Cualquier espacio puede ser el espacio del cuento

Cualquier espacio puede ser el espacio del cuento

Etiquetas: 
Narración oral
  • La narración oral es un instrumento para la educación del arte, por lo que la narradora Mayra Navarro impartió una conferencia sobre la narración oral. Foto: del autor
    La narración oral es un instrumento para la educación del arte, por lo que la narradora Mayra Navarro impartió una conferencia sobre la narración oral. Foto: del autor

En la conferencia magistral ofrecida por la narradora Mayra Navarro, en la Universidad de Ciencias Pedagógicas Enrique José Varona, se les brindó a los futuros profesores elementos teóricos relacionados con el acto comunicativo y con el oficio de contar cuentos para un público.

Como los maestros deben preservar el don de la palabra, Navarro explicó que en la narración oral se mezclan la lectura del texto, el ejercicio de entonación con el auditorio, la gestualidad y la mirada; por lo que permite un acercamiento más profundo con el texto, que la mera lectura en sí.

El acto de contar cuentos “es efímero…”, porque, aunque se trate del mismo cuento, cambian el público, los estados de ánimo, ocurren nuevas elaboraciones y la recepción no siempre es igual.

Uno de los elementos importantes, que acompaña la palabra, es la gestualidad. Ellas no pueden estar aisladas. La gestualidad envuelve la palabra y la resemantiza.    

Los cuentos no se ausentaron a la fiesta literaria, Mayra se transfiguró en narradora y regaló “Algo definitivamente en la ternura”, que provocó en lo presentes la atención ante lo narrado cuales niños a punto de dormir. Lo gestual, la sonrisa, la mirada y la voz se combinaron en un todo armónico en la entrega del cuento.

Esta primera narración se ejecutó para poderla comparar con la lectura previa ya realizada del cuento y su objetivo fue explicar las diferencias que se apreciaban entre la obra original y la versión de la narradora. Una primera ovación y el debate posterior cerraron este primer ejercicio, en el que se demostró que, después de contarlo, el texto se recepcionó mejor.

En otro momento, Mayra Navarro explicó que en la comunicación oral se buscan vías para el desarrollo de la comunicación: la mirada, la relación espacial con el público y la propia palabra.

Ante la pregunta, ¿cómo se desarrolla el proceso de preparación?, la narradora hizo referencia a la selección del cuento, el que debe pasar por la apropiación de cada línea y sensibilidad del narrador, “sentirlo en las venas”; para que lo vuelva vivo, lo cambie, lo haga latente en un proceso de re-creación, porque “lo que se va a contar debe sentirse”. El final se da cuando ya se comparte con el público.

Mayra Navarro se despidió con la narración de otro cuento: “La mujer chiquiritica”, en el que el estudiantado acompañó su narración “grande, grande” sobre esa mujer “chiquitica, chiquitica” y los aplausos finales demostraron la satisfacción por las enseñanzas de esta mujer en la que se conjugan narración-docencia-actuación para demostrar que “cualquier espacio puede ser el espacio del cuento”.