Acosta Danza: puente cultural desde el baile

Acosta Danza: puente cultural desde el baile

Etiquetas: 
Escénicos, Acosta Danza, Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso
  • “Tenemos mucho legado para inspirarnos”, manifestó Carlos Acosta.
    “Tenemos mucho legado para inspirarnos”, manifestó Carlos Acosta.

“A partir de aquí pienso hacer otra cosa, una compañía como esta es un intento de comunicar mi filosofía sobre el baile, traer ideas nuevas y crear puentes”, afirmó el reconocido bailarín cubano Carlos Acosta durante la presentación, en la sala Alejo Carpentier, de Acosta Danza en el Gran Teatro Alicia Alonso, proyecto danzario que dirige.

Después de haber estrenado Tocororo, fábula cubana, su primera obra como coreógrafo, el artista decidió fundar esta compañía —a finales del 2015 — en lo que él llama una transición en su carrera como bailarín, para asumir la dirección y creación coreográfica.

El también Premio Nacional de la Danza  subirá a las tablas del Gran Teatro Alicia Alonso con el espectáculo Acosta Danza Premiére, debut oficial de la compañía, que asume, durante más de una semana, estrenos y reposiciones de ballet clásico y danza contemporánea sin renunciar a los más exigentes aspectos técnicos como son el vestuario, las luces y decorados. Esto será a partir del 8 de abril hasta el 17 del mismo mes.

Quizá sea una de las últimas veces que el público cubano lo vea danzar, pues confiesa ya no sentirse como antes y desea dedicarse, de lleno, al trabajo con este proyecto, hecho ya realidad, “quiero que el público me vea tirando los últimos cartuchazos sobre el escenario”, manifestó.

El programa está divido en dos secciones: una contemporánea y otra clásica. La primera —8 al 13 de abril— está compuesta por 5 obras en las que se incluyen Alrededor no hay nada, con coreografía de Goyo Montero sobre un poema de Joaquín Sabina y Vinicius de Moraes; De punta a cabo, dirigida por Alexis Fernández (Maca), a partir de la obra musical La Bella Cubana de José White y Omar Sosa.  

En la selección clásica, por supuesto que no podía faltar El Lago de los cisnes, con la coreografía de Lev Ivanov y Martus Petisa; La Sílfide con el sello de August Bournonville y Carmen, pas de deux, con la dirección Acosta. Sobre está última aclaró que será diferente a la estrenada por él en el London Coliseum, en diciembre de 2015, “claro que no será igual, ahora son bailarines cubanos los que interpretarán; está más pulida y sintetizada, fue todo un reto”, afirmó.

Acosta Danza está compuesta por 25 bailarines —seleccionados rigurosamente por él— clásicos y de danza contemporánea. Su joven director refleja coreográficamente la riqueza y variedad cubana: “se trata de ver esa mezcla y a través de ella crear una identidad dentro del baile, tanto clásico como contemporáneo, es buscar lo cubano dentro de eso, tenemos mucho legado para inspirarnos desde lo mínimo y lo conceptual; también encontrar identidad propia dentro de este mundo tan globalizado”, aseguró.

Para lograr este sueño, Carlos Acosta ha realizado una fuerte preparación a sus danzantes, que incluye talleres de varios géneros (flamenco, bailes populares, etc.) y actuación, conjuntamente con la práctica del ballet clásico, “se compara con el nivel de exigencia del Ballet Nacional. La idea y el sueño es preparar un bailarín que pueda asumir cualquier arista del baile: si se necesita un bailarín de hip hop, ahí lo tenemos; de flamenco, igual; esa es la idea”, declaró.

Respecto a la filosofía de trabajo expresó “deseo que el bailarín se muestre común y corriente como cualquier mortal, no tan estilizado, quiero romper con esa imagen, va a requerir tiempo pero lo intentaremos”.

Con solo cuatro meses de ensayo asume un ambicioso programa artístico para que el público cubano y el foráneo, así como promotores y directores de afamados grupos del mundo asistan a ver el estreno de su compañía, entre los que se destaca el City Center de New York.

Desde ya, el artista prevé una gira nacional y foránea para dar a conocer su nuevo proyecto. Específicamente coordina una actuación en el City Center de New York y una gira por Europa que incluye el Royal Ballet de Londres, su casa eterna.

Acosta Danza aspira a insertarse en el panorama danzario cubano. Tiene el concilio del Ministerio de Cultura, el Consejo Nacional de Artes Escénicas, el Centro de Danza de La Habana y el apoyo irrestricto de mentores como el Teatro Sadler’s Well de Londres y Valid Productions.