A solas con La Mora

A solas con La Mora

Etiquetas: 
Músicos, Moraima Secada, Omara Portuondo, Cuarteto D´ Aida, UNEAC, feeling
  • Escuchar su música hace estremecer el alma.
    Escuchar su música hace estremecer el alma.
  • Nancy Morejón junto a Manuel Jorge, realizador del auiovisual. Fotos de la autora.
    Nancy Morejón junto a Manuel Jorge, realizador del auiovisual. Fotos de la autora.
  • Manuel Jorge junto a las dos hijas de Moraima Secada. Fotos UNEAC.
    Manuel Jorge junto a las dos hijas de Moraima Secada. Fotos UNEAC.
  • Durante la proyeccción del documental. Fotos UNEAC.
    Durante la proyeccción del documental. Fotos UNEAC.

Escuchar su música hace estremecer el alma, vibran los ojos de emoción y se aceleran los latidos del corazón. Su timbre agudo, que llega al misterio mismo de esa melodiosa voz, hasta descubrir que su talento es único y majestuoso, digno de una bella mujer y una genial cantante. Ante tales adjetivos es fácil descubrir a la protagonista, Moraima Secada, quién se le dedicó un documental titulado A solas con su voz del realizador Manuel Jorge y producido por la Octavio Cortazar, estrenado en la sala Villena de la UNEAC ayer en la tarde.

La actividad contó con destacadas personalidades de la cultura como Omara Portuondo, las hijas de Moraima, Clara Moraima y Nildeé, Nancy Morejón, encargda de presentar el audiovisual, Mirtha Ibarra y el equipo técnico de esta producción, entre otras personalidades.

“La Mora” como todos la conocían nació con el don de la música. A la edad de tres años participó en su primer concurso y con diez obtuvo el primer lugar en otro. Su voz años más tardes iluminaría las noches habaneras y haría vibrar hasta el mismísimo viento.

La vida fue dura con ella, perdió a su esposo en el accidente de Barbados poco tiempo después de casada y resultó un golpe fuerte e insuperable, que lo reflejaría hasta en su música. Cuentan los amigos que hablaba de él como si estuviera vivo.

Su personalidad, contradictoria, oscilaba entre la tristeza y la alegría, según afirma su hija mayor Clara Moraima; sin embargo nunca fue pretexto para no atender a su familia, pues cuidaba mucho de la misma.

Por otra parte, Moraima era una auténtica bromista, tenía la chispa de hacer reír a cualquiera y se las ingeniaba para realizar la más jocosa de las bromas, con auténtica naturalidad y la humildad que siempre la caracterizó.

Su voz junto a la de otras cantantes engrandeció al feeling de la Isla, el panorama sonoro de aquella época dorada es historia para la música cubana, digna de intérpretes como Moraima que revuelven sentimientos al escuchar su enérgico timbre. Para esta ocasión la emoción estuvo presente en la sala Villena, pues en más de una ocasión se visualizaban lágrimas de felicidad y aplausos de satisfacción.

Una pieza clave en su historia resulta el Cuarteto D´ Aida junto a Omara Portuondo, su hermana Haydée y Elena Burke. La propia Omara comentó que eran como familia y la experiencia con que contaban hizo proporcionarle sentido armónico a la agrupación. En escena, un show impresionante, reinaban en cualquier espectáculo como diosas, poseían ese brillo natural, el don de la espontaneidad y la gracia para cautivar a los espectadores.

La canción Amigas que tanto éxito ha tenido es cómplice de más de una historia, pues entre otros propósitos, fue concebida para alegrar a Moraima y calmar el dolor aún latente por la muerte de su esposo; entonces la melodía fue éxito rotundo, muchos fueron los escenarios en las que se vio a las tres amigas cantando, los años pasaron, la canción se ganó la eternidad, al igual que Moraima.