Ballet Nacional de Cuba cerrará Temporada de la Danza en Cienfuegos

Ballet Nacional de Cuba cerrará Temporada de la Danza en Cienfuegos

Etiquetas: 
Escénicos, Cienfuegos, Teatro Tomás Terry, Ballet Nacional de Cuba
  • Paquita, una de las obras a presentarse por el cierre de la XV Temporada de la Danza en el teatro Tomás Terry.
    Paquita, una de las obras a presentarse por el cierre de la XV Temporada de la Danza en el teatro Tomás Terry.

Bajo la dirección de la prima ballerina assoluta Alicia Alonso, el Ballet Nacional de Cuba (BNC) actuará en Cienfuegos durante el próximo fin de semana, para de ese modo clausurar la XV Temporada de la Danza del teatro Tomás Terry a través de tres montajes que formaron parte del programa especial de la afamada institución dancística para el verano 2016 en homenaje al aniversario 90 de Fidel, y en algunos casos también resultaron incluidos en el recién celebrado Festival Internacional de Ballet de La Habana.

Las puestas en escenas de las piezas Dionaea, Percusión para seis hombres y Paquita (grand pas) son las previstas dentro del programa del 26 y el 27 de noviembre en la Perla del Sur.

Con la música de Heitor Villa-Lobos, Dionaea, el relato dancístico anclado a la alegoría de la planta carnívora cuyos tentáculos móviles aprisionan los insectos que a ella se acercan, es una conocida pieza del BNC y obra cenital del coreógrafo cubano Gustavo Herrera, fallecido en enero de este año en México, mediante la cual arrancará la presentación cienfueguera.

Estrenada a finales de la década de los 60 del pasado siglo en Norteamérica por el Harkness Ballet, en Percusión para seis hombres, con coreografía de Vicente Nebrada y música de Lee Gurst, predominan los instrumentos de percusión que originan regios movimientos de jóvenes intérpretes masculinos.

La versión completa de Paquita tuvo su estreno en la Ópera de París en 1846, con coreografía de Mazilier y música de Deldevez. El ballet, que contó en su estreno con Carlotta Grisi en el rol titular, desarrollaba una sencilla historia de amor en dos actos y tres escenas, que transcurrían en la España ocupada por Napoleón. En 1881, en San Petersburgo, el francés Marius Petipá encargó al austríaco Ludwig Minkus que compusiera una nueva música para el pas de trois y el grand pas. Estos fragmentos coreografiados por Petipa siguen presentándose, con distintas versiones, en el repertorio de numerosas compañías del mundo, a la manera de la nuestra.

Paquita (grand pas), en base a la coreografía de Petipa y con la música del referido Minkus, se beneficia de los magníficos diseños de Salvador Fernández.