Lázara Genes González en La bella cubana

Momentos significativos de la UNEAC en el 2015

Lázara Genes González en La bella cubana

Etiquetas: 
danzón, Asociación de Músicos, La Bella Cubana, UNEAC, sala Villena, Alicia Valdés
  • Esta gran mujer mantiene la vigencia y la actualidad de nuestro baile nacional, y se ha entregado en cuerpo, mente y alma al desarrollo del danzón. Foto tomada de Internet.
    Esta gran mujer mantiene la vigencia y la actualidad de nuestro baile nacional, y se ha entregado en cuerpo, mente y alma al desarrollo del danzón. Foto tomada de Internet.

Lázara es el danzón
Marcelino Arozarena

La promotora cultural Lázara Genes Gonzáles, presidenta del Movimiento Territorial Comunitario Amigos del Danzón fue la personalidad homenajeada en el espacio mensual La bella cubana que, dirigido y conducido por la musicóloga Alicia Valdés Cantero, tuviera lugar en la sala Martínez Villena de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac).

El objetivo fundamental de ese encuentro sabatino es visibilizar no solo la presencia femenina en el universo sonoro caribeño, sino también los géneros musicales que, como el danzón y el chachachá (por solo citar dos ejemplos), han sido olímpicamente silenciados por nuestros medios masivos de comunicación (con honrosas excepciones) y esgrimen el pretexto de que la música tradicional cubana no le agrada a la juventud (claro, si no la escuchan por las ondas hertzianas, ni la visualizan a través de la pequeña pantalla).

En sus palabras de apertura, la maestra Valdés Cantero evocó la memoria de los grandes cultores del danzón en la Perla de las Antillas, y posteriormente, reseñó la trayectoria profesional de la danzonera mayor, quien es maestra primaria, licenciada en Educación por la Universidad de Ciencias Pedagógicas de La Habana Enrique José Varona y miembro titular de la Asociación de Pedagogos de Cuba (APC).

Desde muy joven, se familiarizó con el danzón como bailadora de tan cubanísimo género musical, creado a finales del siglo XIX por el talentoso compositor y músico matancero, Miguel Failde (1832-1921).

Posteriormente, Valdés Cantero leyó varios testimonios donde se valora —desde una óptica eminentemente objetivo-subjetiva— la fecunda labor desarrollada por Genes González para mantener la vigencia y la actualidad de nuestro baile nacional, y además, por entregarse en cuerpo, mente y alma al desarrollo del danzón.

Por otra parte, amigos/as y colegas, que participaron en la actividad emitieron sus opiniones sobre Lázara, quien ha tenido el supremo buen gusto de impulsar la fundación, en todo nuestro archipiélago, de los círculos Amigos del Danzón, cuyos miembros integran una gran familia, unida no solo por el amor a ese género musical, sino también por sólidos vínculos afectivos.

Una vez finalizados los testimonios se le obsequiaron a la danzonera mayor los acostumbrados regalos espirituales a cargo de la maestra Rosario Franco, solistas, bailarines/as de jazz y la compañía Okántomi.

Por último, Lázara Genes González agradeció al auditorio las sinceras muestras de cariño, afecto y respeto hacia su persona, y con sencillez y humildad (rasgos personográficos que la identifican), manifestó sentirse en eterna deuda de gratitud con la maestra Alicia Valdés Cantero, columna vertebral del espacio La Bella Cubana, por ese emotivo homenaje brindado, solo por defender la permanencia del danzón en el pentagrama musical cubano de ayer, hoy y siempre.