Conmemorarán este miércoles los 40 años de El brigadista

Conmemorarán este miércoles los 40 años de El brigadista

Etiquetas: 
ICAIC
  • El brigadista (1977) es una película que recrea pasajes de la Campaña de Alfabetización. Foto tomada de Internet
    El brigadista (1977) es una película que recrea pasajes de la Campaña de Alfabetización. Foto tomada de Internet

El Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC), de forma conjunta con la Asociación Cubana de la Prensa Cinematográfica (ACPC), celebrarán este miércoles, a las once de la mañana en el Centro Cultural Fresa y Chocolate, los cuarenta años de una película tan recordada por los cinéfilos nacionales como El brigadista.

De acuerdo con la información proporcionada por Mario Naito, presidente de la ACPC, esta suerte de homenaje se denominará Reencuentro con la memoria histórica y contará con la presencia de parte del staff del filme, como Salvador Wood, Patricio Wood, Juan Demósthene,  Magdalena Álvarez, Mario Balmaseda, Elier Amat, Miriam Learra, Héctor Hechemendía, Mario Limonta y Luis Rielo, entre otros.

También acudirán periodistas especializados, críticos e investigadores. El brigadista (1977) es una película que recrea pasajes de la Campaña de Alfabetización, uno de los hitos de la Revolución Cubana durante la década de los sesenta del pasado siglo.

Constituye uno de los éxitos de público más sonados de la historia del cine cubano.

Como nos recordara el finado director y crítico cubano Miguel Torres en una de sus columnas para Cubadebate, “el filme narra la llegada del joven al campamento rústico, casi un niño de ciudad buscando la manera de adaptarse al entorno. Da clase por la noche y durante el día trabaja con los campesinos (…) Transcurre entre las jornadas de trabajo en los campos y las sesiones nocturnas que imparte el joven maestro. Estas actividades paralelas agotan a los campesinos quienes a veces se quedaban dormidos en las clases. El brigadista, casi un muchacho, llama la atención a sus alumnos, alguien trata de burlarse de las clases, pero el personaje interpretado por Salvador Wood interviene con seriedad y algo de humor, de esta escena sale una frase célebre del filme: “El que quiera relajo y guateque, va a tener un guateque particular conmigo”. Cuando el trabajo del maestro está bien avanzado, y ha logrado establecer óptimas relaciones con los campesinos, una noticia tremenda llega al pueblo: ha sido torturado y asesinado un brigadista.

“A partir de ese momento, la hermandad entre el joven y los campesinos es cada vez mayor, hacen guardias juntos, trabajan juntos, se divierte y todo transcurre sin mayores incidentes hasta que termina el curso. La despedida del maestro, quien se ha convertido en un hijo más para aquellos guajiros, fue tremendamente conmovedora. El filme tiene un final muy emotivo, inolvidable para los que fuimos jóvenes en aquella época. Se alza la bandera de la Alfabetización en el árbol en que fuera ultimado un brigadista. La imagen del maestro asesinado Conrado Benítez está presente en la bandera y en el corazón de todos los asistentes. Es este un filme que todos debemos ver al menos una vez, y que debe ser transmitido de padre a hijo para que se vea cómo nuestra juventud contribuyó desde sus primeros años con la Revolución”.