Cuba y El Salvador: dos naciones hermanadas por la poesía

Cuba y El Salvador: dos naciones hermanadas por la poesía

Etiquetas: 
Escritores, obra poética, Asociación de Escritores
  • Roque Dalton, cuya obra de estilo coloquial y socialmente comprometida influyó en la renovación de la lírica latinoamericana.
    Roque Dalton, cuya obra de estilo coloquial y socialmente comprometida influyó en la renovación de la lírica latinoamericana.

El tercer volumen de Dos naciones en versos III, una antología poética que desde 2013 se ha convertido en una colaboración entre Cuba y El Salvador, se presentó este lunes en la Sala Villena de la UNEAC con la presencia de sus cuatro compiladores y varios poetas cubanos.

Los cubanos Jorge Bousoño y Julia Cabalé junto a los salvadoreños Jorge Canales y su esposa Amapola, se unieron una vez más para materializar lo que según Alex Pausides, Presidente de la Asociación de Escritores, es “la tercera rama de un árbol que da sombra y luz a la poesía de Cuba y el Salvador”.

“Este proyecto ─continuó─ tiene una significación que va más allá de la literatura, porque entre ambos países hay un grupo de hechos de la historia, la política y la hermandad. Basta mencionar al poeta salvadoreño Roque Dalton, quien es la figura que simboliza las raíces de esta hermandad y de la militancia dentro de la poesía”.

Dos naciones en versos III se concibió bajo el sello de la editorial Shushikuikat, una palabra originaria de los pueblos de Centroamérica que significa “canto flor”, que es la mejor aproximación a poesía. Dicha casa productora se fundó por propio poeta Jorge Canales, y ha publicado alrededor de 24 libros entre poemarios y antologías que buscan de alguna forma dar promoción a poetas invisibilizados de su tierra.

Sobre la historia de esta producción conjunta de tantos años Canales recordó: “Después de conocer a Bousoño y Julita hicimos un primer volumen con solo poemas de los cuatro, luego pensamos en una segunda donde participaron 44 poetas de ambos países manteniendo una equidad de género. Así empezamos a valorar el significado de esta antología y esos vínculos que se podían fortalecer a través de la poesía. Y por consecuencia ya creemos que esta tercera antología nos conducirá a una cuarta”.

Se refirió también a que cada vez la presencia de una poesía más depurada se va concretando más en cada libro y definitivamente la participación de los poetas y compiladores cubanos la ha hecho posible. Para este volumen participaron 22 poetas cubanos entre los que destacan Lina de Feria, Nancy Morejón, Soleida Ríos, Pedro Antonio López Cerviño y Carlos Esquivel.

De El Salvador participaron poetas como Fernando Duke (también presente durante el lanzamiento), la multilaureada Maura Echeverría y Manlio Argueta, conocido por ser ganador del Premio Casa de la Américas con su novela Caperucita en la Zona Roja, en 1978.

Su prologuista, también poeta salvadoreño Luis Melgar Brizuela, refiere que esta antología además de ser muy contemporánea por sus estilos y temáticas, logra una “conjunción de ambas poéticas, que se trenzan en hondos cuestionamientos del para qué o para dónde, (…) alternando con problemáticas sociales, culturales y estéticas (…) La poesía como tema aparece con ese mismo sentido de inquirir dónde estamos y para dónde vamos”.