Conversación con Mirta Yáñez: Un crítico debe ser imparcial…

Conversación con Mirta Yáñez: Un crítico debe ser imparcial…

Etiquetas: 
: Escritores
  • Yáñez es una de las voces autorizadas dentro de la literatura y la investigación sociocultural en Cuba. Foto tomada de internet
    Yáñez es una de las voces autorizadas dentro de la literatura y la investigación sociocultural en Cuba. Foto tomada de internet

La Doctora en Ciencias Filológicas Mirta Yáñez Quiñoa (La Habana, 1947) es una de las voces autorizadas dentro de la literatura y la investigación sociocultural en Cuba. Además de escritora, donde explora satisfactoriamente géneros como la poesía, la novela, el cuento, la literatura infantil y el ensayo, con énfasis en los estudios feministas, Mirta Yáñez se ha desempeñado como periodista, crítica literaria y profesora universitaria en el Departamento de Literaturas Hispánicas de la Universidad de La Habana.

Su obra ha sido traducida a varios idiomas, entre ellos el inglés, el francés y el alemán; donde destacan libros como los poemarios: Las visitas y otros poemas, Algún lugar en ruinas y Un solo bosque negro; los relatos: El búfalo ciego y otros cuentos, Serafín y las aventuras en el Reino de los Comejenes, Falsos documentos, El diablo son las cosas y La Habana es una ciudad bien grande; las novelas: La hora de los mameyes y Sangra por la herida, y los textos de ensayo y crítica: El Matadero: un modelo para desarmar, Cubanas a capítulo, La narrativa romántica en Latinoamérica, entre otros.

La Dr. Mirta Yáñez, miembro, además, de la Academia Cubana de la Lengua, accedió, amablemente, a responder vía correo electrónico, algunas preguntas sobre la crítica cultural especializada, con énfasis en la literaria, en el complejo y variado mundo de la cultura y la investigación cubanas.

¿Mirta, cómo valora la práctica de la crítica cultural en las publicaciones especializadas cubanas?

Se puede hablar de una crítica cultural especializada, al menos existe. En algunos casos, como la de música en Juventud Rebelde o de teatro en Conjunto, tienen consistencia y presencia sostenida. No es así con otras áreas de género y temáticas. En particular la crítica literaria, aunque se han hecho esfuerzos —la revista Temas trata de mantener una crítica de nivel—, no se logra una crítica literaria sistemática e informativa (¿desaparecieron las reseñas tan necesarias para la promoción de los libros?).

Sin llegar ni al catastrofismo, pero tampoco la maldita benevolencia, con sus escasas excepciones, no hay un cuerpo crítico en los medios cubanos.

¿Observa un desarrollo armónico, o desigual, entre las reseñas, artículos y ensayos de temática literaria que se publican en las publicaciones culturales? ¿Piensa que hay géneros favorecidos y géneros discriminados por la crítica literaria cubana?

Como ya dije antes, no solo no hay desarrollo armónico, sino sencillamente no hay desarrollo. El artículo ha tenido más suerte, y los verdaderos ensayos son escasos. Algunos textos se confunden a veces con el propio artículo de opinión, con la crónica impresionista y se sustituye en ocasiones la labor crítica con una entrevista, en mi opinión el género periodístico más favorecido.

Dentro de los géneros literarios es palpable la ventaja en espacios (sobre todo en los días de la Feria del Libro) de la promoción y divulgación de los libros políticos, de temas históricos, y de información ideológica. La literatura infantil tiene una revista, pero en los medios tiene poca presencia. Y por supuesto, el amiguismo y la guataquería hace inclinar la balanza para algunos, y los temores mojigatos silencian otros.

¿Doctora, qué debe caracterizar la crítica literaria? ¿Según usted, qué aspectos no deben faltar en una crítica literaria?

La honradez, la cultura general como trasfondo, el buen lenguaje, la claridad expositiva, la información acerca del autor y su obra, la imparcialidad. No se trata solo de atacar lo negativo, pero en una crítica literaria no debe faltar la imparcialidad y la observación crítica, en su sentido de dictamen objetivo, de calificar la obra y orientar a los probables lectores.

¿Cómo evalúa la aplicación de las concepciones de la teoría literaria/periodística contemporánea en la crítica cubana actual?

De un extremo al otro: o livianas o metratrancas. El término medio es escaso.

Este año La Gaceta de Cuba cumple 55 años… ¿Cómo valora el trabajo de la revista en comparación a otras publicaciones especializadas en el tratamiento de la literatura cubana?

Es de las publicaciones que mantiene su sector de crítica, aunque a veces se nota parcialización hacia un determinado sector y estimaciones desatinadas.

¿Finalmente, como escritora e investigadora, qué opinión tiene de la recepción crítica que han tenido sus libros?

Esta es una pregunta que me haría sangrar por la herida. Realmente durante mucho tiempo la crítica se desentendió de mis libros. Con la novela homónima Sangra por la herida parece que me gané finalmente algunas reseñas, sobre todo en Internet.