Daniel Diez y su locura azul

Aniversario 27 de TV Serrana

Daniel Diez y su locura azul

  • "Siempre he investigado lo más profundamente que he podido para contar una historia y encontrar dentro de ella las esencias que no siempre están a la vista", afirma Daniel Diez fundador de TV Serrana. Foto: Cortesía del entrevistado
    "Siempre he investigado lo más profundamente que he podido para contar una historia y encontrar dentro de ella las esencias que no siempre están a la vista", afirma Daniel Diez fundador de TV Serrana. Foto: Cortesía del entrevistado

Oriente de Cuba. Granma. Este del municipio Buey Arriba. San Pablo de Yao… De semejante enumeración geográfica obtendríamos unas incompletas coordenadas mentales de ese pueblecito de 776 pobladores aproximadamente.

Bautizado con la herencia aborigen del cacique Yao y santificado su nombre durante la colonización española, este paraíso, oculto por hileras de palmas y algarrobos que cubren las montañas de la Sierra Maestra, trascendió el fatalismo de su intricada localización exponiendo ante el mundo el realismo mágico de su región.

Cuando a Daniel Diez Castrillo se le metió entre ceja y ceja –cubanamente hablando— emprender un proyecto comunitario de producción audiovisual en aquel punto invisible de la Isla, no pocos le diagnosticaron los más descabellados comportamientos psiquiátricos. Aquellas predicciones derrotistas de lo que él llama «la Comisión Nacional de Obstáculos» y la nada halagüeña situación del Período Especial en Cuba, no le impidieron recorrer los 770 kilómetros que separaban La Habana de Buey Arriba. De esta manera, el 15 de enero de 1993, fundó Televisión Serrana.

«Realmente estaba loco, pero a lo que he llamado “una locura azul”. Mi realidad en la Habana era de hecho muy estable. Había fundado la Revista de la Mañana en 1981, realicé programas de análisis críticos de la realidad nacional como “En Pantalla”. Diseñé, fundé y fui jefe de Información de CH-TV (después Canal Habana). Además, pertenecía al equipo de Directores de Actos Políticos.

«En 1983 presenté la primera idea de realizar obras en las montañas de la Sierra Maestra. Yo pedía permiso y me iba días a la Sierra a investigar y a realizar algunos documentales. Hasta que la UNESCO se enamoró del proyecto y con el ICRT, el Partido y el Gobierno de Granma se pudo comenzar el sueño. Fue dejar todo aquello y la ciudad y empezar de nuevo, una experiencia en la que pocos creían».

TV Serrana acumula una producción de más de 600 documentales. Foto: Cortesía del entrevistado

Pudiera decirse que el sueño comenzó en aquellos primeros acercamientos que tuvo con los habitantes de la Sierra Maestra durante la Campaña de Alfabetización. ¿Qué vivencias de ese período como pedagogo lo llevaron posteriormente a fundar un proyecto comunitario?

«Pienso que aquella experiencia me mostró una cara de mi país que como habanero desconocía y, por tanto, no formaba parte de mis preocupaciones. Fue en “El Caney” de Santiago de Cuba, en un lugar llamado “La Ninfa”, donde pude conocer al campesino serrano y cómo era su vida.

«El agradecimiento que sentían aquellos serranos por mi presencia en sus lugares y ver como yo comprendía sus esfuerzos, dificultades, alegrías y penas es algo que nunca he olvidado. Fue muy importante observar cómo la familia era el núcleo fundamental para seguir adelante en situaciones a veces difíciles. Tomé conciencia de esa realidad de la que no se hablaba en los medios y, por tanto, esa identidad, que forma parte de nuestra patria, se estaba obviando. Se corría el riesgo de que a partir de ello sufriera nuestro proceso de identidad como nación».

Este 12 de julio se cumplen 27 años de la inauguración oficial de la sede de TV Serrana por el entonces Director General de la UNESCO, Federico Mayor Saragoza. Desde entonces esta se ha propuesto contar, a través del lenguaje audiovisual, las historias de los pobladores del sistema montañoso más alto del archipiélago.

Aunque esta hazaña haya sido comparada con el descubrimiento de nuestro Macondo garciamarquiano e, incluso, el atrevimiento de sus protagonistas con la hidalguía cervantina, Daniel Diez ha reconocido, en varias ocasiones, que el papel del documentalista no es el del conquistador sino el de un aprendiz de las costumbres y tradiciones. 

«Siempre hay que estar preocupados para que esa forma de trabajo no se pierda. Un realizador o un periodista no puede creer que lo que él piense es más importante que lo que en realidad sucede y no darle voz a los que realmente disfrutan o sufren una realidad».

(Ver video)

TV Serrana no busca solamente reflejar las realidades de esa región sino también lograr una transformación en beneficio de las comunidades. ¿Considera que han logrado este cometido?

«Creo que en buena medida se ha alcanzado este objetivo, unido a que el país ha conocido esta parte a veces olvidada de Cuba. La mujer y el hombre serranos han tomado conciencia de lo importantes que son para la cultura del país y su identidad, y no solo para la economía y la producción de alimentos. También demuestra que hay que ir a las comunidades, conocerlas y ayudarlas para que estas puedan mejorar su aporte a la sociedad. Martí vio la importancia del campesino y el trabajo agrícola, lo dejó plasmado en un texto importante para mí en aquellos días en que soñaba la tv comunitaria y que es, por tanto, fundacional de la TV Serrana: Maestros Ambulantes».

Las Tecnologías de la Información y la Comunicación han transformado formas de producción y géneros audiovisuales. ¿Cómo se inserta TV Serrana en este nuevo entorno comunicativo?

«Con la ayuda de hermanos en diferentes partes del mundo la TV Serrana recibe los logros de las nuevas tecnologías.  Por ejemplo, nos ha permitido en estos momentos salvar toda la obra realizada, digitalizarla, conservarlas para la memoria. Son más de 600 documentales».

Títulos como Una gota de agua, Santa Cruzada, Del lado acá del río y Un cariño poderoso conforman la obra realizada por el Premio Nacional de Televisión 2015 en la iniciativa comunitaria que dirigiera en el periodo comprendido entre 1993 y 2002. (Ver video)

«Realmente todas son como hijos a los que se les tiene el mismo cariño. En todas hay una búsqueda de los valores humanos. Tratan de resaltar los sentimientos de los seres humanos que les hacen posible seguir adelante. Se aplica de igual manera con los documentales realizados en la TV Serrana, como los que he concebido fuera de ella. Siempre he investigado lo más profundamente que he podido para contar una historia y encontrar dentro de ella las esencias que no siempre están a la vista. En realidad, creo que es el periodista que llevo dentro. La Universidad te da las herramientas para realizar el trabajo periodístico, pero ser periodista es una actitud ante la vida y eso no se aprende en ninguna escuela». 

¿Qué le diría a un joven que, al igual que usted en el pasado, quisiera plasmar a través del audiovisual la realidad de la Sierra Maestra u otro lugar apartado de Cuba?

«Que sueñe y trate de llevar al audiovisual la vida de los cubanos o de otros seres humanos que necesitan ser reconocidos como los que hacen andar el mundo».

(Ver video)