Bailando en Cuba: Tire su pasillo

Bailando en Cuba: Tire su pasillo

Etiquetas: 
Medios audiovisuales y radio, música popular bailable, televisión cubana
  • Bailando en Cuba sale al aire el domingo en la noche por Cubavisión.
    Bailando en Cuba sale al aire el domingo en la noche por Cubavisión.

Bailando en Cuba: una reflexión necesaria

Existen varios refranes populares de diversas latitudes que sustentan el nacimiento de la sabiduría, a partir del reconocimiento de los errores.

El equipo de dirección de Sonando en Cuba no se dejó llevar por los altos índices de teleaudiencia y de gusto, sino que sostenidamente se realizó un análisis de los comentarios de los públicos, tanto por encuestas como por lo que escribían en las diferentes web.

No me cansaré de decir que esos resultados no son la verdad absoluta (si esta existe), porque excepcionalmente se han realizado en Cuba estudios de teleaudiencia con todo el rigor que amerita esa acción, no para dar lo que el público quiere, sino para saberlo y brindarle ofertas  que contribuyan a elevar su gusto estético. En lugares donde son  realizadas por firmas de los más diversos productos, lo que se busca es vender un  colchón o una aspirina.

Pero, me desvié del tema: Bailando en Cuba, tire su pasillo está realizado por el mismo equipo que  logró que nuestra  música sonara.  Ese grupo con Manolito Ortega como director y RTV Comercial en la producción, no echó a un  lado las experiencias precedentes ni las buenas que fueron mayoritarias, ni las malas, que las hubo.

De ahí que este primer programa me haga apostar por su éxito. Empiezo por los conductores

Camila Arteche, Leo Benítez y Carlos Solar son los conductores, que en el caso de Leo (el popular Maykel Junior) ha confesado que estudia cada bocadillo como si fuera un personaje de ficción, lo que tiene que interpretarse a sí mismo. Carlos Solar ha trabajado en el Canal Habana y Camila Arteche  es un rostro conocido de la televisión, pero alejada de las cámaras desde hace un tiempo.

Aún no puedo decir que son conductores impecables, habrá que ver cuando empiece el fuego de las presentaciones en vivo, pero por lo menos tienen buena dicción, articulan bien y constituyen un  balance racial y de género. Y muy importante: no interactúan con el jurado y no darán opiniones,  están como facilitadores entre una escena y otra.

Vladimir Barberán es el director de fotografía  y Roclan González se encarga del montaje coreográfico. Ambos en la primera entrega demostraron que  pueden ser buenos pilotes de Bailando en Cuba.

¿Qué decir del jurado?. Tres MAESTROS de la danza: Lizt Alfonso, Santiago Alfonso y Susana Pous, y que no serán parte, solo jueces de principio a fin. Desde su primera aparición demostraron que van a enseñar pero sobre todo a señalar lo bueno y lo malo. ¿Son infalibles?. No, ningún ser humano lo es.

El vestuario de todos, conductores, bailarines, jurado estuvo bien escogido, como los peinados y el maquillaje, se nota que esos especialistas trabajan juntos desde hace tiempo. La escenografía se montó en uno de los salones del Circulo Cristino Naranjo, con las luces apropiadas y unos buenos tiros de cámara.

Vimos a las primeras ocho parejas, son dieciséis en total de varias provincias y la competencia es un todos contra todos. Los muchachos que competirán, siempre un aficionado y un profesional, estarán preparados por  coreógrafos capaces que han montado buena música cubana de todos los géneros.

Supongo que a partir del tercer programa, con la competencia en sí, el programa tenga más ritmo, sí más ritmo, porque si a Usted no le gusta el baile ver  una pareja tras otra tirando un pasillo, sin otro ingrediente, sería monótono a pesar de los ritmos internos del programa. En fin (y si me equivoco lo diré) apuesto por Bailando en Cuba que se parece a… Cuba, con una visualidad moderna.

Tomado de Cubadebate