Comandante! ¡Hasta siempre junto a usted!

Comandante! ¡Hasta siempre junto a usted!

Etiquetas: 
Fidel Castro Ruz, Miguel Barnet
  • Fidel mantuvo una cercanía con los escritores y artistas cubanos. El poeta Miguel Barnet lo saluda. Foto tomada de Cubadebate
    Fidel mantuvo una cercanía con los escritores y artistas cubanos. El poeta Miguel Barnet lo saluda. Foto tomada de Cubadebate

Hablaba, como siempre nos acostumbró: Con la verdad. Con la convicción siempre valiente de que somos dueños de nuestro destino y de nuestras vidas. Y, muy junto a las nuestras, la de él cuando, próximo a cumplir noventa años “nunca se me habría ocurrido tal idea y nunca fue fruto de un esfuerzo, fue capricho del azar. Pronto seré ya como todos los demás. A todos nos llegará nuestro turno (…)”.

A todos, sí…Pero en algunos (como él) la vida irrumpirá nuevamente para nunca decir adiós, sino para continuar edificando proyectos políticos, sociales, culturales, guías de comportamiento, lineamientos/medidas, consejos, pensamientos racionales y espirituales…Para seguir irrumpiendo —como eterno y justo “aparecido” para millones de olvidados—, con la vocación de la solidaridad que logró transmitir durante más de medio siglo a todo un pueblo y con el feliz magisterio de que existen y existirán hombres quienes, al igual que él, nunca podrán decir adiós porque son ellos quienes dictan energía y fuerza a la Historia. Sin ellos, quedaría desvalida para siempre.

Junto a hombres como él, con la perenne audición de un mensaje secular y la valentía de brazos y voces (iguales y diferentes), millones han marchado y continuarán marchando en los cuatro puntos cardinales.

Es tan sólo un humanista, un convencido humanista para todos.

La Historia de los desposeídos, de los humildes, de aquellos que querían respirar con pulmones propios, caminar con pasos propios, edificar y crear con manos y mentes propias…de aquellos ¡siempre mayoría terrena!, con quienes nunca se contó…esa Historia él la hizo suya desde muy joven y la materializó en actos. Él la hizo suya y le dio energía hasta concebirla y multiplicarla en lucha contra los poderosos…La lucha que muchos defendemos y seguiremos defendiendo. Él es tan sólo un nombre, reitero: Fidel. Ya inolvidable. Y con él, para siempre: Revolución.