Creado en: febrero 20, 2022 a las 10:21 am.

Benny Moré, voz emblemática de la música cubana y universal

Benny Moré / Foto tomada de Arte por Excelencias

En el aniversario 59 del lamentable deceso de Bartolomé Maximiliano Moré Gutiérrez (1919-1963), conocido en todo el orbe como El Bárbaro del Ritmo, quiero evocar —a través de esta crónica— la sagrada memoria de quien legó a la posteridad guarachas, sones montunos, mambos, boleros y todas las sonoridades de la nación cubana, signadas por su voz única e irrepetible.

Instrumentista con formación autodidacta, el también Sonero Mayor de Cuba deviene uno de los referentes de la interpretación vocal en el continente americano, que se destacó considerablemente en escenarios mexicanos, brasileños, estadounidenses, colombianos,  panameños, puertorriqueños y venezolanos

Al incorporarse al conjunto Matamoros, se abrieron las posibilidades del artista insular, quien actuó en los más célebres cabarets de la época, hasta aunar todo el potencial y fama alcanzados, para formar su Banda Gigante en los primeros años de la década del 50 del pasado siglo.

Música, improvisación y coreografías integraban el espectáculo protagonizado por el Benny, quien —bastón en mano— acaparaba aplausos y vítores, mientras que su vida fuera de los escenarios llevaba el sello de disímiles excesos que deterioraron el equilibrio bio-psico-socio-cultural y espiritual en que se estructura la salud humana, y por ende, afectaron —sensiblemente— su calidad de vida.

Ese gigante del pentagrama sonoro universal falleció como consecuencia de la cirrosis hepática, y al morir, dejó grabados en la memoria una veintena de composiciones originales, media docena de discos y temas popularizados hasta la actualidad como Bonito y sabroso, Santa Isabel de Las Lajas, Qué bueno baila usted y Camarera de mi amor.

Tres días antes de exhalar el último aliento, cantó como nunca. Algunos cronistas (entre ellos, el escritor y periodista Rafael Lam), señalaron la vitalidad de esa actuación, que vaticinaba el epílogo de su vida y su adiós definitivo a los escenarios.

El séptimo arte lo acogió en 16 filmes, rodados durante la época de oro del cine mexicano, mientras que la cinematografía de la mayor isla de las Antillas le rindió tributo hace 15 años: el Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC), llevó a la pantalla grande El Benny, interpretado por el carismático actor Renny Arozarena.

La efigie, erigida en su honor, en la ciudad de Cienfuegos, exhibe —desde hace algún tiempo— el reconocimiento de la plataforma turística Tripadvisor, líder —a escala mundial— en la industria del ocio, al situarla en el número 11 entre los 23 destinos de visita obligada en la urbe sureña.

Aclamado por los bailadores y amantes de la música cubana, la auténtica, la verdadera, El Bárbaro del Ritmo cultivó un estilo inimitable, que le mereció formar parte de la lista de los vocalistas antillanos más multifacéticos, y leal a sus orígenes, que nunca ocultó.

¡Gloria eterna al alma noble y buena del sonero mayor Benny Moré!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *