Armando Hart Dávalos: 87 años luchando por una “Cuba cubana por siempre”

Armando Hart Dávalos: 87 años luchando por una “Cuba cubana por siempre”

Etiquetas: 
Escritores, Armando Hart, Homenaje
  • Distinción especial para Hart Dávalos por sus múltiples aportes a la cultura cubana en la UNEAC. Fotos Luis Bruzón
    Distinción especial para Hart Dávalos por sus múltiples aportes a la cultura cubana en la UNEAC. Fotos Luis Bruzón
  • Distinción especial para Hart Dávalos por sus múltiples aportes a la cultura cubana en la UNEAC. Fotos Luis Bruzón
    Distinción especial para Hart Dávalos por sus múltiples aportes a la cultura cubana en la UNEAC. Fotos Luis Bruzón
  • Distinción especial para Hart Dávalos por sus múltiples aportes a la cultura cubana en la UNEAC. Fotos Luis Bruzón
    Distinción especial para Hart Dávalos por sus múltiples aportes a la cultura cubana en la UNEAC. Fotos Luis Bruzón
  • Colección de 16 tomos: Cuba, una cultura en revolución. Fotos Luis Bruzón
    Colección de 16 tomos: Cuba, una cultura en revolución. Fotos Luis Bruzón

Un homenaje a la vida y la obra del destacado intelectual revolucionario cubano Armando Hart Dávalos se realizó en la sala Rubén Martínez Villena de la UNEAC en la mañana del día de su cumpleaños, este martes 13 de junio, celebrando sus 87 años. Con la presencia de José Ramón Fernández, compañero de luchas en la dirección de la Revolución, el vicepresidente primero de la UNEAC, Luis Morlote, y otros destacados intelectuales y personalidades de la cultura cubana se presentó también la colección “Cuba, cultura en revolución” que recoge en 16 volúmenes gran parte de sus intervenciones y escritos.

La celebración se inició con fragmentos del documental de Rolando Almirante Pasión por Cuba, que presentó detalles de sus orígenes revolucionarios: desde las luchas contra la dictadura de Batista en la Universidad de La Habana, su extraordinaria labor como ministro de Educación y de Cultura y en la difusión del pensamiento martiano, culminando con las reflexiones del ministro de Cultura Abel Prieto al destacarle como “una de las figuras más admirables de la generación del centenario”.

Las palabras de homenaje estuvieron a cargo del narrador y poeta Omar González Jiménez, destacado dirigente de la cultura durante las últimas décadas, quien expresó el alto honor que le ha correspondido ante la admiración que profesa por una personalidad que ha estado “en el epicentro de la Revolución Cubana” desde sus orígenes, siendo aún muy joven.

Lo caracterizó como un hombre audaz y temerario, con un alto sentido de justicia –inculcado desde la cuna– y una sensibilidad y vocación especial para trabajar por la cultura del pueblo. Resaltó varios momentos de su vida que pueden servir de inspiración para artistas y revolucionarios –como su labor en la clandestinidad, la prisión y su fuga– pero, más que todo, por haber tenido en sus manos la organización de acciones trascendentales para la historia de la Revolución.

Entre ellos destacó haber sido ministro de Educación para organizar uno de los acontecimientos culturales más importantes de la historia revolucionaria: la legendaria Campaña de alfabetización; más tarde, en fecha tan significativa como el 30 de noviembre de 1976, haber sido designado como primer ministro de Cultura, que significó “una alegría para todos” y con quien “todas las puertas cerradas se abrieron”.

Resaltó el legado que ha dejado su obra en el Ministerio de Cultura hasta la actualidad y para el futuro, tanto en Cuba como en otras latitudes: desde la estructura del Ministerio, que tuvo una modernidad inusitada, hasta el sistema de instituciones y eventos, la red de bibliotecas escolares y laborales –con una coordinación permanente con el Ministerio de Educación–, el desarrollo de la enseñanza artística como sistema, entre otros.

“En la silla de ministro se sentó la cultura”, sentenció, destacando que no faltó su apoyo para cuanto hiciera falta en el desarrollo cultural del país, en la sistematización del estudio de la historia del pensamiento cubano, en la forma de “hacer política in situ”, pues cada una de sus intervenciones se convertían en directivas a seguir y en texto de referencia para el futuro.

De este legado habló su compañera de vida, la Dra. Eloísa Carreras, al referirse a la colección de 16 tomos Cuba, una cultura en revolución –que fuera presentada en la 26ta Feria del Libro de La Habana 2017– la cual porta una información de gran utilidad, pues contiene gran parte de sus artículos, discursos e intervenciones, muchos de ellos inéditos o semipublicados.

Consideró este trabajo de gran trascendencia para difundir sus ideas, que representan la caracterización más exacta de “la política cultural de la Revolución cubana de Fidel” –como fuente inspiradora principal de su obra–, para que llegue a nuevos y más amplios públicos, para enfrentar los retos emancipatorios que enfrenta Cuba y Latinoamérica, para el presente y para el futuro. En ese sentido, destacó la modestia de Hart, quien nunca quiso que se publicaran sus textos ante la indicación expresa de no hacerlo en detrimento de la publicación de otros artistas y escritores.

Al calor de los debates por lograr “la salvaguarda de nuestra excepcional historia y tradición” fue que se hizo posible esta recopilación, que incluye desde las razones para alcanzar la unidad de todas las fuerzas de oposición a Batista bajo el liderazgo indiscutible de Fidel hasta las características y circunstancias históricas del origen de la Revolución cubana y su permanencia hasta la actualidad.

Sin embargo, señaló que su significado mayor no está en la belleza y pulcritud poética o intelectual de los textos –que los tiene, desde luego– sino en que son “la expresión acabada de los valores y la ética en la que se inspiraron los hombres que, como Hart, dedicaron cada segundo de sus heroicas, preciosas y genuinas existencias a darlo todo por la fidelista y martiana patria que se dispusieron a defender”.

Indicó que el resultado no es exhaustivo ni concluyente pues queda aún por hacer entre tantos sucesos históricos en los que participó, muchos de ellos como protagonista. “Los textos en su totalidad vienen a ser una propuesta al diálogo de generaciones sobre el futuro de Cuba y el mundo”, resaltó, desde el bando de los que aman y construyen con la verdad, en la guerra de pensamiento que se nos hace y en la que se juega la desmemoria de las más jóvenes generaciones de cubanos.

“Armando, en fin, desde estas –sus y nuestras– páginas nos invita a sumarnos a su ofensiva en su propuesta cubana, fidelista, martiana, latinoamericana y antiplattista; para que no solo defendamos, sino que desarrollemos una «Cuba cubana por siempre»”, concluyó.

A pesar de la tristeza colectiva por la reciente desaparición física del destacado intelectual Fernando Martínez Heredia –inolvidable e imprescindible, a quien se le dedicó un minuto de silencio al iniciar la actividad– el homenaje sirvió para celebrar al hombre que, como dijera Miguel Barnet, “lleva un nombre que ya está en los museos y en la leyenda, que no se puede separar de la Revolución Cubana, de la cultura cubana, de la vida de los escritores y artistas con los cuales ha mantenido un vínculo vivo y fértil, un vínculo entrañable”.