Creado en: julio 21, 2022 a las 09:24 am.

Kiara y la música en el mejoramiento de la calidad de vida de los niños autistas (I)

El empleo de la música en el tratamiento de los niños con trastornos ocasionados por el autismo, mejora su calidad de vida al estimular  sus habilidades sociales, amén de contribuir  a un notable desarrollo en su capacidad de comunicación —tanto verbal como no verbal—, entre otros beneficios asociados a las iniciativas limitadas y las respuestas reducidas o anormales; así como a los comportamientos restringidos y repetitivos, que interfieren en el progreso existencial de los infantes aquejados de esta enfermedad.

En diferentes regiones del mundo, psiquiatras, neurólogos y especialistas asociados a estas ciencias,  aplican la composición musical para tratar autismo, demencia o anorexia, procedimiento basado en la teoría de que el sonido armonioso llega a áreas del cerebro inalcanzables al lenguaje. En Cuba existe incipiente interés por desarrollar la idea de que el sonido musical puede alcanzar zonas del cerebro a las que el lenguaje llega con dificultad.

Inmersa en este tema, Kiara Navarro Torres, recientemente graduada con Diploma de Oro de la Licenciatura en Psicología-Pedagogía emprende una investigación de innovación en los tratamientos psicopedagógicos en niños dentro del espectro autista en los que se incluyen, como instrumento terapéutico, los pulsos binaurales, los cuales surgen a partir de la diferencia de frecuencias que se dan en cada oído de manera independiente, es decir sin interferencias ni combinaciones de frecuencias. Los impulsos nerviosos de cada señal melódica finalmente genera la función conocida como binaural.

Su proyecto la hizo acreedora del Premio al Mérito Científico otorgado por la Universidad de Ciencias Pedagógicas Enrique José Varona por el destacado desempeño durante su práctica laboral y durante la carrera en general, amén de haber sido reconocida como Vanguardia en Cultura y Vanguardia en Docencia.

En su documentado texto titulado La magia del sonido en la Psicopedagogía, Kiara afirma que “la música, desde tiempos inmemoriales ha sido una manera de conectar al hombre con sentimientos y armonizar las relaciones, ya que los sonidos nos vinculan a recuerdos, ideas o placeres. Si bien tiene una melodía, cadencia y una letra, por detrás de estos elementos, también posee una afinación y un conjunto de frecuencias que son las que conforman el sonido que escuchamos, siendo uno de los elementos fundamentales que provocan que ‘sintamos y reaccionemos’. Por esta razón, decidí experimentar con el uso de ‘canciones especiales’ aplicadas a las sesiones psicopedagógicas para niños pertenecientes a la Enseñanza Especial.

Para conocer un poco más sobre un asunto estrechamente vinculado con una de las expresiones artísticas más asociadas al disfrute espiritual del hombre, dialogamos con la joven especialista, quien disertó en torno a los sonidos u ondas binaurales, tema poco conocido y sobre el que ella ha realizado enjundiosos estudios sustentados en el estímulo positivo que estos generan a nuestro cerebro, fundamentalmente en sentimientos y emociones que tienen que ver con el bienestar, la gratitud, la eficiencia y el poder personal; en tanto la  terapia de este tipo de ondas reducen el estrés, la ansiedad o el insomnio a través de un fenómeno auditivo que se produce al escuchar un tono de frecuencia ligeramente diferente en cada oído.

“Comencé a acercarme al mundo de los audios binaurales y sus efectos”

Según Kiara, desde “que comencé mi trabajo como psicopedagoga solía estudiar y escudriñar los más avanzados tratamientos para mejorar mis prácticas con los estudiantes valorados dentro del espectro autista. Así, fui notando que muchas erudiciones y tratamientos internacionalmente usaban el arte y el sonido para llegar más fácil a ellos. Note que dichos niños tenían, por lo general, una especial sensibilidad auditiva y comencé a acercarme al mundo de los audios binaurales y sus efectos, para lo cual examiné diversas investigaciones que empecé  a aplicar en mis propios tratamientos con los infantes. Descubrí que es una herramienta ampliamente utilizada en muchas partes del mundo para distintas afecciones o para facilitar distintas actividades ya sea estimulando la relajación, concentración, memoria o atención”.

En su mencionado escrito, Navarro Torres  —quien desde su práctica laboral investigativa  y posteriormente en su labor postgraduada emplea conocimientos de Fisiología del Desarrollo Humano relacionado con las áreas sensoriales y motoras— subraya que  el autismo es un trastorno de “origen neurobiológico que afecta a la configuración del sistema nervioso y al funcionamiento cerebral, dando lugar a dificultades en dos áreas principalmente: la comunicación e interacción social, así como la flexibilidad del pensamiento y de la conducta.

“En este tratamiento —agrega— uso ‘canciones especiales’, en las que se utilizan  audios binaurales, de los que emanan sonidos que son como ‘latidos’ que operan en frecuencias específicas para estimular determinadas ondas cerebrales. Y es que la música es una herramienta maravillosa para ayudarnos a realizar determinadas tareas. Es casi mágica su influencia y maravillosa la ciencia detrás de ella. Por esta razón, considero que no debe de ser ignorada a la hora de actualizar los métodos que se emplearán en la enseñanza y el tratamiento psicopedagógico que se realiza en el país”.

Ahora, durante nuestro diálogo, Kiara afirmó que “una de las características más flexibles del empleo de frecuencias binaurales es que a la hora de conformar audios, también se puede colocar por detrás una canción y las frecuencias binaurales siguen activas. Ello hace que sea sencillo estimular al niño mientras se divierte. ¡Muchas veces ni notan que les estoy aplicando la terapia binaural! En la mayoría de los casos empleo instrumentales de piano, violines u orquestas. Así mismo, he colocado frecuencias binaurales en pistas de música infantil de Liuba María Hevia para mientras los niños disfrutan de la música y cantan les hacen efecto los binaurales.

“No obstante, pretendo ampliar el espectro y emplearlo en música popular bailable para facilitar el tan importante trabajo de la expresión corporal y la coordinación motora en los niños (incluso en terapias dónde se incluya a la familia)”.

“Las canciones son escogidas de forma especial, donde sean atractivas tanto la letra, como la melodía y el ritmo”

La simpática especialista apuntó que “este proyecto incluye binaurales instrumentales, pero también mantras1 y canciones en español.

“En el caso de los instrumentales siempre son lentos, evocando sensaciones relajantes de paz y enfoque, con el uso de percusión suave, sintetizadores, piano, violines y sonidos de orquestas.

Por su parte, el uso de mantras se enfoca en aprovechar la fuerza enérgica de estas combinaciones silábicas para desarrollar el lenguaje, corregir la pronunciación, fomentar la memoria y la atención, mientras se trabaja la afinación, el ritmo y cadencia.

“Las canciones en español son escogidas de forma especial, donde sean atractivas tanto la letra, como la melodía y el ritmo. Actualmente me encuentro montando En Aras de Vivir, de la compositora Rosa Campo”.

Música en vivo: “una de las aristas más ambiciosas de mi proyecto”

El tratamiento a los niños con música binaural ejecutada en vivo “es una de las aristas más ambiciosas de mi proyecto.  La idea es que, además, se puedan hacer colaboraciones con artistas cubanos para que ejecuten música en vivo mientras se reproducen combinaciones específicas de frecuencias binaurales, según el diagnóstico del individuo a tratar. De esta manera el sujeto percibe de forma más amena, atractiva e interactiva el trabajo psicopedagógico.

“Para este papel, sería ideal el género canción, música clásica y de concierto, temas instrumentales de guitarristas, pianistas en general e incluso, algunos temas de Pop, aunque también se puede emplear el Folk, Jazz, Blues y hasta Soul. Es solo cuestión de hacer conjugar el objetivo de la sesión, con el tono binaural y el género que el artista colaborador defiende”.

Esta emprendedora y culta muchacha ha publicado numerosos artículos sobre este tema en varias revistas, entre estos el titulado El uso de Pulsos Binaurales en los tratamientos psicopedagógicos para niños dentro del Espectro Autista, donde argumenta “que el arte y en particular, la música, tiene el poder de ser un lenguaje que llega a todos y toca hasta los corazones más renuentes. Ello lo demuestra no solo mi experiencia personal sino también el mundo científico al hablar de la influencia de la música en los estados de ánimo y la conducta humana. Esta experiencia transformadora no solo ayudó a los niños en su desarrollo y a la escuela en su evolución, sino que nos renovó a todos los implicados. Profesores felices y padres emocionados son solo algunas descripciones”.

Con usted colaboran técnicos especializados en sonidos musicales para la conformación de audios binaurales. ¿Pudiera referirse a este vínculo?

“Al inicio comencé a trabajar en conjunto con especialistas en electrónica, sonidistas y productores musicales fundamentalmente en el empleo de programas profesionales  variados para la confirmación de los audios binaurales. Ello es debido a la elaboración de listas de reproducción específicas creadas según el diagnóstico previo de cada persona a tratar, lo que presupone trabajar con la curva de filtro propuesta para la mezcla ascendente de grabaciones binaurales y acomodarlas a la reproducción en altavoces, en lo que hay que tener en cuenta la función de transferencia que expresan a través de la cabeza, los oídos (y también el torso) que pueden afectar la transmisión de una señal acústica desde una fuente de sonido a los tímpanos, además del proceso de ecualización correspondiente y la simetría en la aplicación.

“El lado de la cabeza más cercano a la fuente de sonido proporciona una reflexión que provoca una acumulación de presión en el rango de frecuencias medias. En el lado opuesto de la cabeza, se produce algún efecto de sombreado en el mismo rango de frecuencia. Por eso igualmente tenemos cuidado en la colocación de altavoces y con las características del local, para lo cual recibo ayuda del ingeniero de sonido y mezclas de audio Harold Miguel Arrechea Sierra, que es quien hace los binaurales conmigo.

“Actualmente tengo personal fijo, trabajo con un acreditado estudioso del sonido, la producción y la música en vivo, Ernesto Alejandro Asenjo Fernández, psicólogo de carrera base y DJ. Le paso las frecuencias elegidas para trabajar cada dificultad y estimular las potencialidades según el diagnóstico, se crean las pistas individuales, se valora su calidad entre él y yo, para luego crear la lista de reproducción para cada caso. También hacemos aplicaciones en vivo con los niños, dónde a mis señales manuales y otras señas especiales previamente acordadas (para no interrumpir el proceso o variar la atención del infante) vamos variando los pulsos binaurales según la respuesta del niño, ya que no en todos los casos reaccionan de la misma forma.

“Me encuentro además practicando y aprendiendo mucho en el Centro de estudios del Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT), para yo misma ser sonidista y trabajar con sistemas de audio y grabación, ya que al estar al frente de este proyecto, se me hace imprescindible la actualización, especialización y preparación en esta zona de la ceación”.

¿Qué vínculos establece su proyecto con otras esferas de la cultura?

“Igualmente me vinculo al baile y la expresión corporal, ya que a través de estas áreas trabajo la coordinación motora, la imitación, la socialización, la memoria y la atención. Asimismo con la improvisación puedo evaluar ciertos elementos que hablan del estado de desarrollo psíquico y social del niño.

“Por otro lado, la Televisión Cubana me ha dado la oportunidad de acercarme al mundo del sonido en este medio, particularmente en cine y producción audiovisual, lo cual puede propiciar mi desempeño tanto en espectáculos en vivo como a la hora de realizar los audios binaurales. Allí aprendí cómo realizar las mezclas y aplicar los sonidos, escoger minuciosamente la música para evocar emociones y sensaciones más eficazmente.

“Con la esfera de la educación también me relaciono fuertemente, ya que empleo métodos didácticos  y pedagógicos cubanos aprendidos en la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad Enrique José Varona, para acotejar y aplicar eficientemente los tratamientos psicopedagógicos.  Puedo decirte, además, que mi postgrado en Psicodrama, cursado en la Facultad de Psicología en la Universidad de la Habana, ha sido soporte de la estructuración de mis tratamientos y punto de encuentro con la actuación y la exposición teatral.

“Por su parte, las neurociencias y el apoyo de instituciones como el Centro Internacional de Rehabilitación  Neurológica (CIREN) han sido claves para el desarrollo teórico y práctico de los tratamientos psicopedagógicos con terapia binaural y para la actualización de métodos y técnicas específicas, que hoy incluyo en el desarrollo de mi tesis doctoral.

1 El mantra es una palabra sánscrita que tiene como objetivo relajar e inducir a un estado de meditación en quien canta o escucha. Está conformada por dos expresiones “mantra” que significa “mente” y “tra” que expresa “liberación”. En la meditación, se trata de una combinación de sonidos de palabras, silabas o grupo de ellas que liberan la mente de lo material o de la experiencia mundana. El término mantra identifica al conjunto de versos y prosas que son consideradas como una oración que sirven para alabar a los dioses. Este vocablo se utiliza en las civilizaciones hindú y budista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *