada  ciudad desde la óptica de sus autores. En el capítulo habanero las historietas se inspiraron en la Ceiba del Templete, un edificio de la calle Galiano, el Bar Bigote de Gato, el Café Bohemia y los jardines de la Tropical.

El colofón de la exposición consistió en un concierto dibujado. El público pudo disfrutar de los trazos de los historietistas Jaroen Janssen, Etienne Shréder, Alexander Izquierdo, Haziell Scull, Richard Echeverrí y Roxana Díaz.dibujaban mientras se escucha el violín de Jammerys Arrebola Sánchez, el clarinete de  César Ortega Martínez y la cantante Lindiana Murphy.

Esta celebración de la semana de la cultura belga está insertada dentro de las celebraciones de otras semanas de la cultura como la italiana, la japonesa, la sueca o el mes de la cultura francesa. La consolidación de estas narrativas culturales se consigue gracias a la sistematicidad, voluntad y capacidad de búsqueda  de las instituciones que lo auspician.

La semana de la cultura belga en Cuba con su sede en la Vitrina de Valonia siempre tiene como eje protagónico a la historieta (además de las muestras de cine, conferencias y exposiciones) y en mi opinión, ese es uno de sus mayores méritos: insistir en revitalizar un género que corre el riesgo de minimizarse o perderse en medio de la era tecnológica. Nuestro agradecimiento como participantes a todos los organizadores de tan provechosa jornada.

Por: Odelín Sánchez Caballero