Carlos Antonio Parra: de lo onírico a la realidad

Carlos Antonio Parra: de lo onírico a la realidad

Etiquetas: 
: Plásticos, UNEAC de Santiago de Cuba
  • Parra Sánchez incorpora rasgos, texturas y gestualidad desde su poética, eso lo convierte en cronista de su vida, su tiempo y del arte. Fotos de la autora
    Parra Sánchez incorpora rasgos, texturas y gestualidad desde su poética, eso lo convierte en cronista de su vida, su tiempo y del arte. Fotos de la autora
  • Parra Sánchez incorpora rasgos, texturas y gestualidad desde su poética, eso lo convierte en cronista de su vida, su tiempo y del arte. Fotos de la autora
    Parra Sánchez incorpora rasgos, texturas y gestualidad desde su poética, eso lo convierte en cronista de su vida, su tiempo y del arte. Fotos de la autora

De una sencillez tremenda, con el temor al público que muchos sienten cuando se exponen los sentimientos, con esas maneras de abrir el corazón y el pensamiento a los otros, dejó abierta Carlos Antonio Parra Sánchez, la exposición Soliloquios y otros disparates inconclusos II.

La galería La Confronta, del Comité Provincial de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), en Santiago de Cuba, fue el espacio oportuno para invitar a romper esquemas y tener esa mirada a la cual el arte invita siempre que quiebra barreras. Así lo hace Parra Sánchez, un artista legítimo en su arte y en su andar por la vida.

La muestra invita, desde lo onírico, a reflexionar sobre las relaciones entre el creador y su realidad, que también es la nuestra. Se vale del uso de tonalidades oscuras del fondo para mostrar un excelente dibujo en colores contrastantes; o, de fondos luminosos que oscilan entre tonos fríos y cálidos, según el interés del pintor.

“Reevalúa el pasado sin jerarquías y, de esta manera, el conjunto expuesto es un abanico de posibilidades expresivas, un universo ecléctico de reflexiones plásticas que deja atrás la visión maniqueísta entre abstracción y figuración. (…) Todo se articula en un conjunto que nos sugiere un cuestionamiento sobre el mundo de hoy, el valor de la palabra, la relación dialógica o simplemente el espacio del ser y del estar”, dijo sobre la expo la Dra.C. María Elena Orozco Melgar, Profesora Titular de Historia del Arte en la Universidad de Oriente.

Parra Sánchez incorpora rasgos, texturas y gestualidad desde su poética, eso lo convierte en cronista de su vida, su tiempo y del arte. Es una obra cargada de simbolismos en la cual importan más los sentimientos que la descripción objetiva de lo que lo circunda, a veces resulta ineludible la retrospección.

El propio creador definió la muestra como su forma de ver la vida, disparates que son producto de sueños, inquietudes, situaciones y circunstancias del individuo en la realidad cotidiana. Son cosas de sueños, donde se superponen situaciones bastante extrañas y complicadas, tales como el hecho de que pueda usted conversar con un muerto o una catarata caer en un salón de baile.  

Aunque el pintor recurre a varios recursos expresivos, el intimismo está latente desde un diálogo unilateral con la soledad que a veces desemboca en la deformación de figuras o en la ausencia de rostros, convertidos en anónimas manchas de color.