Proyecto sociocultural La Casa de la Décima Celestino García, Pinar del Río

La Casa de la décima, Pinar del Río

ENERO MARTIANO
-Lorenzo Suárez Crespo
-28 enero 2018

En días en que celebramos el hecho de que el Punto Cubano se haya declarado
como Patrimonio Cultural Intangible de la Humanidad, la Casa de la Décima
Celestino García de Pinar del Río ha vivido sensibles experiencias al
participar en variados espacios culturales en los cuales la presencia
martiana ha sido médula y esencia, no solo en nuestros predios, sino en la
Peña Campesina Migdalia Caro, del poblado de Mantua que festeja su Semana de
la Cultura.
Estos encuentros han propiciado la oportunidad de recibir un nuevo texto
martiano que no veía la luz desde 1925 y que en este 165 aniversario del
natalicio de Martí constituye un invaluable regalo a la memoria y las
huellas del Maestro.
Este libro Iconografía de José Martí preparado por Arturo de Carricarte y
publicado en La Habana por la Imprenta del Siglo XX en el año 1925,
reeditado felizmente por el Frente de Afirmación Hispanista de México, no
solo ilustra al lector con fotografías, retratos, dibujos, estatuas,
monumentos, bustos, medallas y monedas, sino que se enriquece con el Canto a
Martí de la poeta patriota Carilda Oliver Labra, extenso poema y décima
introductoria que le rinden merecido culto al Héroe de Dos Ríos.

¿Qué muerto muerto más vivo!
¡Qué muerto, Dios, menos muerto!
¡Qué dormido tan despierto
el Martí definitivo!
¿Qué muerto muerto más vivo!
¡Qué bala mala más mala!
¡Qué bala mala la bala
que saliendo de la guerra
dejó en mitad de la tierra
al que volaba sin ala!
                                      (1953)
Personalidades e instituciones han tenido la posibilidad de recibir este
libro por la donación que nos hiciera el Frente de Afirmación Hispanista de
México y que desde ahora se atesoran en la Biblioteca Provincial Ramón
González Coro, El Archivo de Historia, los museos de la ciudad, así como
escuelas y otros centros culturales, pero sobre todo en los poetas del
Ranchón del Guamá que, con sensible gratitud, este sábado dedicaron sus
versos a tan importante efeméride.
Al recibir la obra martiana no habría mejor ocasión para el vuelo de la
estrofa mágica.

El que volaba sin ala
por los predios de Dos Ríos
se elevó en sus  desafíos
a desdén de furia y bala.
Y cuando abatido exhala
su último aliento de euforia,
jamás le cupo a la gloria
tanto honor y rebeldía
cuando la muerte lo hacía
inmortal para la historia.