Arte y Naturaleza, lo virtuoso

Arte y Naturaleza, lo virtuoso

Etiquetas: 
: Plásticos, muestra personal, naturaleza
  • Obras de la muestra Arte y Naturaleza. Fotos del autor
    Obras de la muestra Arte y Naturaleza. Fotos del autor
  • Obras de la muestra Arte y Naturaleza. Fotos del autor
    Obras de la muestra Arte y Naturaleza. Fotos del autor

Arte y Naturaleza es el título de la muestra colectiva que desde el pasado 5 de junio ocupa a céntrica galería La Moderna, con motivo de la celebración por el Día Mundial del Medio Ambiente.

Organizada y curada por el Proyecto Cabrales del Valle la exposición está integrada por 63 fotografías a color y en blanco y negro, de mediano y pequeño formato, de 50 artistas del lente entre neófitos y consagrados.

Loable es el propósito y discurso de Arte y Naturaleza. Como el acto de captar y compartir las disimiles relaciones que se dan entre el hombre y su entorno vital.

Variadas como las naturalezas mismas, son las propuestas, los objetivos a fotografiar, las miradas y soluciones técnicas que se muestran. Unas capturan la majestuosidad del paisaje cubano, como postales, para ilustrar revistas de turismo ecológico, o hasta catálogos de botánica o zoologías. Otras asombran por la congelación de un instante o el zoom de un detalle, imperceptible por nuestra agitada y frívola mirada al rincón, al abajo y al debajo, a nuestras micro-esencias. Entonces, notamos que un perro callejero, hambriento de nuestra atención, es tan naturaleza como un colibrí colectando el néctar de una flor.

Mientras me detenía frente a las más experimentales, fotomontajes que son como poemas, como una en blanco y negro en que un retoño brota de un ombligo de mujer… me llamó la más pequeña de mis niñas, “papito, ven, ese mono está llorando”. Era un chimpancé encuadrado por los barrotes de una jaula, y aunque no le brotaba lágrima alguna, ciertamente su mirada expresaba un gran dolor…

Al otro día, compartía con mis pequeñas en un parque y sobre un banco descubrí un caracol vivo, con babosa. Le rocié un poco de agua y las llamé: “niñas, miren qué maravilloso” les decía en lo que fotografiaba y firmaba como bajaba por el borde, se ponía boca abajo y no se caía… Entonces irrumpieron dos muchachitos, que asombrados de que mirábamos absortos esa simpleza, la tumbaron entre risas. Los critiqué, pero de todos modos lo tomaron, les insistí en ponerlo en un lugar húmedo y sombreado, pero se la llevaron. Ya de lejos los vi golpear al caracolito.

Entonces recordé la exposición en La Moderna, reflexioné en lo virtuoso de Proyectos como el Cabrales del Valle y cuán bueno resultaría que muchachos como los del parque pasaran por Reina #53, frente al Parque Curita, y se sumergieran en Arte y Naturaleza. Por su bien y por el del Mundo.