Cultura ambiental: por el mejoramiento humano y el conocimiento científico

Evento Teórico Caracol 2016

Cultura ambiental: por el mejoramiento humano y el conocimiento científico

Etiquetas: 
evento teórico Caracol, Escritores, UNEAC, Miguel Barnet
  • Los medios de comunicación incentivan el ejercicio de la cultura ambiental.
    Los medios de comunicación incentivan el ejercicio de la cultura ambiental.

“Debemos y tenemos que establecer comunicación, una alianza con el Poder Popular, con el Poder local, con el CITMA, con Aguas de La Habana... para eliminar todos los problemas de medio ambiente que existen en nuestra capital, La Habana. Cuidarla, preservarla, combatir todo lo mal hecho y concebido en cuanto a Cultura ambiental”.

Esa fue la exhortación realizada por Miguel Barnet, presidente de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), durante una intervención especial realizada durante el debate del tema El medio en los medios, incluido en el evento teórico del Concurso Caracol.

Tras calificar de “excelentes” las ponencias de reconocidos especialistas en problemas medioambientales como Mara Roque (programa televisivo Antena); Manuel Acosta Cao (cine y video) y Lázaro Sarmiento (radio), Barnet subrayó que “a partir de este seminario pongamos manos a la obra y redactemos un documento –sin arrogancia y bien sencillo–, cuyo contenido cumpla una función social que nos involucre a todos por igual. Un documento o declaración –o como quieran calificarlo–, del Caracol relacionado con Cultura ambiental, y trasladarlo al PCC Provincial, depositario de todas nuestras preocupaciones sobre el cuidado y preservación del medio ambiente capitalino en general. Estoy seguro que ello tendrá su repercusión en otros organismos e instituciones del Estado. Esta es una tarea de todos los ciudadanos no solo de la capital cubana, sino también de toda la Isla. Esto es cultura ambiental (reitero) y, dentro de ella, valores que tenemos que rescatar de inmediato sobre el entorno citadino y la necesidad de trabajar mancomunadamente”.

Rememoró que en una reciente visita que realizara a la ciudad oriental de Holguín “es maravilloso observar la limpieza y el cuidado de sus calles, de sus parques, de sus plazas y edificaciones por parte de la ciudadanía. Es también admirable observar la actitud tan humana y condescendiente de niños y adultos hacia los animales callejeros, para otorgarles un hogar, de ser siempre sus protectores, pues son y serán siempre nuestros amigos… Algo que, desafortunadamente, no ocurre en nuestra capital, en La Habana. Es por esto que a veces imagino que vivo en dos países”.

Destacó Barnet a continuación que “la UNEAC no es un organismo elitista y tiene y debe defender el trabajo comunitario, porque esta es una función de índole comunitaria. Nuestra organización tiene alianzas con el ICRT, con el Ministerio de Cultura, con el CITMA, con la Fundación Fernando Ortiz… Es por ello que, y a partir de las fundamentaciones básicas que han partido de este seminario sobre medio ambiente y sus reales problemas, vamos a redactar y a entregar un documento valorativo de tales situaciones y problemas que tanto afectan nuestras vidas a la primera secretaria del Partido en nuestra capital –quien la distingue una gran sensibilidad y siempre con grandes deseos de ayudar–, lo más importante en un dirigente político. Situaciones y problemas que también sufre el doctor Eusebio Leal, Historiador de la Ciudad.

“Que se reconozca, recalcó, que la intelectualidad cubana no está ajena a esta situación tan preocupante; los intelectuales cubanos no vivimos en una burbuja ante lo mal hecho, ante preocupaciones que son sumamente serias. Y esto es tan importante como los problemas de índole racial, de género… Esto es lo que va a determinar si vamos a llegar a ser una ciudad vital para el mejoramiento humano, para el cuidado y preservación de la salud del cubano. Esta es una preocupación de cada intelectual revolucionario. Son valores que nunca debemos desestimar como seres humanos, como revolucionarios que continuaremos abogando por un país mucho mejor”.

Por su parte la prestigiosa bióloga y especialista en problemas medioambientales de la Televisión Cubana, Mara Roque, señaló que “a los problemas de las ciencias el medio televisivo no le brinda la importancia que debiera tener y, en especial, a los temas de carácter medioambiental. Confieso que, en el caso de la radio, no me siento tan desprotegida como me ocurre realmente en la televisión donde estamos con muchas deudas. Son temas desprotegidos, desconocidos y con muy poco conocimiento de su papel en la pantalla chica”.

Enfatizó que los centros de ciencias tienen que abrirse más a la comunicación, a compartir sus saberes con el público, con la sociedad para que esta conozca, se enorgullezca de los saberes y de los resultados científicos que tiene el país: “Es por ello que existen espacios, pero con pocos recursos para expresar lo que debieran en su momento o están situados en espacios tan poco favorecidos dentro de la programación televisiva que resulta difícil que las personas interesadas logren llegar a ellos.

“Hay que encontrar la dimensión ambiental que existe a partir del impacto ambiental; esto hay que conocerlo, divulgarlo, compartirlo”, dijo para agregar que “la dimensión ambiental está en todo. Por ejemplo, cuando hablamos de una industria, no podemos hablar acerca del cumplimiento tan solo de sus planes o proyectos, sino también de sus problemas ambientales. Así ocurre cuando hablamos del reciente paso del huracán Matthew y del puente que destruyó producto de la crecida del río Toa. Al respecto hoy escuché una noticia que me hizo feliz y es que ese puente se va a reconstruir pero, partiendo de otra distancia entre los pilotes que, en lugar de 25 metros llegue a ser de 50, para evitar así que otra crecida del río vuelva a destruir el puente. Esto lo llamamos ubicar la dimensión ambiental del tema o asunto en el momento que ocurra”.

Asimismo el licenciado Lázaro Sarmiento, destacó en su intervención que desde hace tres años se celebra el Encuentro Nacional de Emisoras Litorales, evento que reúne a radialistas de 41 plantas ubicadas en las costas cubanas.

“Entre los trabajos esenciales de esos radialistas está el análisis de temas como el ascenso del nivel del mar; los daños a los arrecifes coralinos producto del ascenso de las temperaturas; los estudios de peligros costeros; las situaciones de vulnerabilidad y mecanismos de alerta temprana a la población, y el centro de gestión de riesgos.

“La importancia de estos temas para la comunidad quedó demostrada en fecha reciente cuando la emisora La voz del Toa, mantuvo informadas a las comunidades de Baracoa, a la provincia de Guantánamo y a toda Cuba del paso por ese territorio del huracán Matthew. Aquel fue un magnífico ejercicio de periodismo y en el que las redes sociales se convirtieron en eficaces fuentes de noticias. En relación con aquellas difíciles circunstancias es que tenemos por ello que lograr que los avances de la ciencia y de las nuevas tecnologías beneficien a todos los hombres en cualquier parte del mundo y con vista a ese empeño es que la radio cubana seguirá siendo útil, inteligente y creativa”.