Congreso de la Uneac repercute en la sociedad cubana

Congreso de la Uneac repercute en la sociedad cubana

Etiquetas: 
Uneac. Noveno congreso
  • Luis Carlos Suárez poeta,  en la foto en el extremo derecho en el recorrido de los delegados por Granma previo al Congreso. Foto de la autora
    Luis Carlos Suárez poeta, en la foto en el extremo derecho en el recorrido de los delegados por Granma previo al Congreso. Foto de la autora

El  noveno congreso de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba repercutirá positivamente en la  sociedad cubana, opina el poeta y profesor Luis Carlos Suárez quién asistió como delegado a este cónclave de los intelectuales cubanos por la provincia Granma y aceptó conversar para los lectores digitales.

“Este es el cuarto congreso de la Uneac en el que participo y tengo ejemplos claros que lo demuestran” explicó el intelectual que fue acompañado además de Juan Ramírez Martínez,  Delio Gabriel Orozco, Juan González Fiffe, Luis Carlos Frómeta, Yordan Roberto León y Bladimir Rodríguez.

“Recuerdo que en el sexto congreso se debatió con fuerza el asunto de la discriminación por la raza un mal extendido en algunas personas y que dañaba indudablemente a las instituciones. En Cuba no hay discriminación racial, pero algunas personas sutilmente lo estaban haciendo”.

“A partir de lo debatido en ese cónclave se tomaron numerosas medidas enérgicas para desterrar de una vez ese flagelo, medidas que permanecen vigentes, que se chequean y controlan”.

“También en los congresos de la Uneac se ha debatido con energía la problemática de cuidar el patrimonio arquitectónico por o ser mimético en la arquitectura fuera del patrón arquitectónico cubano, no dejar que las empresas mixtas o extranjeras que invierten en Cuba importen a la isla sus códigos, su identidad constructiva”.

“En este y otros aspectos se trata de no perder la identidad, pero también de no perder la universalidad de lo que se construya, hay que tener en cuenta para construir el clima y la idiosincrasia, insertar nuestra república en el mundo como dijo en Maestro Martí”.

“En el noveno congreso se discutió con énfasis el proceso globalizador, la enseñanza de las artes, la cultura y el turismo, la sociedad, la política cultural, aspectos que impactarán”.

“En Cuba fluye el diálogo cultural de los intelectuales y las instituciones, el que debe ser más diáfano aún. Nuestra cultura ha de ser más auténtica por el peligro del proceso globalizador, permeable y  la transculturación que amenaza con borrar nuestras identidades”.

“Los artistas, escritores, e intelectuales estamos atentos a esos fenómenos, que repercuten en la vida social de la isla, y seguiremos velando por la cultura cubana, su identidad, su cuidado, su preservación y adecuada difusión y consumo”.

“El noveno congreso sirvió para instrumentar desde la cultura el desarrollo social del país. La cultura es una práctica y manifestaciones que trascienden lo artístico, el pensamiento, la educación, la formación de los seres humanos”, concluye  el intelectual, poeta, editor y narrador Luis Carlos Suárez, defensor de lo que nos transversaliza al vivir en una isla y amenazados por el enemigo más feroz de la humanidad.