Caguayo: veinte años de trabajo creativo

Caguayo: veinte años de trabajo creativo

Etiquetas: 
Plásticos, Fundación Caguayo, Casa del Alba Cultural, Alberto Lescay
  • Coloquio sobre la Fundación Caguayo en la Casa del Alba Cultural.
    Coloquio sobre la Fundación Caguayo en la Casa del Alba Cultural.
  • Coloquio sobre la Fundación Caguayo en la Casa del Alba Cultural.
    Coloquio sobre la Fundación Caguayo en la Casa del Alba Cultural.
  • Coloquio sobre la Fundación Caguayo en la Casa del Alba Cultural.
    Coloquio sobre la Fundación Caguayo en la Casa del Alba Cultural.
  • Coloquio sobre la Fundación Caguayo en la Casa del Alba Cultural.
    Coloquio sobre la Fundación Caguayo en la Casa del Alba Cultural.

Veinte años en la vida de una institución es mucho tiempo, más si la contribución para preservar la identidad nacional tiene impacto en tantas personas. En el movimiento de las artes visuales cubanas.

La Fundación Caguayo, bajo la tutela del escultor Alberto Lescay, celebra sus dos décadas de trabajo infatigable con una reunión de amigos en la Casa del Alba Cultural de la Capital. Durante el coloquio, los asistentes conocieron de los días fundacionales, de aquellos en los que el entonces ministro de Cultura, Armando Hart y otros intelectuales cubanos apostaron por un proyecto totalmente renovador, de los momentos difíciles que envolvieron la época de dificultades económicas para el país, de cuánto se ha logrado y aquello con lo que aún se sueña por alcanzar.

Nacida con la construcción de la Plaza de la Revolución Antonio Maceo, en Santiago de Cuba, y desde entonces constituida como la Fundación para las Artes Monumentales y Aplicadas, la organización no gubernamental, sin fines de lucro no ha tenido un día de descanso. Rodeada de amigos ha abierto sus puertas en aras de ampliar su trabajo creativo, así surgió el Taller de Artes Monumentales y Aplicadas René Valdés por el que han desfilado figuras cimeras como Rita Longa, Eduardo Roca (Choco), Roberto Villa Soberón, Estereo Segura, y tantísimos.  

Pero una de sus grandes distinciones es la creación de la Sociedad Mercantil Caguayo S.A., pensada para lograr su financiamiento.

Entre los que tomaron la palabra para celebrar el acontecimiento se encontraba Abel Prieto Jiménez, asesor del Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de la República de Cuba, quien aseguró ser un amante del trabajo de Lescay, “pero mi preferido sigue siendo El cimarrón”. Destacó además la contribución de la institución a la escultura monumental y al diseño de las artes aplicadas, faena que ha ido más allá de nuestras fronteras, pues “en un mundo mercantilista ha creado un monumento de poesía, de resistencia, de cimarronaje”.

Más adelante, el viceministro de Cultura, Fernando Rojas, ponderó el esfuerzo de promoción de las artes plásticas que ha hecho la fundación, cuyas creaciones también contribuyen al conocimiento público de la historia.

El panel, moderado por el poeta Waldo Leyva, ahondó sobre la labor de insuperable amor y entrega tanto de los fundadores como de todas las personalidades que han contribuido a la consolidación de Caguayo; trabajo que se ha extendido a otros lugares del país con oficinas en Camagüey y La Habana. Pero además de emplazar esculturas como el homenaje al grande Wifredo Lam, el rescate de otros complejos como el Parque de las esculturas y el fundido de obras como el Martí Acusador en la Tribuna Antiimperialista, la impronta de esta organización ha tocado otras manifestaciones como la música, con la apertura de un centro tan especial como el Iris Jazz Club, en Santiago.

La intervención de la doctora Graziella Pogolotti estuvo centrada en cuánto ha aportado la fundación como vía de interlocución con el resto del mundo, la cual permitió acceder a espacios que no siempre estaban abiertos a relaciones intergubernamentales. También llamó a estructurar conceptualmente todas las fundaciones que existen y que puedan abrirse en el país en la defensa de la tradición cultural cubana; la búsqueda a soluciones prácticas y agregó que en un contexto de extraordinaria complejidad deben ser un valladar contra la banalidad y el debilitamiento de los principios éticos.

Por su parte, Lescay aseveró no querer “pararme aquí como un paradigma” pues lo que se pretende es que se incentive la creación de otras fundaciones y cuidar las que se tiene como la Caguayo o la Antonio Núñez Jiménez de la Naturaleza y el Hombre.

Como cierre del coloquio, fue entregado el premio “Crecemos” al poeta, periodista y promotor cultural Omar González, destacado impulsor de la Fundación Caguayo, gran intelectual con varios galardones como el Premio Casa de las Américas, el Juan Marinello, además de fungir como coordinador del capítulo cubano de la Red de Redes en Defensa de la Humanidad. Anualmente se otorga este galardón a una personalidad por su trayectoria destacada en el ámbito artístico y literario del país, y su contribución al enaltecimiento de la cultura nacional.