Celebra Tertulia Sol Adentro aniversario 496 de San Cristóbal de La Habana

Celebra Tertulia Sol Adentro aniversario 496 de San Cristóbal de La Habana

Etiquetas: 
Escritores, Tertulia Sol Adentro, Ciro Bianchi Ross, entrevista, Periodismo
  • Ciro Bianchi es autor de una amplia bibliografía, que recoge compilaciones de sus entrevistas, reportajes y crónicas.
    Ciro Bianchi es autor de una amplia bibliografía, que recoge compilaciones de sus entrevistas, reportajes y crónicas.

El aniversario 496 de la fundación de la Villa de San Cristóbal de La Habana fue el punto focal alrededor del que girara la Tertulia de arte y literatura, Sol Adentro que, inspirada en el eminente escritor y humanista mexicano, don Alfonso Reyes, conduce y dirige la poetisa, escritora y promotora cultural Juanita Conejero, y tiene como sede habitual la capitalina Casa del Benemérito de las Américas, don Benito Juárez.

En esa ocasión, el invitado especial fue nada más y nada menos que el prolífico escritor y periodista literario Ciro Bianchi Ross (La Habana, 1948), cuya fecunda trayectoria profesional reseñara quien es —por derecho propio— cuerpo, mente y alma de esa cita mensual con el arte, la literatura, la música y el humorismo.   

Desde la adolescencia, Bianchi Ross estableció contacto con la que sería su principal profesión: el ejercicio periodístico, dignificado en nuestra patria, y fuera de ella, por el venerable padre Félix Varela, José Martí y don Enrique José Varona, piedras fundacionales de la psicología caribeña.

Miembro ilustre de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba  (Uneac) y de la Unión de Periodistas de Cuba (Upec), es autor de una amplia bibliografía, que recoge compilaciones de sus entrevistas, reportajes y crónicas, sobre todo las que escribe para la edición dominical del diario Juventud Rebelde, y que los lectores devoran con avidez cognoscitiva y espiritual. Colabora, además, con disímiles medios nacionales y foráneos de prensa.

Entre los muchos títulos publicados, habría que citar: Las palabras de otro, Voces de América Latina, Un hombre en la noticia, García Lorca: Pasaje a La Habana, La oreja de Dios, Así como lo cuento, Memoria oculta de La Habana, Yo tengo la historia, Contar a Cuba y Contar a Cuba. Una historia diferente, así como el ensayo biográfico dedicado al multilaureado intelectual Leonardo Padura Fuentes (La Habana, 1955), Premio Princesa Sofia de las Letras, e incluido en el libro Los rostros de Padura. Obra y vida y de un escritor.

Tan distinguida personalidad de la literatura y el periodismo insulares se ha consagrado durante décadas a la investigación de la vida y la obra del poeta, escritor, crítico y periodista, José Lezama Lima (1910-1976), a quien calificara —con sobrada razón— como uno de los mejores novelistas de todas las épocas y todos los tiempos, y fuera su amigo del alma, cuya relación afectivo-espiritual jamás sufrió la más mínima fisura. 

Por otra parte, ha compilado y prologado —entre otros textos del autor de Paradiso— los volúmenes Imagen y posibilidad, Como las cartas no llegan, Diarios y Lezama disperso.

Ha incursionado en la pequeña pantalla, donde se ha distinguido por su participación en programas de corte histórico (Canal Habana), así como en musicales (Cubavisión).

Entre otros reconocimientos, ha recibido el Premio Latinoamericano de Periodismo José Martí (1992), y el Premio Nacional de Periodismo Cultural José Antonio Fernández de Castro (1999).

Ciro Bianchi Ross dialogó con los asistentes a esa actividad festiva, dedicada al cumpleaños 496 de la Villa de San Cristóbal de La Habana, y les relató chispeantes anécdotas, experiencias y vivencias personales, relacionadas con la historia de la Ciudad de las Columnas, y referidas —sobre todo— a las épocas colonial, republicana y revolucionaria.

Por último, se despidió del auditorio con una de sus frases antológicas: “…me considero un ser humano sencillo y humilde por naturaleza, y de acuerdo con mi filosofía de la vida, la suerte hay que hacerla y las oportunidades —cuando se dan— hay que aprovecharlas al máximo”.

Los momentos musicales fueron amenizados por la agrupación D’Iris, que dirige la maestra Iris Dávila, mientras las pinceladas humorísticas estuvieron a cargo del actor y arquitecto Augusto Rivero.