Amanecer sin mito

Amanecer sin mito

Etiquetas: 
Medios audiovisuales y radio, Reinaldo Cedeño Pineda, UNEAC, Audiovisuales
  • Imagen del Huracán Sandy.
    Imagen del Huracán Sandy.

Amanecer sin mito es la opera prima cinematográfica del realizador audiovisual Ray Milá, inspirada en el libro La noche más larga. Memorias del Huracán Sandy, compilado por el poeta, escritor y periodista, Reinaldo Cedeño Pineda, vicepresidente de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), en Santiago de Cuba.

Dicho audiovisual, de 18 minutos de duración, lleva a la pantalla grande los destrozos ocasionados en la Ciudad Heroica por el meteoro Sandy, su trayectoria por la provincia, las afectaciones más importantes, así como las labores de recuperación, realizadas —con posterioridad— en esa región oriental del país.

Por otra parte, debe su nombre al falso criterio sustentado por los santiagueros de que las montañas protegerían al territorio de un fenómeno atmosférico de ese tipo, cuando —en realidad— ocurrió todo lo contrario.

El cortometraje finaliza con el video clip Te vamos a levantar, del maestro Cándido Fabré, director de la agrupación musical que lleva su nombre. En ese video clip, el popular cantante oriental formula un llamamiento urgente a la esperanza y al trabajo mancomunado, para recuperar las instituciones y viviendas dañadas por Sandy en la región.

Amanecer sin mito recoge, al igual que el libro en que se inspiró, múltiples entrevistas a los damnificados de Cayo Granma y San Pedrito; personas que abandonaron sus hogares para refugiarse en sitios mucho más seguros para preservar la vida.

En el audiovisual, se comparan los huracanes Sandy y Flora; este último azotó la mayor isla de las Antillas, en octubre de 1963, y es considerado una de las mayores catástrofes que ha sufrido el archipiélago cubano.

Sandy dejó cuantiosas pérdidas a su paso por el territorio, fundamentalmente por los vientos sostenidos de 175 kilómetros por hora, que se ensañaron con la infraestructura de la cabecera provincial.

No obstante, las escenas desgarradoras narradas en Amanecer sin mito, la opera prima de Ray Milá es un canto a la vida, la fe y la esperanza en un futuro mejor, a pesar de las inclemencias naturales o de otra índole que puedan influir —de forma negativa— en el desarrollo socio-económico de nuestro país.