Son y jazz: disparos en la misma diana

Son y jazz: disparos en la misma diana

Etiquetas: 
Músicos, jazz, Jazz Plaza, Pancho Amat, Salón de Mayo del Pabellón, tresero, son
  • Pancho Amat analizó los lazos históricos entre las dos vertientes musicales.
    Pancho Amat analizó los lazos históricos entre las dos vertientes musicales.

El convencimiento pleno acerca de la correspondencia en cuanto a, origen, desarrollo e influencia entre el jazz y el son, se logró gracias a la conferencia inaugural del XI Coloquio Internacional de Jazz, edición del Festival Internacional Jazz Plaza de La Habana, 2015, impartida por el tresero Pancho Amat en el Salón de Mayo, Pabellón Cuba.

Sabemos que el exceso de adjetivos no es recomendable, pero a la hora de valorar la intervención de Amat, no queda más remedio que acudir a estos: magistral, espectacular, didáctica, emotiva, son solo algunas de las sensaciones que trasmitió su locución, convincente gracias a lo exhaustivo del análisis que demostró los lazos históricos entre las dos vertientes musicales.   

Apuntes sobre el jazz y el son: un vínculo histórico en la música cubana, nombre dado a la exposición, es un recorrido etimológico sobre las dos manifestaciones desde la experiencia personal y la investigación aunque el presentador no sea musicólogo.

Derivada de una mezcla de géneros sonoros españoles y africanos, la música cubana se distingue por el gran nivel de improvisación al igual que el jazz, según Pancho. El llamado “tumbao” —secuencia de melodía y ritmo— es cédula fundamental del son, pero, ¿cómo le llegó el aire jazzístico a este? Y es aquí donde entra a jugar un papel importante la emigración norteamericana a Cuba, reveló el llamado “rápido de Güira de Melena”.

Esa influencia, subrayó, llega de los residentes norteamericanos asentados en el Oriente del país, sobre todo, en la Base Naval de Guantánamo. Varios músicos cubanos de la zona, debieron aprender a tocar jazz para satisfacer a la naciente colonia norteña, acostumbrada a bailar esa música. De ahí, esos intérpretes la sumaron al son oriental, que poco a poco fue extendido al resto del país, principalmente en La Habana.

Jugaron un papel ponderante también las llamadas Jazz Band jugaron, ¨aplatanadas en Cuba¨, redujeron la sección de metales, armónica y melódicamente introduciéndose en la música popular cubana, aseguró.

Varios ejemplos de la presencia en nuestra música tradicional fueron ilustrados por Amat mediante el tres.

Músicos cubanos diseminados por el mundo recepcionaron y promovieron desde la perspectiva del jazz, la música cubana, además de de incorporar elementos de este. Entre esos músicos mencionó a Mario Bausá, Pérez Prado, Marcelino Guerra y otros.