Andrea Doimeadiós: talento, entrega y sencillez

Andrea Doimeadiós: talento, entrega y sencillez

Etiquetas: 
Centro Cultural Bertolt Brecht, Premios Aquelarre
  • La actriz en la obra La cita. Foto: Cortesía de la entrevistada
    La actriz en la obra La cita. Foto: Cortesía de la entrevistada

La cuarta edición del Encuentro de Pensamiento y Creación Joven en Las Américas “Casa Tomada” efectuado en Casa de las Américas acogió esta vez, entre otras propuestas, a La cita, una obra de teatro escrita e interpretada por  la actriz cubana Andrea Doimeadiós, quien fue acompañada en la actuación por Venecia Feria y contó con la dirección del destacado actor y humorista cubano Osvaldo Doimeadiós.

A propósito de la presentación de esta pieza teatral en Casa Tomada, conversamos con la joven Andrea, quien nos comentó acerca de su experiencia en este evento y nos puso al tanto de lo que ha pasado y lo que sucederá más adelante con esta obra de humor y reflexión que tan buena acogida ha tenido tanto en la crítica especializada como en el público.

¿Por qué decides presentar tu obra La cita en el evento Casa Tomada?

Todo empezó por una invitación que nos hacen; porque algunos organizadores del evento ya habían visto la obra en la temporada que tuvo en el teatro Bertolt Brecht. Y aceptamos, por supuesto, formar parte de Casa Tomada.

¿Qué implicación has tenido con Casa de Las Américas?

Casi ninguna, porque esta es la primera vez que participamos en el evento. Antes había conocido sobre este, pero no había participado directamente. Es la primera vez que formo parte de Casa Tomada.

¿Qué expectativas tenías con la presentación de tu obra en este evento?

Realmente esperaba un poco más de promoción de la obra; pero si estamos contentos, porque el último día asistieron muchas de las personas que formaron parte de Casa Tomada. Esta fue una función muy bonita y el público estuvo muy conectado con la obra.

Cuéntame un poco sobre el recorrido que ha tenido la obra, desde su concepción hasta la puesta en escena y su aceptación por el público.

Todo empezó porque, cuando me gradué de la Escuela Nacional de Arte (ENA), quería hacer humor, trabajar con mi papá y que me dirigiera; pero él me dijo que tenía que escribir algo. Y entonces, en ese proceso de escribir las escenas estuve dos años; hasta que Laidi Fernández de Juan me invita a su peña Miércoles de Sonrisas en el Centro Dulce María Loynaz. Ahí, en la peña, invito a Venecia Feria para que lea los textos conmigo. Cuando sentimos el calor del público y la buena respuesta que tuvieron los textos, decidimos empezar el montaje de la obra.

El montaje fue durante un año porque ella tenía sus proyectos, mi papá otros, y yo estaba trabajando en la obra de teatro Harry Potter se acabó la magia, y estaba grabando la película de Patricia Ramos El Techo.

Estrenamos el 4 de abril de este año 2017 en el Bertolt Brecht y tuvimos funciones durante tres meses. Fue una temporada muy bonita en la que asistió muchísimo público.

También hemos presentado la obra en Fábrica de Arte Cubano. Hemos estado programados en algunos eventos como Casa Tomada y Traspasos, el festival del ISA. Estuvimos de gira por Camagüey, Holguín y Santiago de Cuba hace poco. Ahora en octubre vamos a estar en el Festival Internacional de Teatro de La Habana; y, a finales del mes y principios de noviembre estaremos en Fábrica de Arte Cubano presentando la obra.

Coméntame un poco sobre los premios Aquelarre que obtuvo la obra como Mejor Espectáculo y Mejor Guion…

Me sorprendió muchísimo. Y el premio a Mejor Guion me sorprendió más, porque son textos que escribí por ocio, por escribir ideas que me venían a la mente; pero sin el propósito de “voy a escribir esto para montarlo”. No esperaba ese premio para nada. Me sorprende mucho y me pone muy contenta; y me anima a seguir escribiendo otras cosas para próximos montajes. Pero realmente nunca me esperé ese reconocimiento.

¿Hasta qué punto crees que un actor debe comprometerse con la realidad que le circunda y mostrarla al público?

Yo creo que todo el tiempo tenemos que estudiar lo que estamos viviendo y tener un punto de vista definitorio de qué estamos haciendo, por qué lo estamos haciendo y qué estamos diciendo con nuestro trabajo. Hay que criticar la realidad; y cuando digo criticar, lo digo en el sentido de cuestionarnos nuestra realidad. Yo creo que el actor, mientras más se cuestione todo lo que vive y lo que está queriendo decir, va a ser mucho más completo. De nada vale que nos paremos en un escenario a repetir un texto como si fuéramos un títere; eso no tiene sentido.

Es fundamental que tengamos una idea que defender; aunque se vuelve difícil si nos traban y si no tenemos un espacio propio. Así va a ser imposible que un joven creador pueda tener voz propia y defender una idea, porque a veces queremos hacer un proyecto pero tenemos cuidado con poner alguna idea que nos puedan censurar. Es triste que a un joven creador se le tache, se le impida ser sincero del todo; porque hay un grupo de jóvenes que también quiere formar parte de la cultura. Criticar la realidad no significa rechazarla, significa amarla y querer cambiarla; y hay una voz ahí que necesita tener un lugar; y el derecho de defender lo que uno quiere es fundamental. 

¿Qué actores y directores internacionales prefieres?

Me gusta mucho Woody Allen, Dustin Hoffman…, Ingmar Bergman por las actuaciones de sus películas y sus guiones. También me gusta mucho Natalie Portman, Meryl Streep… Imagínate, es una lista tan grande de actrices que me gustan… Pero creo que siempre hay que tener claro los buenos referentes. Hay mucha gente que admiro y sigo lo que hacen, tanto en Cuba como en el extranjero.

¿Qué personaje te gustaría hacer y qué personaje no te gustaría hacer?

No me gusta hacer algo que he hecho algunas veces ya: “la alumna de pre” que tiene escenas muy sencillas. Me gusta que sea difícil, que sea un reto. Hasta ahora el mayor reto que he hecho — además de La cita que es un trabajo muy difícil— es el personaje que interpreto en Harry Potter se acabó la magia, porque exigió mucho de mí y en una zona que nunca había explorado.

Un personaje que me gustaría hacer es Ofelia de Hamlet. Va a ser muy difícil; porque, que se haga esta obra en Cuba, es casi imposible. Pero es un personaje que me gusta mucho y no quisiera morirme sin hacerlo.

¿Le pones un poco de ti a tus personajes o le pones un poco de tus personajes a tu vida?

Una siempre trabaja a partir de sus vivencias; de ahí parte el método de Stanislavski. No dejamos de ser nosotros para convertirnos en otra persona, sino que somos nosotros mismos con nuestras propias emociones y vivencias, las cuales se adaptan al personaje. Entonces a partir de ahí se va construyendo otra personalidad, otra forma de decir, de hacer, de moverse…

¿Cuál es tu mayor aspiración como artista?

Es difícil porque en Cuba no hay la cantidad de cine que uno quisiera, ni la cantidad de propuestas interesantes que uno quisiera. Sería muy feliz si tuviera grandes oportunidades en estos momentos. Ya las he tenido, pero ojalá siempre sea así, porque la carrera de los actores es muy incierta; hoy tenemos trabajo, pero mañana no tenemos. No es algo regular, depende de muchos factores; depende de que piensen en ti, de que tengas suerte, de que tengas el talento y de que estés en el lugar y el momento correcto.

¿Cuál es tu película favorita? ¿Por qué?

Me gusta mucho Mar adentro por el trabajo que hizo Javier Bardem. Pero he visto muchas veces Todo sobre mi madre de Pedro Almodóvar,  porque creo que es una película con un nivel de actuación altísimo y muy teatral. Pero de las últimas películas que he visto y la que más recuerdo es Ya no es antes de Lester Hamlet, porque el trabajo de Isabel Santos y de Luis Alberto García es realmente de premio; y es una película que siempre menciono porque yo quedé impresionada con el trabajo de ellos dos.