El Mayor, canta El mayor con la Charanga Mayor

El Mayor, canta El mayor con la Charanga Mayor

Etiquetas: 
Asociación de Músicos, Silvio Rodríguez, conciertos
  • Tras varios años de haber iniciado este proyecto, ya suman 88 conciertos. Foto del autor
    Tras varios años de haber iniciado este proyecto, ya suman 88 conciertos. Foto del autor

A unos metros de la entrada de la Fragua Martina, se concretó el concierto 88 de la gira por los barrios de Silvio Rodríguez y su grupo de músicos; conducido por Víctor Casaus y como invitados a la Orquesta Aragón, todos en el afán de regalarle a Cayo Hueso un encuentro memorable.

Con la exactitud de un reloj, subieron los artistas a escena y con el bardo custodiado por las franjas azules y blancas de la Bandera cubana, comenzó a cantar para un público diverso. El cual buscaba algún resquicio donde situarse para dejar que las metáforas que este brujo lanza le fueran cercanas. Entre sus palabras se refirió a que las cosas no están como debieran y que la carga de Villena, sigue haciendo falta dentro y fuera de la isla.

Tras varios años de haber iniciado este proyecto, con el acoso que sufren quienes se han sembrado en la memoria del pueblo y con la tozudez de quien sabe que esta labor es necesaria, se lanza contra los molinos sin confundirlos con gigantes. Porque después de cada golpe de cuerdas, los molinos suelen desaparecer, o al menos, disminuir su imponente tamaño.  

Lo veo pasar, con un breve intercambio de palabras. En medio del lugar, la parafernalia de equipos de apoyo y aseguramiento, para que todo fluya, lo alejan de la imagen de un trovador exclusivamente guitarra en ristre. Tras una hora exacta y después de cantar Ojalá, cede el espacio al poeta Victor para que anuncie la entrega de libros a la escuela Mártires de Humbolt 7, cortesía de varias casas editoriales. Esta iniciativa busca sembrar en los grupos de educadores y estudiantes, la semilla de la buena literatura y la memoria nacional, no hay mejor entrega que hacerla en fecha como la de hoy, Día del Educador.

Un puente de improvisaciones entre un conjunto de músicos y otro, fue el ejercicio refinado del repentista de Cayo Hueso Alexis Díaz Pimienta, quien como la sapiencia de muchos años de poner a prueba que el buen arte decimístico rompe todas las fronteras y convenciones, a pesar de viento y cuchillos en contra. Así entraron Silvio y la Aragón a la tarima para hacer una cabalgata junto al Mayor en una simbiosis memorable, digna de ser recogida en algún fonograma para los adictos a la buena música.  

La charanga, con sus más de siete décadas de labor, puso a bailar Cayo Hueso, esta vez cerca de su antigua sede semanal, Radio Progreso en el extinto  Alegrías de sobremesa, hoy tristemente sustituido por un programa menor calidad en la nueva tónica de lo que fuera una excelente emisora nacional. Pero contra esos retrocesos se impone otra vez rectificar, denunciar y hacer estas hermosas acciones, sin otro objeto que el de tocar el alma de la nación. Niurka González en un dúo de flautas con el titular de la agrupación nacida en Cienfuegos, recorrió piezas esenciales del pentagrama musical de la isla.

Despedir el año con estos encuentros sorpresivos y únicos son, sin dudas, un buen augurio para un 2018 que ya quiere iniciar su andar.