Cómo encontrar la razón en lo irreal

Cómo encontrar la razón en lo irreal

Etiquetas: 
Plásticos, Villa Manuela, UNEAC, análisis
  • Las artistas hibridan conceptos y lo aparentemente inexistente cobra su esencia en la experiencia detallada del análisis.
    Las artistas hibridan conceptos y lo aparentemente inexistente cobra su esencia en la experiencia detallada del análisis.
  • Las artistas hibridan conceptos y lo aparentemente inexistente cobra su esencia en la experiencia detallada del análisis.
    Las artistas hibridan conceptos y lo aparentemente inexistente cobra su esencia en la experiencia detallada del análisis.
  • La creatividad se muestra reluciente y hace de las suyas en cada pieza.
    La creatividad se muestra reluciente y hace de las suyas en cada pieza.
  • La creatividad se muestra reluciente y hace de las suyas en cada pieza.
    La creatividad se muestra reluciente y hace de las suyas en cada pieza.
  • La creatividad se muestra reluciente y hace de las suyas en cada pieza.
    La creatividad se muestra reluciente y hace de las suyas en cada pieza.
  • Las artistas hibridan conceptos y lo aparentemente inexistente cobra su esencia en la experiencia detallada del análisis.
    Las artistas hibridan conceptos y lo aparentemente inexistente cobra su esencia en la experiencia detallada del análisis.

¿Alguna vez alguien se ha preguntado, la posibilidad de masticar estrellas? o que un ventilador sea capaz de mover las hojas de un libro digital y entre tantas alternativas que… ¿Una piedra preciosa sea de madera? Así de juicios y prerrogativas se sustenta la más reciente exposición La razón de lo irreal a cargo de las artistas Glenda León y Diana Fonseca en la Galería Villa Manuela de la UNEAC, la cual se exhibirá hasta el 23 de diciembre de 2015. Un espacio para darle motivos a la razón y asombro a las pupilas.

El hombre común solamente utiliza los objetos para lo que son destinados y olvida el eterno vínculo de estos con todos los aspectos de su vida. La confirmación de que las camas son más que un espacio para descansar, que bien pudieran relacionarse con un campo de futbol, por el constate batallar de los sueños, las pesadillas, los pensamientos y otros acontecimientos que bien pueden acontecer en los lechos. O tal vez la posibilidad de dibujar estrellas, sentir que pueden ser masticadas y simplemente representadas de diferentes formas y que cada cual interprete la que desee. ¿Cómo pensar todo ello, sin parecer demente? Cada pregunta posee algo de sensatez y la explicación se halla en la lógica que pueda tener lo irreal. Más que una paradoja, resulta un reto.

Tanto León como Fonseca hibridan conceptos y lo aparentemente inexistente cobra su esencia en la experiencia detallada del análisis, presentan una irrealidad coherente, juiciosa y palpable. Temas como lo efímero, la cotidianidad, lo tecnológico, contradicciones religiosas, cuestiones políticas y religiosas, así como el valor que el hombre le concede a ciertos objetos, son algunos de los tópicos que se abordan en la muestra, donde la creatividad se muestra reluciente.

La vida, a veces, pasa muy a prisa y nos olvidamos de cuestionarnos verdades que están por doquier; solo que la normalidad las disfraza y aparecen como pruebas acuñadas. Así de fácil, pero resulta un deber profundizar y analizar sobre aspectos religiosos, tecnológicos y sociales que se observan día a día, encontrar nexos en todas las esferas de la vida y a veces, hallar la razón en lo inexistente.