Choco: Premio Nacional

Choco: Premio Nacional

Etiquetas: 
Premio Nacional de Artes Plásticas, Consejo Nacional de las Artes Plásticas
  • El maestro Eduardo Roca Salazar, Choco. Foto tomada de Habana Radio
    El maestro Eduardo Roca Salazar, Choco. Foto tomada de Habana Radio

La noticia ha corrido como pólvora y ha sido recibida con beneplácito por instituciones, amigos, críticos y amantes del arte: el maestro Eduardo Roca Salazar, Choco (Santiago de Cuba, 1949) acaba de recibir el Premio Nacional de Artes Plásticas 2017.

Grabador y pintor de amplia y atractiva trayectoria, Choco es miembro de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), del Taller Experimental de Gráfica de la Habana (TEGH) y de la Asociación Internacional de Artistas Plásticos (AIAP). Cursó estudios en la Escuela de Instructores de Artes, en la Escuela Nacional de Arte y en la Facultad de Artes y Letras de la Universidad de La Habana, donde se graduó como historiador del arte, y su obra se expone en museos y galerías de México, Estados Unidos, Japón, España, Colombia, Suecia y Cuba.

Entre los galardones que ha recibido cuentan el Premio en Grabado del Salón Nacional Juvenil de Artes Plásticas, La Habana, Cuba, 1981; la Medalla de Honor del Salón de Gráfica de Bulgaria, 1984; la Distinción por la Cultura Nacional, otorgada en 1995; el Gran Premio de la IV Trienal Instituto de Grabado de Japón, de 1999, y el Primer Premio en la Bienal de Grabado de Kochi, Japón, del año 2000.

En la actualidad, Choco es fundamentalmente reconocido y aplaudido por su trabajo como grabador. A lo largo de los años ha desarrollado una poética personal que hunde sus raíces en el profundo mestizaje simbólico y racial propio de nuestra nacionalidad. Sus estampas abordan cuestiones relacionadas con la historiografía cubana, la realidad cotidiana, los fundamentos antropológicos de la africanidad que hoy nos define y caracteriza. Este reconocimiento patentiza el rigor y la calidad visual desarrollado por un creador auténtico que ha elevado la collagrafía a niveles insospechados de perfección técnica y riqueza visual. Premiando su obra, premiamos al arte cubano y, por extensión, a nuestra identidad.