El Caribe nos une cada vez más. Diálogo con Nancy Morejón

El Caribe nos une cada vez más. Diálogo con Nancy Morejón

  • Foto: Luis Bruzón
    Foto: Luis Bruzón

Palabras de infinita complacencia y, ante todo, de muchísimo amor hacia la rica cultura y sentimientos de solidaridad y hermandad de nuestros vecinos caribeños, tuvo Nancy Morejón en entrevista concedida a este Sitio Web, luego de su reciente visita a esa área geográfica tan cercana a la Mayor de las Antillas y, en especial, Isla Martinica.

“El Premio Carbet del Caribe fue fundado en 1990 por Édouard Glissant –autor muy publicado aquí por la Casa de las Américas con su novela El Lagarto, la que fue también incluida en Ediciones Huracán. El jurado para el otorgamiento de dicho premio siempre tuvo un carácter permanente y, entre sus miembros estuvo el escritor haitiano Maximilien Laroche, recientemente fallecido, a quien rendimos tributo en esta oportunidad”, destacó la laureada Escritora y Poetisa cubana para añadir que “el premio correspondiente al certamen del presente año recayó sobre una novela que considero prometedora y que estoy segura llegará a ser muy popular titulada A través de los ríos de Babilonia (en su traducción al español) del autor jamaicano, residente en Londres, Kei Miller”.

Acerca de dicha obra literaria expresó que “la considero una recreación objetiva, muy crítica, del riquísimo legado cultural del Caribe (…) además de representar un punto de giro para el Premio Carbet del Caribe”.

Rememoró que fue invitada, asimismo, “a impartir una conferencia sobre Literatura cubana unos amigos pertenecientes a la radioemisora APAL. Allí conocí a varias personalidades de la zona, entre ellas, profesores de creol, al igual que me reencontré con el folklorista y antropólogo Edmond Mondésir quien en los últimos años se ha dedicado a la música. En relación con Mondésir, debo subrayar que es una persona muy culta, con un sinnúmero de proyectos y, para gran satisfacción, está invitado a nuestro próximo evento Cubadisco”.

¿Qué representa para usted el Caribe?

“El Caribe es para mí una noción maravillosa que aprendí a conocer a través de dos inolvidables autores: Nicolás Guillén y Alejo Carpentier, ambos con una sensibilidad muy particular para trasladar a sus obras esa geografía, pertenencia también de Cuba y que descubrimos a partir de los años sesenta del pasado siglo.  “Realmente, este mundo del Caribe es nuestro vecindario. Es el mundo al cual pertenecemos geográfica y culturalmente; ya sea donde se habla el español, el creole, de los haitianos, martiniqueños, guadalupeños; el inglés, del Caribe anglófono de los jamaicanos, barbadenses; es el paramento, en las Antillas Holandesas…de una gran cantidad de caribeños que han conformado nuestra identidad”.

En otra parte de su diálogo puntualizó que “para mí es y será siempre un gusto infinito el reconocimiento a las nuevas generaciones de artistas y escritores de esta área geográfica. Existen inmensos talentos en ella, como bien reconocieron Guillén y Carpentier. Un Caribe ejemplar, diverso y, al mismo tiempo, uno solo”.

En este contexto caribeño, ¿cuáles consideras los autores literarios más renombrados?

“En el caso del Caribe francófono debemos citar al autor Patrick Chaimoiseau, primer ganador del Premio Carbet del Caribe (1990), con una novela de memorias Antan d´Enfance (Los tiempos de mi infancia), a la que le siguió el Premio Goncourt. Chaimoiseau es nacido de la tradición de Édouard Glissant, entre otros. Para mí Chaimoiseau es como un hijo. Así nos relacionamos y nos conocemos”.

Afirmó a continuación que “hay que destacar también la existencia de una gran cantidad de mujeres escritoras  como Gisele Pineau, Jamaica Kincaid, Meryse Condé, Simona Schwartz-Bart…Todas, deslumbrantes. Igualmente hay un mundo muy especial de la novela caribeña que parte de autores como Jean Rhys”.

Una carta de Hemingway escrita en Cuba…

En otra parte de su diálogo la prestigiosa Poetisa cubana informó que, como resultado de su visita a la ciudad estadounidense de San Francisco, en octubre pasado, “traje la fotocopia de una carta escrita por el Premio Nobel de Literatura Ernest Hemingway, en su habanera Finca La Vigía, en 1953. Fotocopia que me entregó un amigo poeta, Jack Hirschman quien, desde el 2009, es un poeta nacional para California. Ha visitado Cuba junto a su esposa, a la vez que ha declamado poemas de su autoría en la Sala Villena de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC).

“A mi llegada a La Habana, entregué dicha fotocopia de carta a la Asociación de Escritores de la UNEAC, la que fue traducida de inmediato por la especialista Ana Elena, y que hoy hemos presentado en ceremonia de entrega pública. En esta ceremonia participó Gladys Rodríguez Ferrer quien, con tanta dedicación dirigió durante un tiempo el Museo Hemingway. Por supuesto que, dicha misiva ya forma parte de nuestro patrimonio nacional, y será expuesta en dicho museo, como un objeto más, identificativo de la residencia del escritor estadounidense en la Isla”.

Al profundizar en el texto de la carta, Nancy Morejón recalcó que en ella Hemingway le aporta diversos consejos como escritor al joven Jack —quien en aquel entonces contaba 19 años de edad y hoy, es un poeta consagrado de ochenta y tantos años—. Finalmente anunció que la misiva será publicada en fecha próxima en la revista UNION.