Daniel Chile González: atrapado por la magia de las imágenes

Daniel Chile González: atrapado por la magia de las imágenes

Etiquetas: 
cine cubano, Medios audiovisuales
  • “Como en otros cortometrajes que he realizado, no juzgo a los personajes ni opto por dar lecciones morales”, dice Daniel Chile. Foto: cortesía del entrevistado
    “Como en otros cortometrajes que he realizado, no juzgo a los personajes ni opto por dar lecciones morales”, dice Daniel Chile. Foto: cortesía del entrevistado

Conversar con el realizador y director Daniel Chile González deviene un placer inefable, sobre todo por el hecho de encontrarme cara a cara frente a uno de los jóvenes creadores audiovisuales más sencillos, humildes y talentosos que conozco, y fuera de nuestras fronteras geográficas, porque también ha llevado su arte a Norteamérica, donde participó en The Oklahoma Cine Latino Festival 2017, y en Europa,  donde ha obtenido éxitos merecedores del más cálido elogio.

Daniel Chile (su nombre artístico) es graduado de la Facultad de los Medios de Comunicación Audiovisual (FAMCA) de la Universidad de las Artes (ISA), miembro de la Asociación Hermanos Saíz (AHS), y autor del laureado cortometraje Tarde para Ramón, entre otros audiovisuales, que han recibido el visto bueno de los cinéfilos insulares y los colegas de la prensa especializada.       

¿Cuáles fueron las motivaciones para escribir el guión del cortometraje Atrapado, donde demuestra su capacidad para atrapar en un guión la esencia de la historia que narra y llevarla a la pantalla grande?

Para este cortometraje tenía un cuestionamiento: ¿Hasta qué punto transgredimos nuestra ética cuando estamos sometidos a una fuerte presión económica? Y me surgió la idea de explorar en el personaje de Roldán, un repartidor de pizzas, con una asfixiante economía doméstica y que se ve envuelto en una encrucijada que pone a prueba su ética y su moral cuando tiene que decidir entre su supervivencia y la de su familia o la vida de otra persona.

Como en otros cortometrajes que he realizado, no juzgo a los personajes ni opto por dar lecciones morales. Exploro el tema para que cada quien se lleve la historia para su hogar, reflexione, se cuestione ciertas cosas sobre la naturaleza humana y sobre el mundo que estamos viviendo, y finalmente, juzgue según la solidez o endeblez de sus principios ético-morales.

Qué criterios utilizó para seleccionar los actores?

 

Desde que escribo el guion pienso en los actores que quisiera que encarnaran mis personajes. El principal criterio que tengo en cuenta es que sean actores honestos, intensos, profundos, y que conozcan el lenguaje del cine. Roldán, el protagónico, es un personaje complejo, con muchos matices, y sentí que Carlos Luis González, actor talentoso y con una extensa carrera, lo podía asumir con inteligencia y verdad. Alicia Hechavarría es una actriz sensible, que trasmite ternura en la pantalla y eso era fundamental para el personaje de Ana. Aramís Delgado y Patricio Wood son dos actores que admiro y con quienes siempre he deseado trabajar; por lo que tuve el privilegio que se entregaran al rodaje con la intensidad y creatividad de dos jóvenes. Para mí, fue un placer que todos integraran el elenco y que aportaran su talento para contar esta historia.

De las anécdotas, experiencias y vivencias ¿podría relatar alguna que dejara una huella?

La principal anécdota que guardo en mi memoria es el hecho de haber podido filmar otra historia y compartir con un grupo de profesionales que se entregaron y dieron lo mejor de sí, unos en el rodaje y otros en la edición y la posproducción. Cuando ves a esas personas que comparten las tensiones propias del trabajo, se entregan a la faena artística, y tejen el sueño entre todos, te das cuenta de lo grande que es el arte cinematográfico, que vale la pena emprenderlo y dedicarse por entero a él. Después, al ofrecerle la obra al “respetable”, en una sala oscura, y sentir las emociones particulares y colectivas, palpar que llegaste a la gente, ¿qué más puedes pedir?

¿Cuáles son sus planes inmediatos en el universo audiovisual cubano?

Mi plan inmediato es volcarme en la escritura de un largometraje; y explorar con más profundidad las complejidades de la naturaleza humana en este tiempo que me ha tocado vivir.

Algo que se la haya quedado el tintero…

Solo dos cosas: recordar que el actor Carlos Luis González fue laureado con un premio internacional por su excelente desempeño artístico-profesional en el cortometraje Atrapado, y que, desde mi adolescencia, he sido atrapado por la magia de las imágenes.